Escasas las salas de lactancia en las escuelas

Adjudican a la desinformación y el discrimen la falta de áreas para amamantar o sustraer leche materna

Por María de los Milagros Colón

Solo un 17 % de los planteles escolares tienen salas de lactancia disponibles para alumnas, a dos años y medio de que se aprobara una medida que ordenó al Departamento de Educación (DE) establecer estos espacios.

De acuerdo con números suministrados por el DE, de las 856 escuelas del sistema, 144 cuentan con salas “oficiales” de lactancia (17 %) y otras 344 tienen espacios provisionales que catalogan como “adecuados” (sumando 83 %). Por lo general, estos consisten en salas de facultad compartidas, salones u oficinas de trabajo social.

Hace 16 años, cuando no existía una Carta de Derechos de la Estudiante Embarazada, lo mismo hacían con las alumnas que querían amamantar, como en el caso de Kristy Agosto Cancel.

La ahora trabajadora social cursaba el cuarto año en la Escuela Rafael Cordero Molina, en Santurce, y ante la falta de un área designada para la lactancia, la administración de la escuela “fue abierta” y coordinó el uso de un salón regular durante horarios acordados.

En aquel entonces, explicó Agosto Cancel, no había tanta información sobre la importancia de la lactancia y, aunque en la escuela había un patrón de embarazos, las estudiantes no solían reclamar un lugar para lactar como un derecho.

“Siempre hay mucho prejuicio y se cuestiona para qué se les van a proveer esos espacios, que eso lo que hace es promover más embarazos en jóvenes”, dijo Agosto Cancel. “Pero se necesitan esos servicios para asumir la maternidad responsablemente”, concluyó.

Pero ahora sí existe, desde 2004, una Carta de Derechos de Estudiante Embarazada a la que se le añadió, en agosto de 2016, que “se crearán áreas de lactancia” donde puedan sustraer su leche privadamente, “envasarla y preservarla a una temperatura apropiada”. Además, la Ley 155 de 2002 ordenó establecer estos espacios en todos los edificios públicos.

El compromiso

A preguntas de Metro, la secretaria de Educación, Julia Keleher, dijo que sería ideal enfatizar este punto en el proceso de remodelación de los planteles.

“Cuando se hace el diseño de cada una de las escuelas remodeladas, que haya un espacio designado para eso, para que salgamos de ese problema de una vez y por todas, y haya un espacio como ellas necesiten”, dijo.

De acuerdo con información provista por la agencia, ya se garantizan otros derechos, como orientación sobre cuidados prenatales y lactancia, servicios de enfermería y entrevistas con trabajadores sociales para identificar las necesidades de la embarazada, referirla a las oficinas y servicios pertinentes y desarrollar un plan educativo para aprovechamiento académico.

Loading...
Revisa el siguiente artículo