No a Rivera Schatz le cuesta comisiones a Miguel Romero

Siete empleados, dos de ellos por contrato, ya fueron notificados de que terminarán sus labores en la oficina de Romero

Por María de los Milagros Colón

Aunque nunca se activó el advertido mandato de caucus en el Senado para sobrepasar el veto del Ejecutivo a los proyectos sobre el aborto y la libertad religiosa, la determinación del senador Miguel Romero de votar en contra le costó sus dos comisiones y parte de su equipo.

El también aspirante a la alcaldía de San Juan por el Partido Nuevo Progresista (PNP) entregó ayer una carta al presidente senatorial, Thomas Rivera Schatz, en la que indicó que su decisión era final y firme, y reconoció que “si usted entiende que (…) no gozo de su confianza para continuar mis funciones como tal, pongo a su disposición las presidencias de las comisiones”.

La misiva, en poder de Metro, no plantea una dimisión. De hecho, en ella insiste en que aceptará las consecuencias “si eso fuese su determinación”. Sin embargo, en entrevista en NotiUno 630, Rivera Schatz aseguró ayer que “interpreté que era una renuncia y se la acepté. Nadie le pidió que renunciara”, agregó.

Fuentes de este medio afirmaron que cinco empleados regulares y dos por contrato culminarán sus labores el viernes, ya que sus sueldos estaban atados a las comisiones que Romero presidía: Gobierno, la Comisión Especial de Reforma Electoral y la Comisión Conjunta del Código Penal.

En entrevista con este medio, Romero se defendió e indicó: “Yo no puedo amarrar mi voto a una consecuencia que tenga. No debe [haber] una regla de caucus en un asunto como este”.

El virazón: niega motivaciones políticas

La historia ya está escrita repetidas veces: Romero votó a favor de la medida (PS 950) en la primera ronda, después de haber impulsado varias enmiendas que incluyeron la reducción de la edad mínima para que una persona presente el consentimiento de sus padres o de un tribunal a la hora de terminar su embarazo. Una vez el gobernador Rosselló Nevares vetó la medida, el senador dijo que no desafiaría al primer mandatario.

Sin embargo, negó que habló con el Ejecutivo sobre su voto (el decisivo).

“Habiendo el gobernador, que a la vez es presidente del PNP, expresado unas razones de índole constitucional, en mi opinión como senador, se debió haber buscado la manera de conciliar estas diferencias”, agregó.

Negó que su motivación fueran los posibles impactos a su aspiración a la alcaldía de San Juan o compromisos de campaña. “Para mí lo más fácil era votarle a favor porque ya yo le había votado a favor”.

La ambigüedad de Fortaleza

Aunque Rivera Schatz había adelantado que la reconsideración del PS 950 sería la próxima semana, el Ejecutivo no consideró “idóneo” discutirlo ayer en la conferencia legislativa que sostuvo Rosselló Nevares en Fortaleza.

Según el secretario de Asuntos Públicos, Anthony Maceira, “el gobernador no va a enganchar los guantes” en su negativa a la medida y admitió que Rosselló Nevares “ha conversado con distintos senadores para conocer su postura”, pero no dio más detalles.

A pesar de este panorama, la representante María Milagros Charbonier seguía esperanzada en que el Senado se iría por encima del veto.

Loading...
Revisa el siguiente artículo