"Me dio una puñalada", dice médico despedido por Carmen Yulín

El galeno demandó a la alcaldesa de la ciudad capital por difamación y daños a su reputación

Por Ronald Ávila-Claudio

“Siento que me dio una puñalada, mi misión era forjar nuevos médicos en esa institución”.

Con esta cita el doctor Adolfo López Mieres describió su sentir luego de ser relevado de su cargo como director de sala de emergencias del Hospital Municipal de San Juan por la alcaldesa Carmen Yulín Cruz Soto, lo que ha descrito como un despido injustificado.

Su salida del centro de salud, que fue solicitada por la mandataria municipal el 21 de agosto de 2017, dio paso a una demanda en el Tribunal Federal por difamación y daños a su reputación.

De acuerdo a López Mieres, la alcaldesa lo despidió basándose en argumentos falsos, sobre comentarios que le hizo a una paciente de obesidad mórbida siete meses antes de su “botada”. En enero de ese mismo año, el galeno le dijo a una mujer que pesaba unas 650 libras que el hospital no tenía un equipo de CT Scan con la capacidad de hacerle un examen, ya que está construido para personas de un máximo de 350 libras. Por tanto, le dejó saber que las pruebas podrían realizarse en el zoológico o en el hipódromo Camarero, aspecto que le ha sido recomendado a otros ciudadanos, de acuerdo al médico.

“Me llama la alcaldesa para cuestionarme de un paciente de obesidad mórbida que yo vi 7 meses antes, para saber si era cierto que yo le dije que tenía que hacerlo [el CT Scan] en el hipódromo. No me dijo el nombre, pero yo recuerdo a una paciente que pesaba más 650 libras, cuando la maquina del hospital solo tiene capacidad para 350 libras”, relató el doctor. “No fue con ánimo de burla, no fue de una forma atropellada”, agregó, quien por más de 20 años trabajó en dicha institución y, de hecho, fue médico de Cruz Soto.

Según el internista, la verdadera razón de su despido fue porque días antes defendió a varios empleados que también fueron cesanteados de forma abrupta y en público.

“Días antes yo vi con mis propios ojos como ella botó a dos tecnólogos, a una enfermera y a un guardia de una forma caprichosa. A un tecnólogo porque se quitó la bata ante de ir al baño; a una enfermera porque le dio un ataque de risa y la alcaldesa se ofendió y la botó también con la excusa de que el ID estaba doblado; a otra enfermera porque el ID se le quedó en el carro; al guardia porque no le dio paso”, contó López Mieres en entrevista con Metro.

Cruz Soto se alteró, afirmó el galeno, cuando lo despidió vía telefónica.

“Yo le dije que si eso era así yo renunció. Esa señora se alteró y me alzó la voz y me dijo: 'usted no renuncia, yo te botó’. Me dijo que me fuera inmediatamente de la sala”.

La cesantía fue reiterada por Cruz Soto a través de un mensaje de texto al cual Metro tuvo acceso. En el mensaje la alcaldesa le explica a López Mieres las razones de su decisión y culmina la comunicación indicándole: “Termine su turno y retírese”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo