Jeff Goldblum: "Mi papá era un buen doctor"

Lobotomías a través del globo ocular para curar la homosexualidad, dueñas de casa que necesitaban ser domesticadas y niños pequeños. Todo esto nos hará ver el doctor que personifica Jeff Goldblum en "The Mountain".

Por Paulo Portugal

Jeff Goldblum sabe muy bien cómo agradar y encantar. En cierto modo, su tremendo carisma coincide con su altura. Nos deleitó de todas las maneras posibles, desde el primer segundo que nos miró después de entrar en una de las salas entrepisos del hotel Excelsior, de un siglo de antigüedad, en Lido, donde el Festival de Cine de Venecia tuvo lugar por primera vez hace 75 años. Y él no estaba solo. Su esposa Emillie Livingstone, madre de sus dos hijos de 3 y 1, se sentó con nosotros. A lo largo de nuestra conversación de 25 minutos, el elegante y renombrado actor de 65 años cambiaba de posición distinguidamente en su silla, moviendo sus largas extremidades, usando sus manos alineadas con varios anillos de diferentes tipos y formas.

Su rostro cambiaba solo por el interés absoluto en nuestras preguntas a una sonrisa constante, con sus característicos ojos de lagarto detrás de sus gruesos lentes negros, prestando la máxima atención a cada palabra que decíamos. Quizás eso coincida también con la forma en que se siente con respecto a su profesión y cómo quiere presentarse a sí mismo.

Como descubriremos en esta reveladora entrevista, el Sr. Goldblum es único. Él personifica plenamente al hombre, cuyo momento subrayará su propia motivación: "para ser interesante debes estar interesado". Y, en verdad lo estabas, Jeff. Incluso cuando estábamos hablando de la película "The Mountain", en competencia por el Léon de Oro. Es ahí es donde él interpreta a un médico manipulador que realizó varias lobotomías, usando solo sus manos. El personaje se basa en el infame doctor Walter Freeeman que durante los años 40 y 50 realizó más de mil operaciones similares.

Pero este es solo uno en su amplio armario que esconde personajes clave durante varias décadas. Desde "Nashville" de Robert Altman a "La invasión de los ultracuerpos" de Philip Kaufman, en los años 70, "Reencuentro", "La Mosca", en los 80, o "Parque Jurásico" y "Día de la Independencia", junto con "La vida acuática", etc., etc.

Una cosa es segura. No recuerdo a otro actor que haya sido citado en una canción, como él en la de Neil Hannon "Gin-Socked Boy" ("A Secret History", 1999)

Soy la verdad a medias en la mentira
Soy el por qué no en el por qué
Soy el último rollo de la muerte
Soy la vieja escuela en la corbata
Soy el espíritu en el cielo
Soy el guardián en el centeno
Soy un guiño en sus ojos
Soy el Jeff Goldblum en "La mosca"
¿Quién soy?

Jeff Goldblum

¿Aún recuerdas cómo esta fantasía de actuar se volvió realidad?
–Mi papá era doctor. Y tal vez quería ser un actor. Actuar te hace querer abrirte y estar interesado en otras personas, ser expresivo y usar cada parte de ti mismo. Y cuando lo usas durante décadas, tiene un efecto sobre uno mismo. En ese sentido, no sería la misma persona, el mismo actor sin esas experiencias. Además, con cada rol me interesé más por los roles de ciencia y doctor. Ahora estoy más centrado en lo que quiero hacer, en cómo crecerán mis hijos y ahora los ayudaré.

¿Dijiste un doctor, como en esta nueva película? ¿Conocías a este médico en el que se basa tu personaje?
–Aprendí sobre Walter Freeman cuando comencé a trabajar en el rol. Me interesan los temas de la crítica estadounidense. Toda mi vida, me ha encantado "Muerte de un vendedor", y estaba interesado en eso. Y en el curso de esto, tratando de interpretar el papel, y aprendiendo a fumar pipa, aprendí sobre la lobotomía y Walter Freeman. Y me acerqué a un libro titulado "Fantasyland: How America Became Haywire", un libro de Kurt Anderson. Se trata de esa identidad masculina patriarcal que ha sido la manera estadounidense, y muchos otros aspectos, como la religión dogmática, que coinciden con el arte de vender y la fantasía exagerada. Y también el materialismo, la ambición narcisista de ser notado y llamativo. Vender cosas a la gente. Este libro realmente se adentra en eso.

Dijiste que tu padre era un doctor. Asumo que no como este (risas) …
–No, creo que fue un doctor bueno (risas)

¿Pero te dio algún tipo de información sobre la profesión médica que pudiste usar aquí?
–Bueno, sí, cuando era un niño, los médicos eran diferentes de lo que son ahora. Eran muy respetados. Tal vez es por eso que Walter Freeman era aceptado como era. Pero recordé a mi padre, el doctor Goldblum. Era un padre maravilloso y creo que fue un buen doctor. Pero también recuerdo que estaba apegado a su identidad como "El Doctor", y cuando alguien decía “Sr. Goldblum” se sentía como si alguien hubiese dicho algo ingrato y malo, y que de una manera necesitaba ser corregido. Entonces, él corregía inmediatamente diciendo: "No es el Sr. Goldblum, es el Doctor Golblum". No creo que eso suceda hoy en día. Pero papá era un buen doctor. Todavía existían las visitas a domicilio. Recuerdo que tenía un bolso de médico, no creo que todavía se usen esos bolsos de médicos, y él estaba disponible por teléfono.

¿Tu padre te vio como un joven médico aspirante?
–Bueno, es cierto, él tenía una gran devoción al mundo académico y la universidad. Así es como él y su padre, que vinieron de Rusia, miraban al futuro. Era muy pobre, tenía una pequeña tienda de maletas donde vendía maletas y dulces. Para criarse, dijo "o voy a ser médico o actor".

Entonces, ¿él también tenía la actuación en mente?
Sí, él quería ser actor de alguna manera. No sé de dónde sacó esa idea, pero un día entró a una clase de actuación, cuando tenía 18 años o algo así. Sin embargo, él vio algo, luego nos dijo, algo así como 'esto está fuera de mi alcance'. No sé lo que eso significaba para él. Estaba asustado de alguna manera. Ya sabes, actuar es aterrador. Todavía puede ser aterrador para mí. Tal vez porque te estás exponiendo y eso puede asustar.

¿Podríamos decir entonces que estás viviendo parte de su sueño oculto?
Sí, tal vez de alguna manera. Tal vez estoy viviendo parte de su sueño, que luego abortó. Pero siempre estuve decidido a convertirme en actor. Entonces, cuando le dije que no iría a la universidad e iría a esta escuela de actuación, creo que sintió sentimientos mezclados, y también algo de decepción por no ir a la universidad, porque así fue como él fue a la escuela de medicina.

¿Cómo reaccionó el Dr. Golblum cuando su pequeño hijo Jeff dijo que quería ser actor en vez de ingresar en la profesión médica? ¿Cómo se enfrentó a esa decisión?
–Bueno, desconcertado al principio. Pero luego también fue muy solidario. Él y mi madre me dieron dinero para poder tener un departamento en Nueva York e ir a Sanford Meisner cuando tenía 17 años, justo antes de cumplir los 18 años.

¿Todavía sientes miedo en tu profesión? ¿Subir al escenario o al frente de una cámara de cine?
–Como dije, las cosas salieron bien y puedo hacer lo que hago por puro amor. Esta salvaje aventura romántica de ser creativo, abrazar la expresividad y hacer creer. Sin embargo, todavía me gusta aprender y me siento cómodo al no saber, estar en las aguas de crecimiento continuo. Todavía busco cosas que no sé. Pero encontraré una solución ya que puse un poco de esfuerzo en eso. Pero me siento cómodo al no saber y querer hacer algo nuevo. También intenté enseñar algunas décadas. Al principio descubrí que habían muchas cosas que no sabía. Y todavía hay. Estoy un poco mejor ahora. Pero solo tenía un trabajo de una semana en el que tenía que estar allí un cierto tiempo.

Dado tu tremendo éxito, estoy seguro de que no te arrepientes …
Sí, me gusta este circo. Me gusta que esto me lleve a lugares, que la vida y las personas nunca son los mismos. Siempre será una sorpresa cuando llegue el dinero. Hasta ahora ha ido bien, así que está bien para mí. Pero desde el principio fue aterrador, no quería pararme como en un discurso público.

¿De qué manera, todos esos grandes papeles que todos conocen te permitieron explorar tu propio yo?
–Esa es una muy buena pregunta. No sería la misma persona si no me hubiera pasado las últimas décadas encarnando a todos esos personajes. Afortunadamente, tuve excelentes maestros que me enseñaron las nuevas formas de actuar, como Sanford Meisner, que cambiaron la forma de actuar en una nueva dirección, junto con su grupo, The Group Theatre, en los años treinta. Cambió la actuación, pidiendo prestado a Stanislavsky y llevándolo a Estados Unidos. Junto con este nuevo ‘Method Acting’ surgió una nueva generación de actores, como Marlon Brando, James Dean y Montgomery Clift.

Una pequeña revolución en la actuación había comenzado …
–Precisamente. Todo tenía que ver con el autodescubrimiento y el uso de sus propias experiencias como parte de este nuevo enfoque de la actuación, más naturalista y real. Yo era uno de esos tipos en el corazón de eso. Ese es el camino en el que comencé. Y todo coincidió con un apetito por el yoga que tuve, que comenzó a finales de los años sesenta, como lo hice, y principios de los setenta. En cierto modo, el yoga fue sazonado con clases de actuación. Y eso también es algo que tiene que ver, en parte, con el autodescubrimiento.

¿Cuáles crees que son los mayores cambios hoy en día?
Ahora tenemos teléfonos y toda esta tecnología. La gente parece más preparada para la cámara en cualquier momento. Ahora, todos hacen películas sobre ellos mismos y están listos para ser vistos de todas las maneras posibles. Entonces, actuar ya está ahí afuera. Solía ​​ser un comportamiento privado.

¿Tienes algún lema en particular que sigas, que te haga ser tú mismo en tu profesión?
–"Para ser interesante, debes estar interesado", me dijo Sanford Meisner un día. Debes fijarte y estar listo para hipnotizar y entretener a la gente. Pero debes estar interesado en lo que estás haciendo, en relación con ello, conectado a tus pasiones, a tus sentimientos reales. Eso es lo que te hará estar vivo. Eso es lo que estoy haciendo, donde encontré mi voz.

¿Ha sido también un proceso de descubrimiento?
Realmente sé un poco más sobre mí que cuando comencé. Sobre mi voz, por ejemplo. Que puedo usarla de una manera diferente en diferentes personajes.

¿Cuál fue la película cuando te diste cuenta de que lo hiciste bien?
–Ya sabes, las cosas suben y bajan. Siempre hay un desafío. Pero al principio, tuve suerte porque no tuve que audicionar para entrar en muchas cosas. Empecé a tener pequeñas cosas, y me alegré de que hubiera pequeñas cosas. Así que tuve la oportunidad de probar cosas. Por supuesto, trabajando con Robert Altman en "Nashville" (1975), y su aprecio me dio cierta confianza. Pero también en "La invasión de los ultra cuerpos" (1978), Philip Kaufman me hizo sentir aún mejor conmigo mismo. Y ese fue un hito para mí. "No es cómo lo haces sino cómo continúas haciéndolo". Es ese momento y esa continuidad lo que hizo que algo sucediera. Y todavía lo hace.

No pareces ser una persona codiciosa …
–Tal vez porque no quiero centrarme tanto en mi carrera. No soy un hombre de negocios y no quiero ser un hombre de negocios. No quiero venderme particularmente. También porque los altibajos del mercado vienen y van. Intento mantenerme fuera de foco en eso. Intento mantenerme concentrado en: "oye, tal vez tengo algo que ofrecer"

Loading...
Revisa el siguiente artículo