Suspenden búsquedas tras el colapso de presa en Brasil

Las autoridades estiman que hay 300 personas desaparecidas

Por AP

Las autoridades en Brasil suspendieron el domingo la búsqueda de posibles sobrevivientes tras el colapso de una presa por temor a que pueda quebrarse otro dique de la misma compañía minera.

Las autoridades están evacuando varios vecindarios en la ciudad de Brumadinho que están dentro del alcance de la presa B6.

Pedro Ahiara, portavoz de los bomberos en el estado de Minas Gerais, dijo que “el riesgo de una ruptura continúa”.

Mientras, la esperanza de que los seres queridos hubieran sobrevivido a un tsunami de desechos de una mina de hierro se está convirtiendo en angustia y enojo ante la creciente probabilidad de que cientos de personas hubieran muerto.

Los empleados del complejo minero estaban en la hora de la comida el viernes por la tarde cuando cedió la primera represa. Para el domingo por la tarde el número de víctimas era de 58 muertos y 300 personas desaparecidas, según informó la oficina de Defensa Civil del estado de Minas Gerais.

Durante el sábado, helicópteros sobrevolaron las áreas inundadas por un río de lodo y desperdicio minero mientras los bomberos excavaban frenéticamente para llegar hasta las estructuras sepultadas.

“Estoy furiosa. No hay forma de permanecer en calma”, dijo Sonia Fatima da Silva mientras trataba de conseguir información sobre su hijo, quien trabaja en la minera Vale desde hace 20 años. “Mi esperanza es que sean honestos. Quiero noticias, aunque sean malas”.

Da Silva dijo que la última vez que habló con su hijo fue antes de que se fuera a trabajar el viernes, cuando se quebró el dique alrededor del mediodía, soltando olas de lodo a kilómetros de distancia y sepultando todo a su paso.

Ella era una de las decenas de familiares en Brumadinho que esperaban desesperados cualquier información sobre sus seres queridos. Romeu Zema, gobernador del estado de of Minas Gerais, dijo que por ahora la mayoría de los esfuerzos se concentrarán en recuperar cadáveres.

El río de lodo y desperdicios mineros llegó hasta la comunidad de Vila Ferteco y una oficina administrativa ocupada de Vale. El sábado, se asomaban techos debajo de un extenso campo de lodo, el cual cortó también caminos.

Algunas personas apenas lograron escapar con vida.

“Vi el lodo bajando por la colina, quebrando árboles mientras descendía. Había un ruido tremendo”, relató entre lágrimas Simone Pedrosa, del vecindario Parque Cachoeira, a 8 kilómetros (5 millas) de donde colapsó la presa.

Pedrosa, de 45 años, dijo que sus padres corrieron hacia su vehículo y condujeron hasta el punto más alto del vecindario. “Si hubiéramos decendido hacia la otra dirección, hubiéramos muerto”, relató.

“No puedo sacar ese ruido de mi cabeza…. es un trauma que nunca olvidaré”, agregó ella.

Veintitrés personas permanecen hospitalizadas, de acuerdo con el departamento de bomberos de Minas Gerais. El sábado temprano hubo algunas señales de esperanza cuando las autoridades hallaron a 43 personas con vida.

La compañía dijo el sábado que, si bien se contabilizaron 100 trabajadores, más de 200 siguen desaparecidos. Los oficiales de bomberos en un momento estimaron el número total en casi 300.

El director general de Vale, Fabio Schvartsman, dijo que no sabía qué causó el colapso.

Para muchos, la esperanza se estaba evaporando.

"No creo que esté vivo", dijo Joao Bosco, hablando de su primo, Jorge Luis Ferreira, quien trabajaba para Vale. "En este momento, solo puedo esperar un milagro".

Vanilza Sueli Oliveira describió la espera de las noticias de su sobrino como "angustiosa, enloquecedora". "El tiempo pasa", dijo ella. "Ya han pasado 24 horas… No quiero pensar que él está bajo el lodo".

Loading...
Revisa el siguiente artículo