Espuelazo mortal a las peleas de gallos en Puerto Rico

El Gobierno de Puerto Rico evaluará alternativas para detener la prohibición a las peleas de gallos

Por Sadot Santana Miranda

Tras la aprobación en la Cámara Baja federal de la medida que prohíbe las peleas de gallos en Puerto Rico, la comisionada residente, Jenniffer González, proyecta varias alternativas para combatirla.

En entrevista con Metro, la funcionaria indicó que hoy se reunirá en Washington con el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, para discutir alternativas en aras de detener la medida que pondría fin a la industria gallera. Ayer en la tarde, la Cámara de Representantes aprobó con votación 369 a favor y 47 en contra la Ley de Agricultura y Nutrición, también conocida como el Farm Bill. Según González, evaluarán presentar una demanda federal que detenga la prohibición.

“Yo vislumbro una demanda del Estado para permitir que se discuta el impacto económico que esto tiene en la isla, máxime cuando nosotros tenemos una Junta de Control Fiscal y se está aprobando una regulación que crea un decrecimiento en la economía de $18 millones por lo menos inmediato, y también en los empleos, directos e indirectos, que son 27,000”, sostuvo. La comisionada también expuso que la aprobación de esta prohibición pone en relieve la condición de coloniaje en la isla, ya que permite que el Gobierno federal apruebe regulaciones que, “generalmente, están reservadas para los estados y territorios”. La segunda opción que discutirá con Rosselló es presentar un proyecto de ley para eliminar la prohibición en enero y solicitar una vista pública para educar acerca de la industria de gallos en Puerto Rico. “Nosotros nunca tuvimos derecho a una vista pública”, aseguró González. La tercera opción que vislumbran es evaluar la implementación de un año a partir de enero de 2019, que establece la recién aprobada ley se pueda extender a tres años. Específicamente, explicó que Puerto Rico no cuenta con suficientes policías para detener las peleas de gallos, lo que provocará que se convierta en una industria clandestina. “Aquí se aprobó sin la voz de nadie”, precisó.

González también reconoció que muchas personas rechazan las peleas de gallos, “pero esto también es una cuestión cultural, es un deporte de caballeros, de siglos de historia, y es también un mecanismo de vida para más de 27,000 personas en Puerto Rico. Eliminar esto sin ningún estudio, sin ninguna evaluación del impacto económico, social, cultural que tienen en la isla  es irresponsable”, señaló.

Medida da paso al cáñamo en la isla

Por su parte, González avaló las disposiciones de la medida que permiten la industria del cáñamo en la isla. Esta industria no contaba anteriormente con el aval federal. “Permite que en Puerto Rico se pueda invertir industrialmente en investigaciones y research para la utilización de derivados del cannabis”, precisó. Con estos derivados, instituciones universitarias y educativas podrán desarrollar productos, como jabón, ropa y productos medicinales. “Es una oportunidad económica grande y para generar empleos”, indicó.

Loading...
Revisa el siguiente artículo