Fondos privados anónimos pagan ayudante de Julia Keleher

La Puerto Rico Education Foundation, que financia el salario de la ayudante de la Secretaria de Educación, sostuvo que la compensación de los consultores es un dato privado. Según el DE las labores en la secretaría de la ayudante son voluntarias

Por David Cordero Mercado

El Departamento de Educación (DE) recibe servicios “en carácter voluntario” desde julio de 2018, de una de las personas que figura en la lista de mentores que serán contratados por la Puerto Rico Education Foundation (PREF), como parte del plan de la secretaria Julia Keleher para la ejecución de los procesos de transformación y reorganización de la agencia pública, confirmaron ambas entidades a Metro.

“Kari Hernández es una de las personas que ha seleccionado la PREF como contratista y que estará donando sus servicios al Departamento como consultora, asesora y coach”, afirmó el portavoz de prensa del DE, Alexis Ramos, en declaraciones escritas. “Hernández ha estado colaborando con el Departamento desde julio de 2018 en carácter voluntario, tras llegar a un acuerdo con la entidad sin fines de lucro”, sostuvo.

El contrato que obtendría Hernández a través de la PREF podría cifrarse entre los $125 mil y $250 mil, de acuerdo a dos fuentes de Metro. La directora ejecutiva de la organización sin fines de lucro, Enid Reyes, sostuvo que los acuerdos –tanto el de Hernández como el otros consultores– aún se están negociando, pero no darán a conocer los salarios asignados.

“Tan pronto terminemos el proceso todos los detalles se darán a conocer. No los salarios, por supuesto, porque eso es privado”, afirmó Reyes. La directora ejecutiva no supo explicar en virtud de qué ley o reglamento es privado el salario asignado a un contratista de una organización sin fines de lucro que ofrece servicio directo a una agencia pública. “Eso es privado”, reiteró. También es privado el nombre de quienes donaron a la PREF el dinero para la contratación de los consultores, incluida Hernández. 

“Hay una Fundación privada que dio una donación para ayudar a parte de la transformación del sistema educativo en Puerto Rico y eso incluye el poder contratar consultores”, argumentó. “La entidad pidió que mantuvieran su nombre en anonimato”, dijo la directora ejecutiva. De acuerdo a las expresiones de Reyes, el nombre de Kari Hernández ya figuraba en la lista de posibles mentores cuando ella asumió el rol de directora ejecutiva en septiembre del pasado año 2018. Quién la recomendó o cómo llegó a la lista son detalles que Reyes dijo desconocer.

El vicepresidente de la Junta de Directores de la Fundación, Manuel Cidre, también dijo que estaba imposibilitado de revelar el nombre de la entidad que hizo el donativo.

“Hay una fundación en los Estados Unidos que es una fundación que no nos autoriza a divulgar su nombre, que le hizo un donativo importante a la Puerto Rico Education Foundation y en ese donativo que hizo esa fundación especifica para qué serán utilizados los dineros”, expresó.

Durante los pasados meses en los que Hernández, según el DE, ha colaborado prestando servicios de consultoría, se ha concentrado en desarrollar “un plan de transformación consolidado que refleje las diversas prioridades del Departamento” y en “apoyo de coaching en la resolución de problemas regulares con los líderes de nivel superior y medio para asegurar el progreso y mejorar los resultados en proyectos prioritarios alineados con los objetivos estratégicos de la secretaria”.

Además, de acuerdo al DE, Hernández brinda “apoyo analítico y estratégico en el diseño de la transformación; y apoyo en la organización para promover el desarrollo y uso de herramientas analíticas”. La ayudante de Keleher cuenta con dos maestrías, una en la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard y otra en MIT.

Una fuente de este medio, aseguró por su parte que Hernández ejerce funciones comparables a las de un empleado gerencial del Departamento. “Esto incluye que da instrucciones al chief staff del Departamento, a la directora de la Oficina de Asuntos Federales, a los directores regionales, al área de compras y demás”, indicó.

De acuerdo al perfil de la consultora en el portal profesional LinkedIn, esta fungió durante los últimos siete años como profesional de operaciones de servicio de la firma de consultoría financiera McKinsey & Co., principal asesor de la Junta de Control Fiscal (JCF). En la firma, según la descripción en el perfil de Hernández, centró sus labores en las transformaciones operativas del sector público y social, resaltando como ejemplo “agencias gubernamentales e instituciones educativas”.

Aunque en dicho perfil aún funge como parte de la compañía, una fuente de este medio aseguró que Hernández ya no presta servicios en McKinsey, aunque no está claro desde cuándo cesó esas labores. Metro solicitó una entrevista con Hernández a través del DE, pero al cierre de esta edición no había una respuesta a la petición.

Funcionarios sin categoría

La PREF nació a finales de 2017 para “proporcionar apoyo financiero para la estabilización, innovación y transformación del sistema y sus escuelas”, alineado a la visión de la secretaria Keleher en el DE.

Su plan de recurrir a dinero privado para adelantar su agenda, ante la reducción de fondos estatales, se basa en un modelo que fue severamente criticado en el 2013 en Nueva York, cuando se creó una fundación privada para sufragar el salario de asesores. Según publicaciones como Times Union y Huffington Post, los asesores forzaban sus filosofías de reforma en el Departamento de Educación de dicho estado, sin tener que pasar por el rigor ético y la ley que el resto de los funcionarios públicos.

Se reseñó en la época que se trataba de un grupo de expertos privados integrados en el Departamento de Educación de Nueva York para enmarcar la política pública. Se destaca que consultaban regularmente con el Comisionado de Educación del Estado e interactuaban con los empleados y funcionarios del estado, “pero no están cubiertos por las leyes de ética o las normas de los funcionarios públicos del estado”.

Según las declaraciones del DE, en virtud de la Ley 85 (Ley de Reforma Educativa de Puerto Rico), Educación entró en acuerdos colaborativos con distintas entidades sin fines de lucro. El nuevo estatuto, argumentó el DE, le permite a la agencia establecer alianzas y acuerdos entre los que se incluyen recibir donativos, “incluyendo donativos en especie (in kind)”.

“Este modelo se inserta en una amplia posición de política pública en la que el gobierno procura, mediante alianzas estratégicas y acuerdos colaborativos, viabilizar la prestación de servicios y la obtención de recursos que, de otro modo, podrían ser onerosos para el estado”, sostuvo la agencia. Es a través de ese proceso que serían contratados los consultores, incluyendo a Hernández. Según Reyes, al momento están en proceso ocho contratos de consultores para el DE a través de la PREF, “pero pueden ser más”.

Para el DE, la contratación de Hernández y el resto de los consultores no representa una falta, al menos en términos legales. El portavoz de prensa de la agencia indicó que dado el “aspecto novel” de esta modalidad de acuerdos que se viabilizan a través de la nueva ley de Reforma Educativa, “ha sido preciso establecer el andamiaje legal para la ejecución de tales acuerdos”.

“En los pasados meses se ha estado trabajando en cumplir con lo requerido por distintas agencias para la otorgación del acuerdo con la PREF, incluyendo el Departamento de Hacienda, entre otras”, expresó.

Te podría interesar:

Te recordamos:

Loading...
Revisa el siguiente artículo