Clare Grady: "Una sola muerte es demasiado"

La subsecretaria del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Clare Grady, conversó en exclusiva con Metro durante su visita a Puerto Rico el 20 de septiembre, aniversario del paso del huracán María

Por David Cordero Mercado

La subsecretaria del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Clare Grady, visitó ayer Puerto Rico en el contexto del aniversario del paso del huracán María, y conversó en exclusiva con Metro sobre la gestión de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), las lecciones aprendidas, las muertes y las prácticas que mejorar ante futuros desastres y emergencias

¿Cree que cumplió con su responsabilidad el Departamento de Seguridad Nacional antes y después del paso del huracán María sobre Puerto Rico?

–Sí, nosotros estuvimos aquí en la isla incluso desde Irma, con preparación de personas, preparación de suministros, suministros en etapas fuera de la isla, listos para responder, así que estuvimos aquí antes, durante y después de ambos, Irma y María. Hemos estado 100 % comprometidos, con respuestas de recuperación completas. No podemos olvidar nunca que esto no fue una situación pequeña; fue una tormenta de una vez en la vida, una tormenta de cada 100 años. Un huracán que cruzó la isla completa, que impactó todas las municipalidades y apagó el 100 % de la energía eléctrica en la isla.

Tras las críticas al Gobierno federal respecto a la atención brindada a Puerto Rico luego del paso del huracán María, ¿cuál es la principal lección?

–Una de las principales lecciones es la logística, y observar la logística en términos de lo que está disponible, trabajando con el sector privado y con el Gobierno local del Estado para asegurar las necesidades anticipadas, y cómo conseguimos mover esos suministros. Como sabes, muchos de los caminos y puentes fueron completamente aniquilados en Puerto Rico, por lo que se enviaron mercancías a la isla, lo que requería entrar o por el aeropuerto o por uno de los puertos marítimos, y todos estaban dañados, y transportarlo a los sobrevivientes creó un reto de logística enorme.

Así que, una de las cosas que aprendimos, y hemos aplicado a través de nuestros respondedores a tormentas, es trabajar con el Gobierno estatal local, pero también con la industria privada, para entender cómo son sus planes en términos de recuperar la actividad económica, que se recuperen los puntos de venta locales, tiendas de artículos, gasolineras, todo lo que podamos hacer para movernos lo más rápido posible al estado normal. Y esa es la meta en cualquier respuesta de recuperación: el regreso a la normalidad.

¿Qué podría decir sobre las 3,000 muertes estimadas provocadas por el huracán y sus secuelas?

–Estamos en el negocio de salvar vidas, la seguridad de las vidas, incluso una sola muerte es demasiado. Yo sé que cada uno de los respondedores de emergencias, sus corazones, así como el mío y la secretaria (Kirstjen Nielsen) están con todas esas personas que sobrevivieron la trágica pérdida de un ser querido. Trabajamos para prevenir la muerte. Cada oportunidad que tenemos, y trabajamos fuerte en conjunto con otros servicios de emergencias para hacer todo para ayudar a prevenir la muerte, pero los huracanes y otros desastres naturales tienen consecuencias trágicas.

Una de las cosas que es importante preguntar a medida que avanzamos se trata de la mitigación. ¿Qué podemos hacer de antemano para asegurarnos de que el impacto de cualquier desastre futuro tenga el impacto mínimo posible? Que estemos en condiciones de responder y recuperarnos rápidamente.

Tomando como ejemplo el impacto del huracán Florence en la costa este de Estados Unidos, ¿qué se hizo distinto ahora, en comparación con la respuesta ante el impacto del huracán María en Puerto Rico?

–Es importante recordar que cada respuesta es distinta. Cada tormenta tiene sus características, y las tormentas que impactaron en Puerto Rico, primero Irma, y dos semanas después, el huracán María dejó sin luz y electricidad la isla completa. Lo que ves el Carolina del Norte es lluvia e inundaciones devastadoras. Lo que vemos en Puerto Rico fue una completa devastación en electricidad, agua y destrucción de numerosos hogares, y fue en el ambiente de una Isla; es decir, que todo lo que entraba tenía que llegar por mar o por aire. No podías simplemente enviar camiones por la carretera, e inicialmente los puertos no estaban abiertos. La capacidad del aeropuerto era mínima y teníamos que conseguir abrir el puerto marítimo para poder traer los artículos necesarios. Y ese fue un gran desafío que Carolina del Norte no enfrenta, por lo que es difícil comparar uno con el otro.

Pero cuando miras hacia atrás y comparas dónde estábamos el verano pasado, cuando tuvimos cuatro eventos diferentes, Harvey, Irma, María y los fuegos en California, cada uno tiene atributos distintos, pero la inversión que el Gobierno federal ha hecho en Puerto Rico, al día de hoy, es aproximadamente el doble de cualquiera de esas otras tormentas. Y eso es debido a la tormenta y la magnitud del impacto.

¿Leyó el informe de la Oficina de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental (GAO) sobre la respuesta del Gobierno federal a Puerto Rico ante el huracán María? ¿Está de acuerdo con lo que sostiene?

–Leí el reporte de la GAO y creo que hizo un buen trabajo en términos de proveer contexto de la tormenta. Arrojó muchos de los factores contribuyentes asociados con el hecho de que es una isla, el hecho de que había problemas financieros con los que estábamos lidiando, y quizás no dieron mantenimiento completamente a la infraestructura, y plantea esos desafíos.

El informe de la GAO creo que funciona en  conjunto con nuestro propio informe posterior a la acción. Lo que vemos en la respuesta a todos los desastres que hemos atendido para ver qué podemos hacer mejor. Nunca vamos a estar satisfechos con el rendimiento. Siempre vamos a buscar oportunidades para continuar mejorando y los reportes QUE la GAO proporcionan una perspectiva independiente, de afuera de la agencia, por lo que valoramos absolutamente eso.

¿Qué recomendaciones haría al gobierno estatal de Puerto Rico?

–Esta es la recomendación que hacemos a todos los gobiernos estatales, que queremos trabajar antes de que llegue la tormenta, que queremos hacer la preparación para que podamos minimizar el impacto, para que estemos en condiciones de responder y que podemos trabajar juntos y maximizar los efectivos de la respuesta.

Vea también:

Loading...
Revisa el siguiente artículo