Buscan combatir vulnerabilidad ante sismos

Casas construidas al borde de colinas, colapsos de servicios y pocas horas para responder son algunos de los retos que persiguen encarar los expertos ante un terremoto

Por Lyanne Meléndez García

Si bien la mayoría de los puertorriqueños en algún momento pensamos en la posibilidad de que ocurra un terremoto, no contamos con una experiencia vivida en los últimos cien años que nos sirva de referencia para conocer de primera mano cómo reaccionar ante un evento como ese.

Este es el reto que encaran los profesionales encargados de atender estos fenómenos naturales y que, a diario, muchos de ellos, se plantean cómo prepararse, según estableció en entrevista con Metro el director interino de la Red Sísmica de Puerto Rico, Víctor Huérfano.

“Aquí en Puerto Rico las últimas dos generaciones no hemos experimentado lo que es un terremoto fuerte. De hecho, el terremoto más fuerte que he sentido fue en otro país, y puedo decir que impresiona, por más que uno hable y se prepare, impresiona”, reconoció al detallar que, por eso, es importante participar de simulacros y prepararse.

Aunque son diversos los esfuerzos y logros que han obtenido, aún hay diversas fragilidades que hacen a la isla vulnerable, entre ellos, que el huracán María afectó las sirenas de emergencias, el alto porcentaje de casas construidas al borde de las montañas, así como que muchas estructuras se construyeron antes de los Códigos de Construcción, por lo que no cumplen con todos los parámetros contra los terremotos.

“Dada tanta incertidumbre y dadas tantas dudas que tenemos, lo importante y lo primordial es prepararnos”, Víctor Huérfano, director interino de la Red Sísmica de Puerto Rico

“Puerto Rico ha avanzado bastante en cuanto a diferentes facetas, en cuanto al trabajo científico”, manifestó el director interino al destacar la labor de la Red Sísmica en aumentar los servicios de la dependencia adscrita al Recinto Universitario de Mayagüez (RUM).

Sin embargo, precisó que la fragilidad va a depender del área donde se ubique el epicentro del terremoto que ocurra. No obstante, en contraste con la reciente experiencia del huracán María, cuando toda la isla quedó devastada, en un terremoto se espera que se afecte una parte de la isla, lo cual da paso a que el resto de Puerto Rico pueda ayudar en respuesta. Empero, un aspecto que puede perjudicar este plan, y queda ligado a lo que ocurra en el terremoto, son los colapsos, ya sea de puentes, de postes y estructuras. “Otro aspecto que complica es que, para rescatar, contamos con horas. No podemos darnos el lujo de disponer de días para iniciar el proceso de rescate”, explicó al señalar que es importante que los vecindarios se unan para iniciar un tipo de rescate ligero en lo que llegan las autoridades.

También detalló que hay ciertas preocupaciones en torno a las casas construidas al borde de las montañas. “Estos hogares que están en las colinas y tienen zancos, obviamente están expuestos y son frágiles y pueden tener daños. En ese caso la recomendación es que miren su entorno”, expuso el funcionario.

Entre los logros destacó que se desarrolló un Código de Construcción actualizado, pero aclaró que “eso no es garantía de que no va a pasar nada. Esos son pasos mínimos que deben seguir para poder garantizar y enfrentar ese tipo de eventualidad”.

Además, destacó que desarrollaron, junto con el Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Nemead), planes de emergencias y planes educativos, así como un currículo de tsunamis que aún están en proceso de implementarlo en las escuelas públicas.

“En cuanto al tema de tsunamis, hoy día Puerto Rico fue reconocido como tsunami ready, recibió la certificación del Servicio Nacional de Meteorología. Eso lo que significa es que hemos dado un pasito en la dirección correcta en ese tipo de evento”, sostuvo Huérfano. Con ello se llevan actividades como tsunami ready ofrecen a los municipios tecnología para los mensajes, se les brinda educación y entrenamiento a los oficiales de Nemead.

Explicó que las sirenas de los municipios fueron grandemente afectadas tras el huracán María; sin embargo, “hay un compromiso de rehacer toda esa infraestructura y recuperarla, pero todavía falta”.

Consejos de seguridad

La Cruz Roja ofrece varios consejos para tomar en cuenta en caso de un terremoto.

Antes:

• Fija y sujeta los calentadores de agua y equipo de gas a la pared.

• No cuelgues objetos pesados, como cuadros o espejos, cerca de lugares para sentarse o dormir.

• Aprende a cerrar las llaves de paso del gas del hogar.

• Coloca los objetos grandes y pesados y los artículos frágiles en los estantes más bajos.

Durante:

• Agáchate, cúbrete y agárrate. Trata de no moverte. Intenta protegerte la cabeza y el torso.

• Si estás en la cama, agárrate y quédate allí, y cúbrete la cabeza.

• Quédate adentro hasta que los temblores hayan cesado y estés seguro de que puedas salir sin peligro.

• Antes de salir del edificio, asegúrate de que no haya escombros que puedan caer sobre ti.

• Si un cable de electricidad cae sobre el vehículo, no salgas. Espera a que llegue ayuda.

• Si te encuentras en una zona montañosa, debes estar alerta a caída de rocas y otros escombros.

• Si estás afuera cuando comienza un terremoto: busca un lugar despejado y tírate en el suelo. Quédate allí hasta que pasen los temblores. Trata de alejarte todo lo que puedas de edificios, cables de electricidad, árboles, luces de la calle.  Si estás en un vehículo, conduce hasta un lugar despejado y detente.

Después:

• Es posible que el desastre aún continúe. Debes prever y prepararte para posibles temblores y réplicas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo