¿Quién es Bolsonaro?

El político de extrema derecha se convertirá en el nuevo líder de Brasil. Metro preguntó a los expertos por el sucesor de Temer en la presidencia.

Por Miguel Velázquez

Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal, se convertirá en el próximo presidente de Brasil después de una victoria arrolladora con el 55.2 por ciento de los votos contra el 44.8 por ciento de Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores, de izquierda. El ex militar, de 63 años, se comprometió a combatir el crimen y la corrupción, aunque los críticos expresaron preocupación por sus elogios a la antigua dictadura de Brasil, así como sus comentarios sobre las mujeres, la raza y la homosexualidad.

Metro conversó con Mauricio Santoro, profesor asistente en el departamento de relaciones internacionales de la Universidad Estatal de Río de Janeiro; Pedro A. G. dos Santos, profesor asociado en el departamento de ciencias políticas del College of Saint Benedict and Saint John's University, NY; y Marieke Riethof, profesora de política latinoamericana en la Universidad de Liverpool, Reino Unido, para saber más de él.

"Mi gobierno será un defensor de la Constitución, la democracia y la libertad. No es la promesa de un partido, es un juramento a Dios".

Jair Bolsonaro declaró en un mitin mientras celebraba el triunfo.

P&R

Mauricio Santoro,
profesor asistente en el departamento de relaciones internacionales de la Universidad Estatal de Río de Janeiro, Brasil

P: Bolsonaro ganó con más del 50 por ciento de los votos.

– Tiene un apoyo muy fuerte. Recibió un mandato claro de los votantes brasileños en lo que podemos describir como elecciones anti-establishment. Bolsonaro se presentó como un rebelde y un forastero contra un sistema político corrupto.

Mauricio Santoro Foto. Cortesía

P: ¿Qué se puede esperar?

– Va a ser un momento difícil para Brasil. El país está polarizado y tenso, muchas personas están preocupadas por la supervivencia de la democracia misma. La economía sigue enfrentando serios problemas y un duro escenario internacional. A pesar de su aplastante victoria, el partido de Bolsonaro es pequeño, sin líderes con experiencia, y controla solo el 10 por ciento del Congreso.

P: ¿Y con respecto a la política internacional?

– Bolsonaro intentará alinear a Brasil con Estados Unidos, y probablemente veamos una línea más dura hacia Venezuela. Sin embargo, hay límites en lo que pueda lograr con esta política exterior, debido a la falta de interés que Trump está mostrando con respecto a la región. Las relaciones con la Unión Europea serán más complicadas debido a las preocupaciones sobre los derechos humanos y el medio ambiente. Bolsonaro está demasiado a la derecha como para que cualquier primer ministro de Europa le guste ser visto como su aliado.

Q & A # 2

P: ¿Qué significa la victoria de Bolsonaro?

– La victoria muestra que al menos el 55 por ciento de los votantes brasileños están dispuestos a arriesgarse ante un presidente que muchos de los involucrados en el proceso político consideran peligroso para el proceso democrático. Aquellos que expresaron su apoyo a Haddad, o más específicamente rechazaron a Bolsonaro, incluyeron líderes de partido enemigos políticos de largo historial del Partido de los Trabajadores y algunos líderes judiciales clave que fueron importantes en el procesamiento de los líderes del Partido de los Trabajadores.

El voto democrático indica que el resentimiento hacia el Partido de los Trabajadores sigue siendo alto entre la población, y que una retórica populista de extrema derecha no fue suficiente para persuadir a los votantes de que no castiguen al Partido de los Trabajadores.

P: ¿Cuáles son los principales desafíos que se espera que enfrente?

– La economía de Brasil es un gran desafío. La violencia que afecta a áreas urbanas como Río de Janeiro es otro gran desafío. Pero en este punto, diría que Bolsonaro es su principal desafío. Su retórica ultra-nacionalista, religiosa y social conservadora (su lema de campaña fue "Brasil por encima de todo, Dios por encima de todo") es lo que llevó a tantas personas a rechazar su candidatura al final de la campaña, y lo que ha fortalecido a la oposición.

Será importante ver cómo "juega el juego" del presidencialismo de coalición, o si va a trazar un nuevo camino (una forma más autoritaria) para gobernar el país.

P: ¿Cómo lograr la reconciliación en Brasil?

– La pregunta es si la reconciliación es lo que ambos lados quieren. Sus partidario más fervientes son un grupo aterrador de (en su mayoría) hombres que tienen tendencias autoritarias y violentas. Su partido es una amalgama de sus partidarios, un partido sin fuertes tendencias políticas o ideológicas anteriores, por lo que escuchará pocas críticas en su propia base, lo que puede ser peligroso. Su retórica violenta, que a menudo se clasifica correctamente como misógina, racista y autoritaria, antagoniza a grandes sectores de la sociedad civil que están listos para ser una feroz oposición a su presidencia.

Más de 147 millones de personas elegirán al Presidente, al Vicepresidente y al Congreso Nacional. Pedro A. G. dos Santos, profesor asociado en el departamento de ciencias políticas de College of Saint Benedict y Saint John’s University, EU / Foto: Cortesía

El Partido de los Trabajadores está listo para ser una fuerte oposición, especialmente en el contexto de la campaña tóxica de 2014 que eventualmente llevó a la polémica acusación de Dilma Rousseff. El Partido de los Trabajadores cometió muchos errores en el camino, pero están enojados por el hecho de que la corrupción partidista generalizada se convirtió en sinónimo de corrupción del Partido de los Trabajadores. Querrán reclamar su espacio político, y la reconciliación con Bolsonaro y sus partidarios probablemente no sea una prioridad máxima.

COLUMNA

“La victoria electoral de Bolsonaro pone de relieve los fuertes sentimientos de insatisfacción con la política y los políticos entre los brasileños. Desde el juicio político de Rousseff en septiembre de 2016, Bolsonaro se ha posicionado como un candidato presidencial externo para 2018. Su enfoque electoral inicial se centró en evitar que el PT, y en particular Lula, ganara las elecciones.

Ha podido apelar a la creciente insatisfacción entre los brasileños con la situación política y la crisis económica de su país. Paradójicamente, muchos brasileños se beneficiaron de las políticas sociales, la reducción de la pobreza y el crecimiento económico de los gobiernos del PT, pero su bienestar y movilidad social también crearon grandes expectativas sobre qué beneficios debería ofrecer el gobierno. La crisis económica de Brasil comenzó en 2009 con un declive económico sostenido (excepto en 2010) y puede considerarse una reacción tardía a la crisis financiera de 2008 y la consiguiente desaceleración de la economía mundial.

La recesión económica ha contribuido al aumento del desempleo y los problemas sociales, agravados por el aumento de las tasas de delincuencia, que han alimentado el descontento. Las manifestaciones masivas en Brasil desde 2013, que se volvieron cada vez más en contra del PT, Dilma y Lula en 2015-16, fueron otra expresión de esta insatisfacción. Otro aspecto político de la crisis es la implosión de los partidos políticos establecidos frente a un candidato externo, en particular los de centro-derecha (MDB y PSDB). Estos partidos se han asociado con la corrupción y, en particular, los votantes consideran que el PT es responsable de la mala gestión de la crisis económica. Estos problemas indican que muchos votantes creen que el establishment político no tiene respuesta a sus preocupaciones, lo que explica la repentina popularidad de un candidato de extrema derecha.
Bolsonaro ha expresado sentimientos extremadamente conservadores dirigidos en particular a las mujeres, los derechos LGBT y los afro-brasileños, que apelan a su gran base de apoyo evangélico. Mi sensación es que hay un electorado principal de votantes que comparten los valores extremadamente conservadores de Bolsonaro, pero otros han votado por él por una variedad de razones. Estas razones varían desde el rechazo del PT y su candidato Haddad hasta el deseo de un candidato no establecido para sacudir el sistema político. Curiosamente, el apoyo al gobierno democrático también es alto entre los votantes de Bolsonaro, por lo que no necesariamente exigen un retorno a la dictadura.

Marieke Riethof, Profesora de política latinoamericana en la Universidad de Liverpool, Reino Unido. Marieke Riethof, Profesora de política latinoamericana en la Universidad de Liverpool, Reino Unido. / Foto: Cortesía

La preocupación entre los opositores de Bolsonaro es que sus comentarios incendiarios sobre mujeres, gays y afro-brasileños llevarán a más violencia y discriminación contra estos grupos. Lamentablemente, ya hemos visto varios ataques por motivos políticos después de las elecciones, lo que probablemente sea una señal de lo que pasará bajo el gobierno de Bolsonaro.
Los detalles del programa de política de Bolsonaro aún no están claros, pero sus comentarios sugieren que intentará introducir reformas económicas y sociales controvertidas, como las pensiones, la privatización y la continuación de la austeridad. Estas políticas serían supervisadas por su mano derecha Paulo Guedes, quien propuso una serie de reformas económicas radicales. Aparte de la cuestión de si la austeridad sacaría a Brasil de su profunda crisis económica, existen contradicciones en esta agenda política. Bolsonaro es un nacionalista económico y la oposición a la privatización de empresas estatales como Petrobras es generalizada.

Los gobiernos brasileños han luchado por reformar la seguridad social y las pensiones ante la fuerte oposición de los grupos del sector público. Bolsonaro centrará sus esfuerzos en el crimen, una de sus promesas clave de la campaña, que probablemente implique una mayor represión. A pesar de la muy popular promesa de Bolsonaro de una ofensiva contra el crimen y una política de disparar a matar, no está claro cómo abordará las causas del crimen.

Loading...
Revisa el siguiente artículo