Comisionada Residente reitera su rechazo a la prohibición de las peleas de gallos

Jenniffer González Colón explicó que el acuerdo alcanzado anoche entre la Cámara de Representantes y el Senado federal incluye enmienda aprobada en la Cámara temprano este año para prohibir las peleas de gallos en todos los territorios de los Estados Unidos, enmienda a la que la comisionada y todos los delegados de los territorios se oponen tenazmente

Por Cyber News

La comisionada residente, Jenniffer González Colón, informó el martes, que la medida HR 2, Ley de Agricultura y Nutrición del 2018, mejor conocida como el “Farm Bill” aún no ha llegado a votación al pleno de la Cámara de Representantes federal y que todos los congresistas continúan presionando para disposiciones en sus respectivos distrito al igual que ella hace para Puerto Rico.

Se prevé que empiece la discusión de la medida el miércoles y se apruebe en la Cámara el jueves. La comisionada explicó que el acuerdo alcanzado anoche entre la Cámara de Representantes y el Senado federal incluye enmienda aprobada en  la Cámara temprano este año para prohibir las peleas de gallos en todos los territorios de los Estados Unidos, enmienda a la que la comisionada y todos los delegados de los territorios se oponen tenazmente.

“Esta enmienda no tuvo ni una sola vista pública. Junto a todos los delegados de los demás territorios trabajamos para que esta enmienda no se dé pero este es el retrato más burdo de ser una colonia. Sin senadores electos por Puerto Rico ni mucho menos una delegación congresional en la Cámara con voz y voto.  Está prohibición es un ejemplo más de lo indignante de vivir bajo el ELA y sin tener el poder de representación para que las cosas cambien. El pasado mes de mayo cada uno de los representantes de los territorios alzamos nuestra voz en el Hemiciclo cameral para oponernos a la enmienda y en aquel entonces la medida no prosperó aunque la enmienda fue aprobada”, recordó la comisionada en comunicación escrita.

Si esta medida se convierte en ley, los territorios tendrían un periodo de transición de un año para eliminar la peleas. Hasta hoy, aún estaba en conversaciones si la medida bajaría finalmente o no por algunas disposiciones conflictivas como los requerimientos de tener un trabajo para acceder a ciertos programas.

González Colón destacó que esta situación pone en relieve una vez más la desigualdad de los territorios a esta enmienda pretender legislar sobre las jurisdicciones que no tienen voto en el pleno. Además, como ha explicado anteriormente, esta enmienda está respaldada por organizaciones poderosas que identifican el deporte de la pelea de gallos como maltrato animal y que este enfoque ha ganado favor en el Congreso.

Beneficios incluidos en el “Farm Bill” para Puerto Rico

Además de la enmienda sobre la peleas de gallos, el “Farm Bill” tiene otras disposiciones que aplican a Puerto Rico de manera positivas, como mayor equidad en el financiamiento de programas federales del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) que aplican a la isla.

Uno de los programas que con este “Farm Bill” se expandiría a Puerto Rico es la autorización del cultivo del Cannabis (Cáñamo) industrial en universidades y Departamentos de Agricultura estatales.

El cultivo tendría que ser por motivos de investigación o como parte de una programa piloto de agricultura. El Cannabis industrial es reconocido por su viabilidad económica. Tiene varios usos que incluyen proveer material para ropa, zapatos, productos de uso higiénico, como jabón y cremas, entre otros. Sin embargo, hasta ahora, este beneficio está disponible para los estados, excluyendo Puerto Rico. Este cambio permitirá que instituciones de educación avanzada en la isla participen e investiguen la viabilidad y usos del Cannabis industrial en la isla.

Otro de los programas que se beneficiaría Puerto Rico sería el Food Insecurity Nutrition Incentive (FINI) Grant Program. El programa de concesiones para la Seguridad Nutricional (Food Insecurity Nutrition Incentive Grant Program) ayuda a facilitar la compra de frutas y vegetales para los participante del Programa Suplementatio de Alimentación (Supplemental Nutritional Assistance Program-SNAP) por medio de incentivos de compra.

Luego de la autorización de una propuesta, los “grantees” evalúan la efectividad y viabilidad de lograr un aumento en las compras de frutas y vegetales, al que igual que mejorar la nutrición y salud de los beneficiarios.

Previo a la autorización del HR 2, el programa FINI solo estaba disponible para participantes de SNAP; sin embargo, el nuevo “Farm Bill” permite la participación de Puerto Rico y por ende, beneficiarios del PAN. El programa tiene tres categorías, (1) Programas pilotos FINI- autoriza un máximo de 100,000 dólares por el periodo de un año, (2) Projectos FINI de base comunitaria por un máximo de 4 años- autoriza un máximo de 500,000 dólares, y (3) Projectos FINI a gran escala por un máximo de 4 años- autoriza un máximo de 500,000 dólares.

El “Farm Bill” igualmente incluye o establece un nuevo programa para incentivar la producción de alimentos cultivados localmente en áreas de los Estados Unidos que enfrentan un alto nivel de inseguridad alimentaria e importan una cantidad significativa de su comida, tales como Alaska, Hawái, Puerto Rico y el resto de los territorios.  Específicamente, el “Micro-Grants for Food Security Grant” autoriza la distribución de fondos en estas jurisdicciones a individuos, facilidades educativas que actualmente reciben fondos federales, tribus, organizaciones religiosas y banco de alimentos para incrementar la cantidad y calidad de alimentos localmente cultivados, incluso mediante jardinería a pequeña escala o a través de operaciones de ganadería y pastoreo.

González Colón trabaja en varias estrategias referentes a los programas federales bajo USDA de cara al nuevo Congreso con mayoría demócrata.

Loading...
Revisa el siguiente artículo