Racismo se asoma en contienda por gubernatura de Florida

Horas después de sus victorias en las elecciones primarias, el alcalde de Tallahassee Andrew Gillum y el representante federal Ron DeSantis hicieron evidente que las cruciales elecciones estatales serán sucias y cargadas de racismo

Por AP

TALLAHASSEE, Florida, EE.UU. (AP) — El tema del racismo rápidamente tomó un lugar prominente en la contienda por la gubernatura de Florida cuando ambos nominados ofrecieron su pronóstico el miércoles: el demócrata dijo que los votantes no buscan un misógino, racista o intolerante; mientras que el republicano dijo que los votantes no deberían hacer “monerías” al optar por su opositor afroestadounidense.

Horas después de sus victorias en las elecciones primarias, el alcalde de Tallahassee Andrew Gillum y el representante federal Ron DeSantis hicieron evidente que las cruciales elecciones estatales serán sucias y cargadas de racismo.

Gillum, un demócrata de izquierda que busca convertirse en el primer gobernador negro del estado, y DeSantis, un republicano con el apoyo del presidente Donald Trump, son polos opuestos en el espectro político, y ambos buscan aumentar la participación de los partidarios más apasionados del partido.

En un estado que sin duda será un campo de batalla para los comicios presidenciales del 2020, la carrera a la gubernatura básicamente será una consulta de popularidad hacia Trump.

Al preguntarle si tiene miedo del apoyo de Trump a DeSantis, Gillum respondió a CNN que el objetivo de su candidatura es unir al estado.

“En realidad creo que Florida y su rica diversidad buscarán un gobernador que nos una, no que nos divida. No un misógino, racista o intolerante. Buscarán un gobernador que despierte nuestras mayores aspiraciones como estado”, dijo Gillum.

Mientras tanto, en Fox News DeSantis, calificó a Gillum como un candidato “articulado”, pero dijo que “lo último que tenemos que hacer son monerías al intentar aceptar una agenda socialista con enormes aumentos fiscales y llevar a este estado a la bancarrota”.

Los demócratas de inmediato acusaron que el comentario de DeSantis fue racista, pero la campaña de DeSantis afirmó que sus comentarios iban dirigidos a las políticas de Gillum, no al candidato. “Caracterizarlo como algo más es absurdo”, dijo su vocero Stephen Lawson.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo