Se perpetúa la pobreza entre niñez y juventud

Presentan radiografía de situación de los menores de edad, que otorga a la isla una calificación de D y la coloca en la posición 23, de peor a mejor, comparado con los estados de EE. UU.

Por Lyanne Meléndez García

Mientras el nivel de pobreza de la niñez se ha mantenido constante en Puerto Rico, en los últimos cinco años se registró una tendencia a un aumento de 56 a 58 % de niños y jóvenes bajo el nivel de pobreza.

Así lo revela el Índice de Bienestar de la Niñez y la Juventud, presentado por el Instituto del Desarrollo de la Juventud (IDJ) que observa 27 indicadores de las áreas de economía, educación, familia, salud y seguridad en un análisis de 2012 a 2017.

El documento expone que, en algunos municipios, la niñez bajo el nivel de pobreza puede alcanzar hasta 84 %, como en Maricao. A esto se suma que la isla, con un 44.7 %, ocupa la primera posición en Estados Unidos de hogares con niños que reciben programa de asistencia nutricional (PAN), así como el renglón de familias monoparentales, que alcanzó un 62 %.

pobreza niñez

“La pobreza es el mayor factor de riesgo para el desarrollo integral, el aprendizaje, el desarrollo de inteligencia de niños y jóvenes”, dijo a Metro la catedrática de Educación de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Ángeles Molina Iturrondo.

Detalló, además, que la pobreza pone a los niños y niñas en “una situación de desventaja, en falta de experiencia con el mundo, pobre nutrición, servicios médicos deficientes, acceso a escuelas que no son las mejores. Si uno suma todas las variables y otras variables como baja escolaridad de los padres, comunidades con privaciones económicas, pone a los niños en una situación de desventaja tremenda”.

“No es casualidad que tenemos un serio problemas de aprovechamiento académico en las escuelas”, dijo Molina Iturrondo. De hecho, el documento expone que menos de 1 % de los estudiantes de cuarto grado tuvieron aprovechamiento académico proficiente y avanzado en Matemáticas.

De acuerdo con el Instituto, estas tasas de pobreza infantil en Puerto Rico podrían seguir aumentando, por lo cual la directora ejecutiva del IDJ, Amanda Rivera, expuso que “ya es hora de que en Puerto Rico se articule una estrategia de política pública para efectivamente atacar este problema. Puerto Rico pone en peligro su futuro y prosperidad”.

En el Índice, se detalla que las familias con menores donde uno o ambos padres están desempleados, o fuera del campo laboral, ha disminuido de 50 % en 2012 a 47 % en 2017. Sin embargo, la mediana de ingreso en las familias con menores también muestra una tendencia a disminución de $20,459 a $19,257, lo que implicaría más empleos, pero menos remunerados.

“Esa mediana es bien bajita y  hay gente que está por encima de esa mediana, que también son pobres. Una familia que se gana 30 mil con dos niños es una familia pobre”, reaccionó la profesora, al ejemplificar que, en los casos donde ganan más dinero que el umbral de pobreza, no cualifican para servicios, pero tampoco ganan lo suficiente para vivir cómodamente.

En esta ocasión, la isla recibió una calificación de D, y se coloca en la posición 23, de peor a mejor, entre las 52 jurisdicciones de Estados Unidos.

Análisis de José Alameda, economista: Urgente la autosuficiencia

Si el niño es pobre, es porque los padres son pobres, porque están en función de una unidad familiar mucho más amplia. Por eso ahí va a tener problemas en los recursos. Hay una falta de entendimiento. Hay quienes dicen que los que son pobres lo son porque quieren, pero no es así, hay quienes trabajando reciben ingreso, pero aún así están bajo el nivel de pobreza porque no reciben suficiente…

El problema aquí, al convertirnos en una sociedad más urbana y menos asociada a la autogestión, nos convertimos en dependientes de precios y condiciones de grandes cadenas de Puerto Rico. Se ha perdido eso de que se permita la autogestión.

Te recomendamos:

Loading...
Revisa el siguiente artículo