Los grandes retos de Vieques

El ciclón hizo más evidentes los viejos problemas de la Isla Nena

Por Hermes Ayala

VIEQUES – A eso del mediodía de este jueves de septiembre, don Ismael Guadalupe se toma un café mientras pasa revista sobre lo que recuerda de su isla tan pronto pasó el huracán María.

“Quedó destruida por completo. Estamos en las de ponernos de pie de nuevo, pero, si es por las autoridades, no lo logramos”, expresa sin tapujos el viequense de 74 años de edad.

Cuando se trata de Vieques, Guadalupe siempre ha carecido de pelos en la lengua, y en esta entrevista, no es la excepción. Guadalupe, un ícono de la lucha que dio fin a los ejercicios militares de la Marina de Guerra de los Estados Unidos en Vieques hace casi década y media, considera que, luego de María, los viequenses libran una nueva batalla, pues “hay compromisos con unos intereses económicos para despojar a Vieques de los viequenses”.

Mencionó los planes del Gobierno estatal de aumentar el precio del ferry que llega a la isla mediante una ruta más corta, desde Ceiba, pero que eso sería perjudicial para lo viequenses. Primero, porque el costo de los boletos se multiplicaría y, segundo, porque el puerto se establecería lejos de donde habita la mayor población de Vieques.

Vieques Dennis A. Jones

“Los únicos barrios lejos del actual muelle son El Pilón y La Esperanza. Las Marías, Villa Borinquen, Bravos de Boston, El Pueblo, El Caserío, hasta Villa Hugo le queda mucho más cerca a los viequenses ahora mismo”, destacó el activista quien se ha dedicado a realizar reuniones en las que, indicó, “logramos informar lo que sucedía y metimos más de 500 personas cuando llegaron las vistas”.

La pugna por los servicios del ferry exacerba otras crisis por las que pasan los viequenses. A una cuadra del local de la avenida donde Guadalupe toma café, se encuentra la Oficina de Manejo de Emergencias de Vieques, que dirige Héctor Olivieri. Olivieri ha sido también una figura muy vocal con respecto a las necesidades que enfrentan los viequenses.

“Luego del huracán, estuvimos 18 días sin ferry. Contabilizamos 114 casas severamente afectadas. Unas 12 casas quedaron eliminadas en Villa Borinquen y Monte Carmelo. También tenemos situaciones raras, de casas que, simplemente, quedaron abandonadas”, apuntó Olivieri.

“En general, diría que la respuesta no fue buena, ni a nivel federal ni a nivel estatal ni a nivel municipal. Al día de hoy, por ejemplo, la Agencia Estatal de Emergencia no ha venido”, apuntó.

Entonces, están los problemas particulares de salud que sufre Vieques, cuya tasa de hipertensión y diabetes es una de las más altas de Puerto Rico. Tal y como han reseñado distintos medios, el Departamento de Salud mandó cerrar el Centro de Diagnóstico y Tratamiento (CDT) luego del huracán, aludiendo que hay hongo en el edificio. Durante semanas, mantuvo clínicas al aire libre y, finalmente, improvisó una sala de emergencias en el antiguo refugio. Hace poco más de tres meses, el Departamento de Salud envió dos vagones clínicos: uno para medicina dental y otro para trato de maternidad. También, la clínica de diálisis ubicada en el antiguo CDT fue clausurada, lo que mantiene a los pacientes de diálisis viajando tres veces a la semana a atenderse en las instalaciones de las clínicas de Fresenius, en Fajardo. Al principio, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) pagó los viajes en helicóptero, pero, luego de un mes, esta responsabilidad recayó sobre entidades no gubernamentales, como Vieques Love y Americares, y desde marzo, es el Consejo Renal de Puerto Rico, mediante un acuerdo con el Departamento de Salud, el que paga $3,900 a la semana por los vuelos, $6,000 al mes por los paramédicos que acompañan a los pacientes y $2,500 al mes por alimentarlos, según un reporte de Prensa Asociada. Ayer, se reportó un acuerdo entre el municipio y Salud para instalar en octubre una clínica ambulante en la isla municipio con la promesa de que en los próximos ocho meses prepararían una instalación permanente.

Vieques Dennis A. Jones

Mientras tanto, Olivieri denunció en entrevista con Metro, al indicar que, desde el paso de María, cinco pacientes de diálisis residentes de Vieques han fallecido, ya sea en la Isla Nena o en la Isla Grande.

Olivieri puntualizó que “también necesitamos mucha mejor comunicación en nuestras ambulancias”. Según dijo, les hace falta una ambulancia tipo 3, “que pueda mantener mejor comunicación con los sistemas de emergencia” para acceder más rápido a un doctor si fuera inminente”.

A Olivieri también le intriga cómo es que, en Vieques, “una isla que puede generar energía renovable”, se busca mantener “una cultura de energía fósil”, con generadores que “gastan miles y miles de dólares en diésel”, cuando “ni siquiera han vuelto a conectar el cable eléctrico que nos suplía de la isla grande para saber si funciona”.

“Hay gente que pesca en los desastres. ¿Quiénes se benefician con esos contratos de energía? ¿Quiénes se beneficiarían, por ejemplo, de la construcción de un hosptial nuevo? Son cosas que ponen a uno a pensar”, subrayó Olivieri, recordando que “hace más de 12 años, el municipio había hecho gestiones para proyectos con placas solares, pero se quedó en nada”.

Los empleados municipales hacen lo más que pueden, según presenció Metro. A dos cuadras de donde se encuentra  la oficina de Olivieri, Haronid Cruz y Lucy Landró se encuentran en plena faena. En estos momentos, reparten suministros de primera necesidad, como carpas, artículos de aseo y duchas solares, donaciones de la entidad Vieques Love. Nada más de verlos laborando se entiende lo que ha sido este año para ellos. En el municipio, dirigido por  alcalde Víctor Émerit, han sido los empleados municipales los que han tomado la batuta.

“Yo estoy trabajando directamente con FEMA y te puedo decir que la comunicación con ellos ha sido muy buena”, explicó Landró.

“Sí, las autoridades han recibido muchas críticas, pero la realidad es que nadie estaba preparado para esto. Hubo empleados municipales que perdieron la casa, incluso”, apuntó.

No obstante, el sentimiento común es que la comunicación entre las autoridades estatales, federales y municipales pudo haber sido mejor a favor de la causa de Vieques. Por ejemplo, recordó Cruz que “la Guardia Nacional, que se supone sea la que ayude a los municipios, llegó aquí a 12 días de María”. Aún así, destacó que hubo varias iniciativas cuya inmediatez ayudaron a la causa viequense, en especial desde la Oficina de la Primera Dama, de donde recibieron donaciones de catres, toldos y víveres.

Loading...
Revisa el siguiente artículo