Higgins respalda versión de Rosselló sobre renuncia

Aunque no descartó que el asunto de su salario fue medular para dejar la dirección de la AEE

Por Inter News Services

El renunciante director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Walter Higgins, admitió hoy que problemas de salud familiares también catapultaron su salida de la corporación pública, junto con los inconvenientes salariales que expuso en su carta de renuncia.

En la misiva, Higgins indicó que dejó su cargo en la corporación pública por problemas salariales, lo que desmentía las expresiones vertidas por el gobernador Ricardo Rosselló Nevares sobre el caso, en la que el mandatario sostenía que el funcionario había renunciado por “razones personales”.

Al respecto, el funcionario declaró que “es cierto que el gobernador también era plenamente consciente de que mi esposa y yo enfrentamos una grave situación de salud dentro de su familia. Esto ha colocado muchas presiones nuevas e inesperadas sobre nosotros. Esta situación ha requerido frecuentes ausencias de parte de la señora Higgins de Puerto Rico y ausencias ocasionales no planificadas”.

Según Higgins, “esta situación de salud no se puede resolver y nos creará cargas adicionales y, de hecho, ya lo está siendo”.

A su vez, reconoció que “el gobernador tuvo razón al afirmar que esta situación también fue un factor importante en mi decisión de renunciar”.

Sobre su carta de renuncia y las razones que expuso en ella, señaló que se limitaron, “por razones personales, a los asuntos internos relacionados con la AEE, como la indemnización”.

Abundó que la junta de gobierno de la AEE “es, por ley, una junta independiente encargada de supervisar todos los aspectos de la operación, incluida la fijación de la compensación del director ejecutivo. La junta de gobierno hizo exactamente esto al contratarme en marzo de 2018. Después de que me contrataron, surgieron inquietudes desde algunos sectores sobre el monto y la construcción de mi compensación”.

Agregó que la junta de gobierno abordó las inquietudes “abiertamente y con datos que demuestran que había llevado a cabo su responsabilidad independiente y en conformidad con la ley y el buen juicio comercial”.

En su carta de renuncia, Higgins afirma que tras “semanas de discusiones”, para el funcionario “quedó claro que no era posible que el contrato original bajo el cual me contrataron se lograra con respecto a la compensación”.

En la carta añade que “incluso si se hubieran hecho algunos argumentos legales, se hizo muy claro para mí los asuntos relacionados a con mi compensación hacía imposible que el contrato se cumpliera”.

Las declaraciones de Higgins contrastaban con lo manifestado por Rosselló Nevares, quien señaló que la renuncia se debía a “razones puramente personales”.

Según Rosselló Nevares, “tuvo un incidente personal no esperado que iba a provocar que estuviera fuera de Puerto Rico por muchas ocasiones”, lo que ahora fue refrendado por Higgins.

La renuncia de Higgins es efectiva el 14 de julio.

Te podría interesar: 

Loading...
Revisa el siguiente artículo