¡Estamos hartos! Por qué los blancos privilegiados ya no venden más

La inclusión ahora es pura rebeldía en web de gente harta de no ser representada.

Por Luz Lancheros

Un actor de ascendencia egipcia gana un Oscar, una película que cuenta un relato sobre África se convierte en uno de los filmes  de superhéroes que se consagra como una película de culto entre el mar olvidable del cine basado en cómics. Una actriz indígena mexicana –que proviene de un país donde su etnia es ampliamente discriminada– protagoniza, como cosa nunca antes vista, portadas y editoriales en revistas de moda. Edward Enninful, editor de Vogue UK promueve diversidad a través de sus portadas y las modelos plus size van ganando terreno en editoriales, marcas y campañas. Las personas protestan ante el desconocimiento de la diversidad: Dolce & Gabbana cae por su racismo arrogante ante los chinos, mientras Gucci se deshace en disculpas por su camiseta blackface. Y Victoria’s Secret, que ostenta su falta de diversidad como valor oficial, vende un 7%  y cierra 53 tiendas en Estados Unidos.

¿Qué está pasando? Tal vez que la gente está cansada del relato hegemónico blanco, delgado y privilegiado que ha permeado los productos culturales desde el comienzo de la civilización occidental y que luego se permearon en la cultura de masas.

Pero esta lucha más que todo se ha visibilizado a través de las plataformas digitales, donde la gente ya está dispuesta a demandar productos que los representen. La gente ya no ensalza tan fácil lo que normalizaba antes. “Sex and the City” y “Friends”, íconos culturales, envejecieron mal por su clasismo y sexismo, por ejemplo. Programas como el de RuPaul y Queer Eye triunfan a todo lo que da. Y los íconos en todos los ámbitos son de otro estilo, desde Rihanna hasta Nicki Minaj. “En el mundo es que el relato blanco ya no da. Desde Nicki Minaj hasta Riri, o inclusive el reggaetón. Toda la gente real no se puede remitir a lo que solo es el prejuicio blanco, queremos cosas con más sabor que construyan una nueva identidad. Nos tenemos que dar cuenta que si los 'afroamericanos' no son blancos, nosotros tampoco”, explica a Metro el coolhunter mexicano Gustavo Prado, creador de la agencia Trendo.mx, quien ha estudiado el fenómeno de Yalitza Aparicio en “Roma” y la representación en los últimos años.

Y en todo el mundo hay aún xenofobia y grandes tensiones raciales. Pero en lo simbólico todo, al menos se transforma. “Creo de verdad que está a punto de pasar un cambio gigante. Para que USA pasara de negros al final de los camiones, tuvo que pasar una serie de cambios sociales”, explica.

Esto también ha pasado  también en lugares donde se ha creado un emporio mundial de belleza, como Corea del Sur, con modelos plus size rebatiendo el modelo de niña virginal, diminuta e inocente. Pero en redes sociales la batalla es mayor.

No más historias de privilegio, por favor

Aunque ya existían cuentas en Twitter como WhiteGirlProblems, en la era de Instagram la iniciativa #WokeCharlotte ha sido una de las más celebradas. Se tomó al personaje más WASP de “Sex and the City”, la adinerada y estirada Charlotte York, para cuestionar el racismo, clasismo y transfobia de la serie, tan normalizado en los 90.

 

Y así, han salido réplicas que en otros lugares han encontrado un lugar para cuestionar esas normalizaciones del relato hegemónico. Esto pasa en Latinoamérica con @CosasDeWhitexicans, de 78 mil seguidores, que se burla de los relatos de niños blancos ricos y privilegiados de México, uno de los países con más desigualdad y discriminación racial en América Latina. Sus posts se burlan de los “White Saviors” de Instagram, del racismo no tan disimulado hacia Yalitza Aparicio, de la homofobia y el slutshaming tan normalizados en el relato blanco y religioso que viene desde la Edad Moderna y el concepto de "civilización" europea. “Alguien usó el término y nos pareció muy gracioso. Nos dijeron que deberíamos hacer una cuenta de eso y no existía. Nadie explotó el término y la cuenta salió en el momento adecuado. Eso la ha ayudado”, explicó uno de los creadores a Metro.

La cuenta se ha vuelto tan popular, que muchos la etiquetan para repostear, aunque ellos producen contenido filtrado en clave de humor. “No tiene nada que ver con el color de piel. Es lo aspiracional, la pretensión de cosas y acciones alejadas del mexicano promedio”, aclara. “Definitivamente, hay gente que está harta de ciertas situaciones y cierta gente. Y el humor es una manera bastante viable de hacer reflexionar a gente en lugares como México y Latinoamérica”, explican al preguntárseles por su éxito y por otras cuentas que en la región se burlan de ese conservadurismo y hegemonía en el relato. Uno que todavía tiene mucho poder, y muchas resistencias al cambio, de diversas maneras, en todo el mundo. Pero que por lo menos ahora, tiene la voz y el apoyo de muchos.

P y R

Karen Fleshman, experta en Racismo, Feminismo y Política. Fundadora de Racy Conversations

¿Por qué a pesar de los esfuerzos de inclusión que se han hecho en los últimos años, hay marcas como Victoria’s Secret que han insistido en tener los mismos viejos valores? (y que por eso van en picada)

–Estas marcas están haciendo dinero y para ellas no hay demanda que implique que para ellas estos valores vayan a cambiar. Y porque la gente que toma las decisiones en estas marcas es muy homogénea.

Pero hay otras marcas que están cambiando el relato. Por ejemplo, D&G tuvo un gran problema con China y Gucci tuvo que disculparse con su producto racista. ¿Por qué hay marcas que sí ponen atención, pero que siguen teniendo esos problemas?

–Yo creo que no habrían cambiado su posición hasta que no cometieron un error grave. Y el público demandó que ellos cambiaran. Pero, lo que yo quiero preguntar es: ¿cuántas personas tuvieron que ver por ejemplo, la camisa de Gucci hasta que fue aprobada y ninguna de ellas dijo que eso no era buena idea? Ahora, si la gente protesta, estas marcas cambiarán.

Compañías como Marvel hacen a sus superhéroes de otras etnias. ¿Esto es tokenismo, es negocio, es forzado?

–Esto es negocio. Esto es ver cómo el mercado en USA está cambiando, que de la generación Z, el 12 por ciento es gente de color. En el pasado pensaban que las películas con temas étnicas no tuvieron éxito en el extranjero, que es en el extranjero donde hace mucho dinero no quieren ver películas étnicas, pero como vimos con “Black Panther”, tienen mucho éxito, las películas étnicas venden en otras partes del mundo. Marvel está cambiando porque el mercado está cambiando y se puede hacer mucho dinero si se cambia el relato.

Actualmente, la gran mayoría de los que toman las decisiones en el poder son hombres blancos privilegiados.

Rami Malek no es blanco, gana un Oscar. Oscar Isaac triunfa. Pero esto no aplica para las mujeres, a pesar de que Regina King gana un Oscar. Los papeles para las actrices latinas siguen siendo todo un estereotipo. ¿Por qué?

–Yo diría que el grupo más problemático de todos son las mujeres blancas. Y sabes, las mujeres blancas no formamos solidaridad interracial con las mujeres de color. Y vimos a las mujeres de color como competencia y no actuamos en solidaridad con ellas. Y las mujeres blancas estamos en el segundo puesto en la jerarquía de poder, directamente, abajo de los hombres blancos. Y nosotras sabemos que nuestro poder es por nuestra relación con ellos. Y tratamos de mantener nuestro puesto a través de complacer a los hombres blancos. Y es una gran estupidez, porque el patriarcado no nos sirve tampoco y seríamos mucho mejores si nos aliamos con mujeres de otras etnias. Tendríamos más poder, más números. El racismo es la herramienta para mantener el patriarcado.

Veamos el fenómeno Yalitza Aparicio. ¿Un fenómeno efímero, o realmente alguien que por fin puede tener cabida en una industria como la del entretenimiento?

–Estoy feliz de verla romper barreras y espero que muchas mujeres vengan atrás de ella. Y espero que la gente con poder reconozca que la representación tiene mucho que ver sobre todo para los jóvenes, y que los jóvenes necesitan ver imágenes parecidas a ellos para desarrollar su confianza y que no tienen que sentirse mal por no ser blancos. Yo creo que ella está empezando algo que va a durar, porque hay mucha más gente en México y en toda América Latina que es como ella.

Diversidad. ¿Es solo un fenómeno de marketing o es real?

–Mis amigos y yo hablamos sobre el teatro de diversidad en las empresas. Muchas aparentan tener esa imagen, mientras la gente de color que trabaja en ellas es súper oprimida por sus propios colegas. Yo creo que sí va a cambiar a través de las generaciones y mientras más millennials suban a posiciones de poder (el 43% de millennials son gente de color, de la generación Z son 47%)  todo va a cambiar de veras. Pero nada cambia de veras hasta quien toma las decisiones también es diverso. Actualmente, la gran mayoría de los que toman las decisiones en el poder son hombres blancos privilegiados.

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo