Apelan pesquisa de agua en Ceiba

La Administración de Servicios Generales dice que no puede hablar sobre la investigación porque ha sido cuestionada

Por Ronald Ávila Claudio

La Administración de Servicios Generales (ASG) alega que está impedida de expresarse sobre la investigación interna referente a las miles de paletas de agua que dejaron a la intemperie en Ceiba porque el proceso está bajo consideración de la Comisión Apelativa del Servicio Público.

De acuerdo con una declaración escrita de la agencia, atribuida al director Ottmar Chávez, la pesquisa culminó y se tomaron medidas disciplinarias.

“La investigación interna realizada por el personal de la ASG consistió en un análisis de la situación, estudio de documentos, entrevistas al personal pertinente y evaluación de expedientes de personal, lo cual dio paso al proceso disciplinario aplicable según el Manual de Medidas Disciplinarias de la ASG. Dicha medida fue oportunamente apelada ante la Comisión Apelativa del Servicio Público (CASP), por lo que no podemos emitir comentarios al respecto por deferencia al proceso”, cita el mensaje de texto enviado a Metro.

En el escrito, Chávez argumentó que no tomaron acciones contra otros funcionarios responsables, porque ya no trabajan en el lugar.

“No se pudo tomar medidas con otros funcionarios porque, al momento, de realizar la investigación, estos ya no trabajaban en ASG”, sostuvo.

Sin embargo, Iram Ramírez, presidente de la Unión Internacional de Empleados Profesionales de Oficina, que representa a los trabajadores de ASG, dijo ayer a este diario que ningún unionado ha sido entrevistado o investigado en relación con la adquisición de las botellas de agua.

Fue el pasado 12 de septiembre —luego de que se hizo público que más de 20,833 unidades de paletas de agua fueron abandonadas por la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) y el Gobierno de Puerto Rico en una aeropuerto de Ceiba—, cuando Chávez y Héctor Pesquera, secretario de Seguridad Pública, dijeron en conferencia de prensa que llevarían a cabo una averiguación interna.

Una las interrogantes que la investigación local contestaría —según palabras de ambos— sería por qué ASG solicitó millones de botellas de agua sin tener la capacidad para almacenarlas o distribuirlas. Agregaron que también averiguarán por qué el agua no fue rechazada por sus subalternos a pesar de haberla encontrado al aire libre y, por tanto, posiblemente contaminada.

El abandono de las miles de botellas de agua fue revelado en septiembre por un piloto de las Fuerzas Unidas de Rápida Acción (FURA). El cargamento había sido declarado excedente por FEMA en marzo y solicitado en abril por el Gobierno local. No obstante, no fue hasta mayo que ASG buscó las cajas de agua y comenzó a distribuirlas, aunque fueron devueltas por un presunto mal sabor.

Loading...
Revisa el siguiente artículo