Presidente filipino llama a matar a obispos católicos

Rodrigo Duterte reavivó su guerra contra la jerarquía católica. Dijo que “no sirven para nada” y que el 90 % de los sacerdotes son homosexuales

Por Agencias

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, arremetió de nuevo contra los obispos católicos al afirmar que "son inútiles" y animó a matarlos, en un país donde el 85 por ciento de la población profesa el catolicismo.

"Sus obispos, mátenlos. Esos bastardos son inútiles. Lo único que hacen es criticar", aseveró este miércoles  el mandatario en un discurso en Manila, cuya transcripción fue difundida este jueves por la oficina presidencial.

n un acto posterior, el presidente señaló que la Iglesia católica era la institución "más hipócrita del mundo" y que "el papa lo sabe". Asimismo, Duterte aseguró que el 90 por ciento de sus sacerdotes "son homosexuales".

En varias ocasiones, Duterte ha criticado públicamente a la Iglesia utilizando un tono violento y a menudo vulgar. Desde su elección, obispos y sacerdotes han censurado algunas políticas de gobierno. Entre ellas, la sangrienta guerra contra la droga, que ha causado cerca de 5.000 muertes oficiales y la imposición de la ley marcial en Mindanao, en el sur del país.

El enfrentamiento de Duterte con la Iglesia católica se remonta a febrero de 2017, cuando la Conferencia de Obispos criticó la sangrienta guerra contra las drogas y la tildó de “reino del terror”, a lo que el presidente respondió llamando a los obispos “hijos de puta”.

El portavoz presidencial, Salvador Panelo, defendió hoy que las palabras de Duterte no hay que entenderlas como algo literal, sino que empleó la "hipérbole" para lograr un "efecto más dramático" en sus comentarios.

Loading...
Revisa el siguiente artículo