Chalecos amarillos disminuyen su fuerza en las calles de París

La policía afirmó que apenas 2.000 manifestantes salieron a las calles en comparación con los 4.000 de la semana pasada

Por AP

Los manifestantes de chalecos amarillos en Francia, que han provocado un caos en París en las últimas semanas debido sus exigencias económicas, protestaron el sábado en un número notoriamente menor, al inicio de las festividades de fin de año. Sin embargo, algunos incidentes de violencia en la capital francesa empañaron lo que había sido una jornada predominantemente pacífica.

El número de inconformes en la elegante avenida de los Campos Elíseos bajó de manera considerable. La policía dijo que apenas 2.000 manifestantes salieron a las calles en comparación con los 4.000 de la semana pasada y los 10.000 de la anterior. La policía arrestó a 142 personas y detuvo a 19, en comparación con las centenares de hace dos semanas cuando las protestas devinieron en actos de violencia.

La tensión se exacerbó al caer la noche, cuando los manifestantes se reunieron en los Campos Elíseos y la policía utilizó gas lacrimógeno y cañones de agua para dispersar a algunos de ellos. En un video que circuló en redes sociales se ve cuando los manifestantes rodean y pretenden agredir a tres policías en motocicleta. En un momento, uno de los agentes saca su arma frente a los inconformes que se abalanzaban. La policía de París dijo a The Associated Press que el agente desenfundó su arma para disuadir a los agresores sin accionarla.

En contraste con otros fines de semana, turistas recorrieron la avenida cerca del monumento del Arco del Triunfo, personas hacían sus compras de temporada y la avenida parisina más emblemática permaneció abierta al tránsito.

Los manifestantes parecían desorganizados y se desplazaban en forma dispersa por la capital. Algunos centenares de inconformes acordonados por la policía marcharon hacia la iglesia de la Madeleine cerca del Palacio de los Elíseos (sede de la presidencia), pero les marcaron el alto en una pequeña calle contigua. Los ánimos se caldearon y la policía provista de toletes lanzó gas lacrimógeno para rechazar a algunos manifestantes que intentaban cruzar la barrera policial.

Las movilizaciones, que comenzaron en inconformidad contra el alza de los impuestos a los combustibles incluyeron después numerosas exigencias económicas y continúan teniendo repercusiones en toda Francia.

Chalecos amarillos AP
Loading...
Revisa el siguiente artículo