Gobierno se prepara ante los posibles efectos de Beryl

El gobernador tuvo una reunión con sus jefes de agencia e informó que en el fin de semana estarán abiertos los refugios

Por Ronald Ávila Claudio

Aunque los modelos climatológicos coinciden en que la tormenta tropical Beryl se debilitará una vez llegue a las Antillas menores, el sistema atmosférico ha provocado que las agencias estatales y municipales comiencen a organizarse para atender cualquier emergencia.

Y es que según el Servicio Nacional de Meteorología (SNM), este fenómeno natural traerá lluvia a la isla para el domingo y el lunes. Antes de tocar tierra boricua, podría convertirse en huracán, pero se disiparía por la acumulación de vientos cortantes y polvo del Sahara en el Atlántico.

Roberto García, director del SNM, manifestó que podrían esperarse de dos a cuatro pulgadas de lluvia.

“El pronóstico es que cuando son pequeños se fortalecen rápido y que llegue a fuerza de huracán en 48 horas, pero cuando llegue a las islas será menos favorable y las proyecciones es que va a disiparse o debilitarse y se va a convertir en una onda tropical”, explicó el meteorólogo.

Con el fin de proteger a los ciudadanos que aún viven bajo toldos azules y sin energía eléctrica, producto del devastador paso del huracán María en septiembre, el gobernador Ricardo Rosselló anunció ayer que los 434 refugios a través de toda la isla estarán abiertos el fin de semana.

El mandatario, quien sostuvo una reunión en horas de la tarde con miembros de su gabinete para discutir la situación de cada agencia, informó que observarán a Beryl para determinar si congelarán los precios de artículos de primera necesidad y para decidir la suspensión del sistema de lanchas a Vieques y Culebra.

Mientras, indicó que el Departamento de Seguridad Pública y la Policía de Puerto Rico tienen un plan de tránsito trazado, en momentos que cientos de intersecciones aún están fuera de servicio. De la misma forma, Rosselló dijo que la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados se mantiene monitoreando las represas por el pronóstico de lluvias.

Sobre el fondo de emergencias, el gobernador indicó que está en mejores condiciones que el año pasado, así que permitiría tomar medidas de mitigación de ocurrir cualquier eventualidad.

“Tenemos liquidez en Hacienda que nos permitiría en caso de emergencia tomar decisiones”, señaló.

Los municipios se preparan

Al igual que el Gobierno Central, algunos municipios decidieron reunir a su personal de emergencias para establecer planes de acción por la posible llegada de Beryl.

El alcalde de Cayey, Rolando Ortiz Velázquez, informó que activó al equipo municipal para tomar las medidas necesarias. “Estamos en máxima alerta porque aún tenemos muchas familias viviendo bajo toldos plásticos y cualquier evento de mucha lluvia los va a afectar sin duda alguna”, aseguró el alcalde, quien insistió en la importancia de mayor efectividad de las agencias estatales y federales en el manejo de los estragos causados por los pasados huracanes Irma y María.

Más temprano, la alcaldesa de San Juan Carmen Yulín Cruz, publicó una foto en un cónclave con su equipo de trabajo para “afinar planes”.

En Naguabo, de otra parte, surgió una preocupación por parte del alcalde Noé Marcano. De acuerdo al primer ejecutivo, en entrevista con Wapa Televisión, existe desconocimiento en cuanto a los refugios que estarán disponibles para la ciudadanía luego del cierre de escuelas públicas implementados por el Departamento de Educación.

Mejor situación en la AEE

Por su parte, Ángel Figueroa Jaramillo, líder de la Unión de Empleados de la Industria Eléctrica y Riego, mencionó que los equipos de la Autoridad de Energía Eléctrica están en mejores condiciones para soportar eventos naturales, pues fueron instalados nuevos en la fase de reconstrucción luego del golpe de María.

Loading...
Revisa el siguiente artículo