Secretario de Salud admite "nunca se puso en práctica" protocolo sobre muertes en María

De cara a una cumbre de preparación de emergencias para profesionales de las ciencias médicas, el secretario de Salud, Rafael Rodríguez, insistió en que un protocolo no hubiese hecho diferencia en la documentación de los médicos sobre las muertes relacionadas al huracán María

Por David Cordero

Ya adentrados en una nueva temporada de huracanes e incluso luego de una primera amenaza atmosférica con el paso de la tormenta tropical Beryl al sur de Puerto Rico, el secretario del Departamento de Salud (DS), Rafael Rodríguez Mercado, anunció la celebración de la Primera Cumbre de Preparación y Respuesta ante Emergencias y Desastres: Salud Pública y Servicios Médicos, el miércoles en el Centro de Convenciones.

“Esto surge de varias experiencias aprendidas luego del huracán Irma y María, hicimos lo que se conoce como un after action report donde todas las diferentes agencias y el DS junto con salud federal nos reunimos y ahí vimos en qué fuimos efectivos, en qué no fuimos tan efectivos y en qué no fuimos nada de efectivo”, apuntó el secretario.

En la cumbre, entre otros detalles, personal de Registro Demográfico ofrecerá un taller dirigido a médicos y profesionales de la salud que completan certificados de defunción en Puerto Rico. Rodríguez Mercado anunció además, que luego de la cumbre emitirá una orden administrativa que exigirá a los médicos tomar un curso compulsorio para la renovación de su licencia médica, sobre cómo llenar un certificado de defunción.

La decisión surge en medio de diversos señalamientos ante la inexactitud de los números de muertes relacionadas al huracán María y una investigación de la Universidad de George Washington cuyos resultados debían haber sido publicados en mayo, aunque esto no ha sucedido; diversos reportajes y estudios investigativos sobre las muertes como el de la Universidad de Harvard, que promedia las muertes en 4,645; y señalamientos de la Asociación de Hospitales, el Colegio de Médicos Cirujanos y hasta personal del Instituto de Ciencias Forenses (ICF).

Además, surge luego de una demanda del Centro de Periodismo Investigativo (CPI) y la cadena CNN que obligó al DS a entregar los certificados de defunción de las muertes en Puerto Rico desde que ocurrió el huracán hasta el mes de junio de este año, cuando aún son palpables los efectos del huracán en la Isla, mientras el Departamento de Seguridad Pública (DSP) mantiene congelada en 64 la lista oficial de muertes por María, desde diciembre de 2017. Al día de hoy, persisten incoherencias entre los datos del DSP y los que el Registro Demográfico clasificó en su base de datos.

Si usted hubiese tenido que llenar un certificado de defunción en el hospital en medio de la emergencia luego del huracán María, ¿cómo lo hubiese hecho?
–Bueno, si yo lo lleno y el paciente me llega de afuera y falleció en las primeras 24 horas y yo tenía dudas del diagnóstico, yo lleno la primera parte y lo envío con un historial a Medicina Forense. Si el paciente era un paciente que yo atendía y falleció por causa de su condición persistente, pues yo llenaba el certificado y ahí llenaba las causas de muerte.

¿“Ahí” se refiere al encasillado 25?
–Si tuvo algún problema relacionado pues sí, sino, no. Por eso es que vamos a educar.

¿Por lo general ese encasillado se va vacío? ¿Eso es lo que me quiere decir?
–A menos que haya una causa justificada que te lo diga, casi siempre eso lo llena Forense (Instituto de Ciencias Forenses) o que sea una causa tan obvia que lo llena el médico.

Durante la emergencia del huracán muchos casos no llegaron al ICF porque estaba demasiado lleno.
–Algunos, porque recuerda que había pacientes en las funerarias, había pacientes que estaban en el proceso de que fallecieron en sus casas, todos esos pacientes, los de las funerarias pues ya tenían un certificado de defunción.

Las circunstancias alrededor de la muerte, ¿no se toman en consideración?
–Vamos a poner un caso. Si viene un paciente que tenía un tumor cerebral, se opera, el paciente sangra como consecuencia del tumor o de la cirugía, le da un paro respiratorio y fallece. La causa primera es fallo cardiorrespiratorio, secundario a hemorragia intra-cerebral, secundario a tumor cerebral, y así vas desglosando los causales, y eso hay que llenarlo, eso lo llena un médico. Vas desde la causa que murió, hasta buscar por qué fue que murió y así es que se llena un certificado de defunción.

De primera instancia en medio de la emergencia, usted al final de todos esos causales, ¿hubiese añadido en las consideraciones, si no tenía luz, si no tenía agua y cómo esas circunstancias influyeron en la muerte del paciente?
–Bueno, sí, sí, claro. Se supone que se ponga y los médicos tienen que ponerlo.

¿Qué pudo haber ayudado a los médicos a llenar correctamente los certificados de defunción?
–Yo no quiero emitir ningún juicio, porque yo no estuve allí con ellos, yo te puedo decir del momento que yo viví, que yo estaba trabajando en un hospital, pero no sé qué circunstancias tuvieron los compañeros. Yo creo en la clase médica, yo creo que la clase médica es una clase honesta, creo que también, una de las cosas más importantes es que muchos de estos compañeros igual que las enfermeras, tecnólogos y todo, estuvieron allí en el hospital, cuando todos nosotros estábamos con nuestras familias.
Que se falló en algunas cosas, sí, seguro, porque nadie estaba preparado. Que ahora estamos aprendiendo qué podemos mejorar de lo que no hicimos bien, pues para eso están estas cosas (en referencia a la cumbre)”.

Pero ese protocolo de emergencia que se va a anunciar en la Cumbre…
–Atiende todas esas cosas…

¿Diría que si el protocolo hubiese existido antes del huracán hubiese ayudado a los médicos en esa emergencia?
–No, porque nadie se esperaba un grado cuatro o cinco, tú nunca estás preparado para un desastre.

Había un aviso de huracán categoría cinco.
–Sí, pero nunca había pasado eso en Puerto Rico. […] Decir que estabas 100% preparado… yo creo que tú nunca estás preparado para algo sí. Habíamos pasado ya por George, por Hugo, por Hortensia, pero nunca una cosa así.

¿No se pensó en el protocolo en ese momento?
–Siempre el protocolo estaba.

¿Pero no estaba tan detallado como va a estar ahora?
–Siempre ha estado detallado, lo que pasa es que nunca se puso en la práctica. Tú puedes estar preparado, un protocolo en papeles, pero ponerlo en práctica es otra cosa. Yo te puedo decir 20 mil protocolos que tiene el ejército, pero tú no sabes si funcionan o no cuando ocurre el evento.

Asuntos como la lista de las muertes relacionadas al huracán, ¿por qué la manejó el Departamento de Seguridad Pública y no Salud, si los datos sobre muertes en Puerto Rico están en el Registro Demográfico?
–Buena pregunta. […] Seguridad Pública estaba dando los resultados de Medicina Forense y nosotros estábamos dando los datos de los certificados de defunción que nosotros recibíamos. Las 64 muertes que ellos describen son gente que hubo familiares que pudieron interrogar y decirle directamente, ‘sí mira, fulano murió porque le cayó un árbol, porque se ahogó’, lo que pasa es que esa comunicación así no se habló, y creo que la comunicación fue un problema, definitivamente, te lo digo, sinceramente. Yo creo que en combinación, yo creo mucho en el trabajo en equipo, creo que debíamos haber estado los dos mano a mano con esto.

¿No hubo un trabajo en equipo entonces?
–No es que no hubo trabajo en equipo, es que nadie estaba preparado para esto, nadie estaba preparado para esto. (Seguridad Pública) hizo una lista a base de lo que le tocaba a él que era lo del Instituto de Medicina Forense. Nosotros dábamos nuestros números, pero la gente le hacía más caso a Medicina Forense y no a los números que estábamos dando de las muertes, pero siempre se registró, siempre se puso en el website, ahí estaba la mortalidad por mes, nosotros nunca ocultamos nada.

Según se informó, el secretario debía continuar con una reunión pautada en agenda. Así concluyó la entrevista.

 

Te recordamos:

Loading...
Revisa el siguiente artículo