Teresita Fuentes: "Ya para el 2018 se cerró la puerta"

En medio de la discusión legislativa sobre la reforma contributiva, la secretaria de Hacienda abordó en entrevista con Metro los asuntos que aún están sobre la mesa de cara a la próxima aprobación de la medida

Por Lyanne Meléndez García

El gobernador Ricardo Rosselló indicó en su mensaje a la Junta de Control Fiscal que la reforma contributiva está en camino. ¿Cómo va el proceso?

Nosotros hasta la semana pasada estuvimos dándole apoyo con los cómputos y el modelaje económico que necesita hacerse cada vez que se va a hacer un cambio porque esa base de datos reside aquí en Hacienda y, ciertamente, la complejidad de este proceso tiene que ver con la neutralidad que la misma Junta nos ha exigido en el proyecto. De parte del Departamento de Hacienda estamos en compás de espera para saber exactamente qué otros cambios ellos van a incorporar en el proyecto más allá de los que nosotros hicimos.

Tras las conversaciones, ¿qué áreas entiende que faltan por desarrollar?

De los temas que más impactan y que ellos han querido mejorar son reducciones adicionales en el área de individuo, rebajar más las tasas de individuos, una rebaja mucho más amplia en el área del IVU de alimentos procesados. Son partidas que son costosas, son significativas, y hasta ahí llegamos en el proyecto. Si han añadido algo más recientemente realmente no lo puedo confirmar.

La Junta ya pidió un borrador a la Legislatura, al señalar que hay muchas enmiendas. ¿Temen que la versión final quede muy diferente al modelo del ejecutivo y no cumpla con las expectativas de la Junta?

Eso es una posibilidad. Que ellos hayan continuado haciéndole cambios al proyecto porque, a veces, lo que parecen ser cambios inofensivos, cuando se cuantifican y se hace el modelaje económico, tiene un impacto y estoy segura que eso es lo que la Junta quiere corroborar. Aparte de eso, el hecho de que, filosóficamente, la Junta nos pidió que cumpliéramos con unos principios que no necesariamente fueron seguidos en las alternativas que estaba buscando la Legislatura, así que estoy segura que ellos querrán corroborar las directrices de neutralidad, ampliar la base contributiva, los principios de Earn Income Tax Credit.

¿Cuánto tiempo tendría para implementar los cambios? ¿Qué efecto puede tener que se tarden en adoptar las medidas de la reforma?

Ya para 2018 se cerró la puerta, ya se hizo tarde. Nosotros estamos programando y teníamos unas fechas límites para programar las planillas de este año, que hay que preparar unos programas y adelantar unos procesos para la próxima temporada contributiva, así que esa ventana se cerró. Ahora lo que se legisle será de aplicación para 2019, que es la planilla que se estaría radicando en 2020.

Ahí la importancia es la campaña de comunicación a los contribuyentes, porque a medida en que se logre aprobar reducciones en tasas contributivas, aquellos que trabajan por cuenta propia, tienen que entender el impacto o el beneficio de eso para hacer los ajustes en su contribución estimada.

Hay que recortar 209 millones de incentivos para hacer la reforma neutral. ¿Ya se identificaron esas reducciones?

Eso todavía no se ha decidido. Sobre todo si, en la medida en que la Legislatura no tenga el proyecto final, y no sabemos si le están haciendo más cambios, pues, hasta que eso no se sepa, no podemos seguir identificando fuentes de repago. Estamos como en un compás de espera.

¿Tiene algún aproximado de fecha de aprobación?

La sesión cierra el 8 de noviembre. Dudo que esto vaya a bajar a votación esta semana. Estamos a escasamente a menos de dos semanas que nos restan para la Legislatura poder votar sobre ese proyecto. Yo diría que, por suerte, si ellos logran completar su análisis y bajar a votación el proyecto, la semana que viene estamos contra el reloj, francamente. Mi mayor preocupación es que se identifiquen correctamente fuentes de repago de los cambios que ellos quieran introducir porque, si no, no vamos a lograr mucho avance, porque ellos pueden aprobar el proyecto, pero si no hay unas fuentes de repago claras y aceptadas por la Junta, vamos a tener problemas.

El impuesto al inventario y la reducción del IVU en alimentos preparados, finalmente, ¿cómo esperan que quede?

Donde tenemos unas diferencias es que la propuesta del ejecutivo era la reducción en el IVU de alimentos procesados, pero solo cuando son transacciones electrónicas, porque eso era consistente con la posición de la Junta, de que, al hacerlo de esa manera, el impacto de aplicarlo así era lograr ampliar la base contributiva. En el caso de la Legislatura, quieren aplicar la reducción a todas las transacciones, al ser así, hay un doble impacto y el costo de esta medida es mucho más alto. La Junta ya se expresó en contra de eso porque cuando se lo aplicas a todo no ayuda a la base contributiva. Nosotros hemos cumplido con darle los números a la Legislatura para que sepan la diferencia de uno versus la otra medida.

Sobre el impuesto al inventario, entiendo que, al final, ellos lo iban a atender aparte. Mi planteamiento era que la reforma contributiva lo que hace es enmendar el Código de Rentas Internas y, por ende, ese tema del inventario no debería formar parte de ese proyecto, aparte de que, con la situación económica en los municipios, se deberían escuchar los planteamientos de los alcaldes que serían lo primeros afectados si se modifica esa fuente de repago.

Las tragamonedas han generado debate entre los legisladores sobre si favorecen o no. ¿Cuál es su posición?

La reforma no contempla nada en torno a las tragamonedas. Eso es un tema que trajo la Legislatura, y que entiendo que ellos estaban evaluando incorporar algo al respecto, de legalizar esas máquinas. Esos estimados de recaudos nosotros no los tenemos. Son unos números que fluctúan muchísimo dependiendo cómo se haga la implementación; si es dejar las que están ahora mismo versus traer máquinas nuevas administradas por un operador uniforme a través de un sistema. Así que los números pueden ser significativamente diferentes. Nosotros no consideramos nada de eso en el proyecto de reforma y tampoco ha sido parte de los cómputos que hemos revisado por lo difícil que se hace estimar eso.

Para nosotros en Hacienda, es una preocupación porque la fiscalización de esa industria no es fácil; sobre todo, cuando hay limitación de recursos en el Departamento. Eso conlleva una inversión significativa en términos de recursos humanos para nosotros.

Loading...
Revisa el siguiente artículo