EEUU concluye que bin Salman mandó matar a Khashoggi

El gobierno del presidente Donald Trump sancionó esta semana a individuos por su presunto papel en el homicidio, pero la conclusión de los funcionarios de inteligencia da impulso a las iniciativas del Congreso para que Estados Unidos responda con más dureza

Por AP

WASHINGTON (AP) — Autoridades estadounidenses de inteligencia han concluido que el príncipe heredero saudí Mohamed bin Salman ordenó asesinar al escritor Jamal Khashoggi, una afirmación que Riad rechaza.

Eso expresó el viernes un funcionario estadounidense al tanto de la conclusión, el cual habló a condición de guardar el anonimato porque carece de autorización para declarar sobre el asunto.

El gobierno del presidente Donald Trump sancionó esta semana a individuos por su presunto papel en el homicidio, pero la conclusión de los funcionarios de inteligencia da impulso a las iniciativas del Congreso para que Estados Unidos responda con más dureza.

Horas antes se llevó a cabo un servicio fúnebre en Estambul en memoria del periodista saudí, más de un mes después de su asesinato en el consulado de Arabia Saudí. Amigos de Khashoggi, políticos turcos y miembros de la prensa acudieron a la ceremonia en la Mezquita Fatih, realizada “en ausencia” porque los restos del columnista del diario The Washington Post no han sido hallados.

La ceremonia se efectuó un día después que la fiscalía de Arabia Saudí dijo que solicitaría la pena de muerte contra cinco sospechosos del asesinato. El anuncio no calmó a Turquía, que ha estado ejerciendo crecientes presiones sobre los saudíes, pero pudiera ser suficiente para algunos aliados occidentales de Riad.

Los dolientes dijeron que continuarían pidiendo justicia para Khashoggi y castigo para los culpables.

El anuncio de la fiscalía parecía un intento de distanciar del crimen a bin Salman, quien ha sido blanco de una lluvia de críticas a nivel internacional por la muerte.

Estados Unidos sancionó la víspera a 17 funcionarios saudíes. El Departamento del Tesoro norteamericano anunció sanciones contra funcionarios a los que considera responsables o cómplices del crimen. Entre ellos están: Saud al-Qahtani, uno de los más estrechos asesores del príncipe heredero, y Mohamed al-Otaibi, el diplomático a cargo del consulado saudí en Estambul donde Khashoggi fue asesinado. También fue mencionado Maher Mutreb, miembro del séquito que acompaña al príncipe en sus viajes al extranjero.

Ante la intensa presión internacional, la fiscalía mencionó también a dos hombres que forman parte del entorno íntimo del príncipe heredero, aunque no llegó al punto de acusarlos directamente de haber organizado el crimen. En lugar de ello, se les acusa de haber ordenado el retorno forzado de Khashoggi como parte de un operativo que, según los saudíes, simplemente salió mal.

En una conferencia de prensa poco después el jueves, el jeque Shalan al-Shalan, portavoz de la fiscalía, dijo que el crimen se efectuó por órdenes de un hombre que era responsable de enviar al escuadrón encargado de traer a Khashoggi de vuelta a Arabia Saudí a la fuerza.

No reveló el nombre de ese individuo, pero dijo que formaba parte de un escuadrón de 15 personas dividido en tres: unos para negociar, otros para recabar inteligencia y otros encargados de la logística.

Al-Shalan dijo que los asesinos de Khashoggi comenzaron a tramar el complot el 29 de septiembre, tres días antes del crimen. Afirmó que los asesinos drogaron y mataron al escritor dentro del consulado, lo desmembraron y entregaron los restos a un cómplice no identificado para que se deshiciera de ellos. Los restos no han sido hallados.

El lúgubre fin de Khashoggi, quien como columnista del Washington Post era un mordaz crítico de la monarquía saudí, causó indignación en todo el mundo y suscitó sospechas de que un operativo de semejante envergadura no pudo haberse realizarse sin por lo menos la anuencia del príncipe heredero.

El gobierno turco exige que los sospechosos sean enjuiciados en Turquía.

Loading...
Revisa el siguiente artículo