Ciencias Forenses justifica cúmulo de "rape kits" comparándose con Estados Unidos

Ayer salió a relucir que dicho Negociado adscrito al Departamento de Seguridad Pública no ha evaluado un número incierto de estos kits que pueden contener material genético de presuntos agresores sexuales

Por Metro Puerto Rico

El Negociado de Ciencias Forenses (NCF) sostuvo hoy que asume con responsabilidad y diligencia los casos de agresión sexual, cuyas investigaciones son manejadas por el Negociado de la Policía y el Departamento de Justicia.

"Dentro del inventario de evidencia de los casos de agresiones sexuales hay pruebas que quedan pendientes porque la propia víctima no procede con el caso o el mismo resultado no es determinante para la radicación y/o posible convicción", se argumentó en un comunicado enviado por la Oficina de Prensa del Departamento de Seguridad Pública, sombrilla a la que está adscrito el NCF.

Durante una vista pública de la Comisión de Seguridad Pública del Senado celebrada ayer, salió a relucir que el material genético contenido en alrededor de dos mil "rape kits" recopilado entre 2006 y 2018 se encuentre almacenado en bóvedas en el NCF, sin analizar. Estos kits que pueden contener material genético de presuntos agresores sexuales. 

"Al presente, los análisis para encausar un caso de agresión sexual con trámites pendientes en la Policía o el Departamento de Justicia se atienden como corresponde para evitar afectar cualquier investigación o caso", aseguró el NCF en el comunicado.

Asimismo, la Oficina de Prensa de Seguridad Pública intentó comparar los datos locales con los de otras jurisdicciones de Estados Unidos, aunque no presentó en la información enviada la cantidad exacta de casos sin analizar en Puerto Rico. 

“Hay unas víctimas que necesitan que estos casos se vean, y el que desde el 2006 tengamos prueba fehaciente del criminal en una bóveda significa que tenemos caminando por nuestras calles de Puerto Rico", sostuvo el senador Henry Neumann.

"La falta de análisis de las muestras de los casos de agresión no es un asunto nuevo, ni sólo de Puerto Rico. En otras jurisdicciones de Estados Unidos como Nueva York se ha llegado a estimar un inventario por analizar de 'rape kits' que pueden alcanzar hasta los 17 mil, cuyos casos pudieran ser de más de diez años de antigüedad", sostiene el comunicado.

El NCF, indicó que desde el 2006 al presente ha procesado 1,132 casos de agresión sexual en la Isla. "Esto no significa que el Negociado no atienda ni haya dejado desprovisto de resultados determinantes para hacerle justicia a alguna víctima de agresión sexual", defendió.

Actualmente, el secretario del Departamento de Seguridad Pública, Héctor Pesquera, está en conversaciones con la National Association of Attorney Generals y el National Association of Crime Labs de Estados Unidos, a donde se ha dirigido una petición de revisión completa con la intención de que brinden ayuda técnica en todas las áreas de investigación criminal del Negociado.

Una de las denuncias que se hizo ayer en la vista pública fue la falta de personal para analizar los llamados "rape kits", tal como sucedió en meses recientes respecto al personal para realizar autopsias a los cadáveres que llegan hasta el NCF.

La vista pública surgió luego de que la senadora Zoé Laboy radicara la Resolución del Senado 417, precisamente para investigar qué había sucedido durante los últimos años con los "rape kits". El senador Henry Neumann, quien dirige la Comisión de Seguridad Pública, indicó que la próxima semana realizará una visita en el NCF para ver las bóbedas en las que se almacenan los rape kits.

“El producto final tiene que ser una solución a este problema y tiene que incluir la búsqueda de unos fondos federales para añadir una mano de obra adicional para poder trabajar con un atraso significativo del trabajo que se debe de hacer con estas pruebas”, sostuvo.

En declaraciones a Metro, Neumann describió la situación como alarmante y preocupante. “Hay unas víctimas que necesitan que estos casos se vean, y el que desde el 2006 tengamos prueba fehaciente del criminal en una bóveda significa que tenemos caminando por nuestras calles de Puerto Rico a personas que, en un momento dado, cometieron un delito de violación y que pueden haber seguido cometiéndolo porque no han sido llevados ante la justicia”, sentenció el senador, al tiempo que dijo que información exculpatoria también podría estar oculta en esas pruebas sin analizar.

Vea también:

Loading...
Revisa el siguiente artículo