Histórica integración Por Puerto Rico

Esta columna expresa solo el punto de vista de su autor.

Por Luis Rivera Marín

Cuando hace una semana se perfiló en el Océano Atlántico el primer evento atmosférico de la temporada—que por escasas horas alcanzó a ser el Huracán Beryl—el Gobierno de Puerto Rico estuvo listo. El Huracán María, con las pruebas reales que significó para la fibra moral del puertorriqueño, y los ataques frontales que supuso a la infraestructura vial y eléctrica de la isla, también conllevó un valioso proceso de aprendizaje. Esta nueva temporada de huracanes del 2018 la enfrentamos con una serie de lecciones aprendidas y experiencias de crecimiento con las que no contábamos en el 2017 y, por lo tanto, la enfrentamos con mayor valor, y sabiduría. El paso del evento atmosférico Beryl es evidencia de esto.

El Huracán María hizo patente la necesidad de restructurar ciertos aspectos de cómo el Gobierno de Puerto Rico se había acercado históricamente al manejo de emergencias. Diseñar un nuevo acercamiento al manejo de emergencias en la isla, así como un andamiaje que lo sustentara, supuso largos períodos de reflexión, que terminaron con la conclusión de que, para ser verdaderamente eficientes y resilientes, era indispensable incorporar a más actores de la sociedad civil y el sector privado en el proceso.

Es por esto que, durante la activación de la emergencia por parte del Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD) ante la amenaza del evento atmosférico Beryl, los enlaces del sector privado constituidos bajo el Puerto Rico Business Emergency Operations Center (PR-BEOC) – resultado de la Mesa de Diálogo Permanente con el Sector Privado que se originó en el Departamento de Estado a comienzos de 2017- se integraron a las operaciones del Centro de Operaciones de Emergencia (COE). El esfuerzo de los enlaces del sector privado bajo el PR-BEOC estuvo dirigido a la unidad de propósitos entre el Gobierno de Puerto Rico y el sector privado, con el fin de enfrentar más eficiente y cabalmente las situaciones de emergencia que se presentaran. Representantes de los sectores de infraestructura crítica de salud, telecomunicaciones, comida, energía y manufactura química, participaron de los turnos de activación de emergencia del COE. Esto ya, es una ventaja que la temporada de huracanes del 2018 le lleva a la temporada de huracanes del 2017.

En una ocasión, el Papa Francisco mencionó que las diferencias nos dan miedo, pero que abrirse a esas diferencias y a ese miedo, no era ser débil, sino ser fuerte. Añadió que ante esas diferencias, era posible discutir, como sucedía, incluso, en nuestras propias familias, pero aclaró que ante la animosidad y la discusión, debía uno crecerse con ánimos de cooperar y trabajar juntos. Esto es lo que ha logrado Puerto Rico tras el paso del Huracán María, y ese esfuerzo colaborativo ha culminado, en parte, con la creación del PR-BEOC. Ahora, somos capaces de enfrentar la temporada de huracanes del 2018 con humildad y valentía, porque sabemos que estamos preparados.

Loading...
Revisa el siguiente artículo