Fans dan último adiós a Aretha Franklin

El velorio de dos días era parte de una semana de conmemoraciones para la leyenda, quien será sepultada el viernes

Por AP

DETROIT (AP) — La majestuosa presencia de Aretha Franklin en vida fue capturada en su velorio público del martes, con la difunta Reina del Soul en un féretro bañado en oro y vestida de la cabeza a los pies de rojo, incluidos sus zapatos de tacón alto, para demostrar que fue una "diva hasta el final", como dijo una persona.

Mientras sus poderosas interpretaciones de góspel clásico sonaban por el Museo de Historia Afroamericana Charles H. Wright en Detroit, la artista honrada por el Salón de la Fama del Rock and Roll lucía como si se estuviera preparando para una actuación. Tenía zarcillos, labial y esmalte de uñas rojo y el cabello corto peinado. Su vestido — con elementos decorativos y tela brillante — parecía un atuendo que usaría en el escenario y "que ella misma hubiera elegido", dijo su sobrina, Sabrina Owens, a The Associated Press.

Admiradores y dolientes se congregaron en el museo para dar el último adiós a Franklin, quien murió el 16 de agosto de cáncer pancreático a los 76 años. El velorio de dos días era parte de una semana de conmemoraciones para la leyenda, quien será sepultada el viernes.

El Museo Wright es un punto de referencia cultural en Detroit, donde Franklin creció y pasó la mayor parte de su vida. Kelly Major Green, miembro de su junta directiva, dijo que la intención era crear un ambiente digno y respetuoso similar al de una iglesia, el lugar donde Franklin tuvo sus inicios.

"Quisimos ser un reflejo de la Reina", dijo Green. "Es hermoso. Ella es hermosa".

Green explicó que la vestimenta y la pose de Franklin, con las piernas cruzadas a la altura de los tobillos, comunican tanto poder como comodidad, como la artista lo hizo en vida. Los zapatos, en particular, muestran que "la Reina del Soul es diva hasta el final".

Los fans se acercaron al ataúd, algunos con lágrimas. Una mujer le lanzó un beso a Franklin, quien estaba rodeada por enormes arreglos de rosas de distintos colores.

Tammy Gibson, una admiradora de 49 años de Chicago, dijo que llegó sola alrededor de las 5:30 de la mañana pero se hizo amigos rápidamente de otros que cantaban y rememoraban a la artista.

Mientras crecía, Gibson dijo que sus padres ponían la música de Franklin "todo el tiempo" y le decían "vete a la cama, esto es una fiesta para adultos".

"Sé que la gente está triste, pero es una celebración: la gente está bailando y cantando su música", expresó afuera del museo. Franklin ha sido una constante en su vida.

"Vi el ataúd recubierto de oro y caí en cuenta: se ha ido, pero su legado y su música vivirán por siempre".

Owens dijo que comenzó a planificar las festividades para esta semana a principios de este año.

"Después de todo lo que ella le dio al mundo, sentí la necesidad de darle una despedida apropiada que igualara su legado", dijo. "Ella amaba la ciudad de Detroit y la ciudad de Detroit la amaba a ella".

Las rosas alrededor del féretro, señaló, son un reflejo de su amor por las flores y su costumbre de enviar grandes arreglos.

Franklin fue vestida de rojo como símbolo de sus membresía en la sororidad Delta Sigma Theta. La organización de servicio integrada mayormente por mujeres negras tendría una ceremonia privada el martes por la noche en el museo.

El marco para el velorio no podía ser más apropiado, según Paula Marie Seniors, profesora adjunta de estudios africanos en Virginia Tech.

"Pienso que es increíblemente significativo. Está siendo honrada casi como una reina en uno de los museos negros más importantes de Estados Unidos", dijo la docente, quien visitó la institución hace varios años mientras hacía una investigación.

La Reina del Soul, dijo Seniors, era "una cantante del universo". Pero agregó que Franklin, , también "presumía su negritud — estaba muy orgullosa de ser una mujer negra".

Franklin no se consideraba una catalizadora del movimiento de las mujeres o al frente de la lucha por los derechos civiles. Pero los representó e impulsó a ambos de grandes y pequeñas maneras — ninguna de ellas quizás tan prominente o simultánea como su versión de la canción de Otis Redding "Respect", que rompió todos los moldes. Más tarde dijo que con su interpretación — que incluso Redding reconoció se convirtió en el estándar — buscó transmitir un mensaje sobre la necesidad de respeto a las mujeres, a las personas de color, a los niños y a todo el mundo.

El museo, el más grande sobre los negros en Estados Unidos hasta que el Museo Nacional de Historia Afroamericana abrió sus puertas en Washington en 2016, realizó un velorio similar para Rosa Parks, figura emblemática de los derechos civiles, tras su deceso en 2005. Franklin cantó en el funeral de Parks, realizado en la misma iglesia en Detroit que el de la cantante, y será enterrada en el mismo cementerio.

Ambas llegaron a ser activistas por distintas vías y usaron diferentes técnicas, pero "a la larga, ambas lucharon por la misma causa, que es la libertad", dijo Seniors.

Loading...
Revisa el siguiente artículo