Falta de policías afecta operativos antidrogas

Más allá de la legalización del cannabis medicinal, alegan que la merma de agentes ha provocado una baja en arrestos e incautación por marihuana

Por María de los Milagros Colón

Para el director ejecutivo de la Corporación Organizada de Policías y Seguridad (COPS), Jaime Morales, la disminución en la plantilla del Negociado de la Policía ha sido fundamental en el descenso  de arrestos e incautación de marihuana en los últimos años.

“No tengo dudas. Ahora se ven menos intervenciones por la escasez de personal”, dijo haciendo referencia a los cerca de 900 agentes que dejaron sus trabajos el año pasado “buscando mejores oportunidades”.

“En la División de Drogas, sacaron un sinnúmero de agentes por [pruebas] del polígrafo, y se afectaron más las divisiones. Otros se reportan enfermos, están por el Fondo, y cuando vienes a ver, es ínfimo el personal que tienen”, agregó Morales.

Según datos publicados ayer por Metro y provistos por la Superintendencia Auxiliar en Investigaciones Criminales del Negociado de Drogas, Narcóticos, Control de Vicios y Armas Ilegales, ha habido un descenso de 27 % en arrestos relacionados con la marihuana, y de 77 %, en las libras incautadas en un periodo de cuatro años.

Según el inspector de la Policía Habib Massari Díaz, eso “no significa que los agentes no hayan desarrollado o no estén llevando a cabo investigaciones”.

Aunque Massari Díaz admitió que la reducción en la plantilla ha perjudicado los esfuerzos locales contra el narcotráfico, argumentó que hay otras razones como la desestabilización previa de organizaciones criminales, la intervención de las autoridades federales y los cambios de patrones en cómo operan los narcotraficantes.

“Nos toma (tiempo) en la investigación para atemperar nuestros planes de trabajo y contrarrestar esa nueva estrategia”, explicó.

“Puede que haya personas que antes la compraban para traerla a Puerto Rico y nosotros la ocupábamos. Estas personas u organización puede que estén (incorporando) laboratorios hidropónicos a su organización”, dijo el inspector, en cuyo caso parece ser más complejo intervenir.

Contrario a lo que revelaron a Metro voces del mercado subterráneo, Massari Díaz dijo no poder constatar que la legalización del cannabis medicinal haya provocado una merma en la venta de “yerba” en las calles.

Nuevo mercado, ¿nuevos delitos?

Una fuente anónima dedicada al cultivo clandestino y venta de marihuana aseguró que conoce de pacientes que consumen cannabis medicinal que revenden sus productos, creando otro mercado subterráneo.

Ante esta información, Massari Díaz respondió que no han recibido ningún tipo de denuncias, pero que es necesario “abonar a que se le dé buen uso a una licencia que expide el Departamento de Salud, y las personas con necesidad, que se puedan ver beneficiadas”.

Del mismo modo, hizo un llamado a la ciudadanía a contactar confidencialmente a las autoridades si conocen casos como estos “para disuadir este tipo de conducta”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo