Republicanos resisten, pese a control demócrata

Trump logró nuevamente movilizar a su base de votantes a favor del Partido Republicano

Por David Cordero Mercado

Los demócratas recuperaron la mayoría en la Cámara de Representantes, tras las elecciones de medio término que se celebraron el martes en Estados Unidos, pero el número de escaños alcanzados está por debajo de lo esperado.

“La mayoría de los demócratas pensaban que iban a arrasar con una ola azul en estas elecciones, porque la retórica oficial es que esto era, no solamente unas elecciones de medio término, sino un referéndum sobre la presidencia de Donald Trump”, dijo la profesora Mayra Serrano, experta en política internacional de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Recinto de Río Piedras. Sin embargo, el resultado de las elecciones parece estar alejado de llamada ola azul.

“A todas luces, parece que la gente salió (a votar), pero salió para apoyar a Trump”, apuntó.

Hasta anoche, los demócratas habían asegurado 223 bancas en la Cámara Baja, superando las 218 necesarias para una mayoría. Los republicanos, por su parte, habían asegurado 199, de modo que había 13 bancas aún sin confirmar.

De acuerdo con Serrano, los números apuntan a que Trump perdería unos 34 escaños republicanos en la Cámara. A modo de comparación, en las elecciones de medio término del año 2010, el expresidente Barack Obama perdió 62 escaños demócratas, lo que sugiere que la resistencia republicana fue más fuerte en las elecciones del pasado martes.

“La ventaja que se le ha dado a los demócratas (en la Cámara Baja) no es tan dominante como la que se le dio por ejemplo a los republicanos en el 2010 con Obama”, argumentó la profesora Mayra Serrano.

“La ventaja que se le ha dado a los demócratas (en la Cámara Baja) no es tan dominante como la que se le dio por ejemplo a los republicanos en el 2010 con Obama”, argumentó la profesora.

Por otro lado en el Senado, tal cual se confirmó ayer, los republicanos retuvieron la mayoría. Pero, además de eso, lograron arrebatarle a los demócratas los escaños de Dakota del Norte, Indiana y Missouri, mientras que los demócratas solo lograron arrebatarles a los republicanos el escaño de Nevada. El estado de la Florida se sumaría a las nuevas victorias republicanas en el Congreso si el candidato Rick Scott resulta favorecido en un posible recuento de votos. A juicio de Serrano, los resultados sugieren que los votantes favorecieron al presidente Trump, quien a pesar de que no estaba en la papeleta, fue la principal figura de campaña de candidatos republicanos en el Senado.

“No se esperaba que los republicanos aunque ganasen en el Senado, ganasen tanta cantidad de escaños adicionales. Eso quiere decir que la retórica que el presidente utilizó en las últimas dos semanas para hacer una campaña, fundamentalmente metiendo miedo con el tema de inmigración, logró sacar a su base (a votar)”, dijo por su parte el profesor y analista político, Ángel Rosa.

En esa dirección, la profesora Serrano calificó como “sumamente peligroso” el hecho de que Trump esté creando una especie de política en la que se proyecta que los inmigrantes son una amenaza, como grupo, a la supervivencia misma de las personas.

Te podría interesar:

“El problema de esto —y lo hemos visto en otros países— es que, cuando se continúa este tipo de retórica, de poner al otro que es distinto como una amenaza, eso ha llevado a la violencia sistémica en contra de ese grupo”, argumentó.

Respecto a las gobernaciones, de las 36 que estaban en juego, los demócratas lograron sumarse siete que hasta el martes eran republicanas. Aún así, la división quedaría prácticamente a la mitad, con 26 gobernaciones republicanas y 23 demócratas. En el estado de Georgia, el republicano Brian Kemp mantenía una ventaja de unos 63 mil votos, la demócrata Stacey Abrams no había concedido la victoria y no se ha descartado un recuento de votos.

“En cuanto a las gobernaciones, lo que queda claro es que Estados Unidos sigue siendo un panorama político dividido clásicamente, con unas áreas menos urbanas que son conservadoras, que son republicanos, donde el voto es predominantemente anglosajón y blanco, y unas áreas más penetradas por la emigración y por la diversidad que trae el urbanismo, que esas sí tienden a ser un tanto más demócratas”, anotó Rosa, profesor en el Recinto de Mayagüez de la UPR.

Trump “sabe movilizar a base de pasiones”

Para la profesora Serrano, tal como sucedió en las elecciones presidenciales de 2016, la clave para los republicanos, nuevamente, fue la estrategia de campaña del presidente Trump a favor de sus partidarios candidatos.

El presidente Donald Trump habla en un mitin de campaña en el Allen County War Memorial Coliseum en Fort Wayne, Indiana, el lunes 5 de noviembre de 2018. (Foto de AP / Michael Conroy) El presidente Donald Trump habla en un mitin de campaña en el Allen County War Memorial Coliseum en Fort Wayne, Indiana, el lunes 5 de noviembre de 2018. (Foto de AP / Michael Conroy)

“Trump sabe movilizar a base de pasiones a su gente, él sabe dónde ir y sabe dónde están las personas que votaron por él”, explicó.

Además sostuvo que la economía de Estados Unidos ha mostrado mejorías desde que el mandatario está en la Casa Blanca, algo que afecta a todos los estadounidenses, en general, y que juega a su favor.

“También está el asunto de que hay mucha gente que, tal vez, sean demócratas, pero no están completamente en contra de Trump”, indicó.

En una conferencia de prensa, Trump celebró ayer la victoria de los republicanos en el Senado y amenazó a los demócratas con iniciar investigaciones en contra de ellos si la nueva mayoría en la Cámara hace lo propio en contra del mandatario, como se espera que suceda.

“Casi desde el momento en que anuncié que iba a postularme (como presidente), nos han estado cansando de esta investigación”, dijo Trump. “Pueden jugar ese juego, pero podemos jugar mejor, porque tenemos una cosa llamada Senado de los Estados Unidos”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo