Alcalde Yabucoa: “Todavía seguimos en un estado de emergencia”

El ejecutivo municipal detalló a Metro la situación que aún vive el pueblo, más de nueve meses después del impacto del huracán María

Por David Cordero

Adentrado Puerto Rico en una nueva temporada de huracanes, en el municipio de Yabucoa unas 800 residencias aún intentan resguardar sus techos con toldos azules, a cuentagotas se termina de restaurar el servicio de energía eléctrica y el dinero de FEMA no llega.

“Todavía seguimos en un estado de emergencia”, afirmó el alcalde de Yabucoa, Rafael Surillo, en entrevista con Metro. “Nos está preocupando la situación de la vivienda”, subrayó.

En dicho pueblo, se estimó que entre 1,200 y 1,500 casas fueron afectadas por el fenómeno atmosférico. De acuerdo a Surillo, la ayuda que ha brindado la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), ha sido insuficiente en muchos casos o simplemente hay familias que no han recibido la ayuda.

“Una familia que lo perdió todo. Yo pasé por la casa y vi el techo que se les voló con todo, pues FEMA lo que le dio irónicamente fue $4 mil dólares, para que compraran los artículos que van dentro de la casa, porque no cualificaban para la ayuda porque no tienen título de propiedad”, relató el jefe municipal sobre un caso en particular.

Ante el panorama, solo pensar en un nuevo impacto de huracán o tormenta, genera  preocupación en la alcaldía yabucoeña. “Va a crear una situación de emergencia extrema”, sostuvo Surillo.

Durante la emergencia que generó María, en Yabucoa se refugiaron unas 125 personas. Sin embargo, dada la realidad que aún atraviesa el municipio, si una tormenta o huracán impactaran hoy la Isla el alcalde prevé que habría más de 500 refugiados esta vez.

“Yo no puedo decir como dice el Gobierno, yo creo que decir que el país está preparado para una emergencia es irresponsable” – Rafael Surillo, alcalde de Yabucoa

Una de las casas que todavía tiene toldo azul en Yabucoa es la de Carmen Montesuma, quien reside junto a su hija y dos nietos. Aun con el toldo, “esto es una piscina cada vez que llueve”, relató la mujer de 69 años.

El huracán no logró volar el techo de planchas de zinc y madera de la residencia, pero sí lo levantó y lo averió. Todo el techo interior de acrílico se destruyó y desde la sala del hogar es posible ver todo el sistema de cables de electricidad, planchas afectadas, palos de madera dañados e incluso el techo de uno de los extremos de la casa se sostiene con un tubo que fue instalado como refuerzo.

FEMA instaló el toldo en la residencia en enero de este año, aproximadamente cuatro meses después del huracán. Luego recibieron un cheque de la agencia por la suma de $7 mil dólares aproximadamente. Carmen aseguró que la cantidad es insuficiente para la restauración total de la vivienda y los artículos del hogar. A eso se suma la falta de accesibilidad a los materiales de construcción.

“Estamos en una lista de espera (de los materiales)”, explicó Sheila Reyes Montesuma, hija de Carmen. “De verdad que no estamos preparados”, añadió la yabucoeña de 35 años, cuando se le preguntó si sentía que el país estaba listo en caso de que surgiera otra emergencia como la del huracán María.

Sobre la restauración del servicio de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) en el municipio, ha sido a cuentagotas, según Surillo. La primera vez que después del huracán al menos parte del casco urbano del municipio tuvo electricidad fue el 27 de diciembre del pasado año con un generador.

“Después de eso hubo un letardo, porque esa capacidad de esa planta no daba para poner mucho comercio y muchas viviendas y ahí se aguantó. Fue un proceso bien paulatino que se fue dando para restaurar el servicio”, indicó.

El mayor adelanto se ha dado en las últimas semanas. En mayo, indicó el alcalde, se alcanzó entre un 55% y 60% de la restauración de la energía eléctrica en Yabucoa.

“Tuvimos un adelanto grande en el mes de junio que nos llegaron brigadas”, continuó el ejecutivo municipal.

Todavía hoy, con un 95% del sistema restaurado en el municipio, sectores en los barrios de Guayabota y Jácanas, entre otras comunidades, no cuentan con el servicio básico de electricidad, alrededor de mil familias, aseguró el Municipio.

Respecto al servicio de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), Surillo señaló que todavía hay sistemas de agua potable funcionando con generadores de electricidad, no necesariamente porque no haya energía eléctrica en la zona.

“La semana pasada tuvimos un problema en el casco urbano porque la represa (del río Gayanés) que es la principal fuente de agua de todo esto aquí, esa también todavía está con generador”, relató el alcalde.

“El área donde está la represa está energizada, pero el transformador está dañado y es de Acueductos, o sea que Energía Eléctrica energizó la línea, pero el transformador Acueductos tiene que comprarlo y yo no sé por qué Acueductos todavía no lo ha podido conseguir”, continuó.

“La ayuda de las agencias gubernamentales ha sido bien lenta. Creemos injusto que por donde entró el huracán fue lo último que se atendió”, apuntó el ejecutivo municipal.

FEMA no suelta el reembolso

Hasta la fecha, el municipio de Yabucoa ha reclamado a FEMA cerca de $12 millones, de los cuales la agencia federal no ha desembolsado nada, según el alcalde.

“Yo no quiero que me den nada que no me pertenece. Ahora, lo que me pertenece, nos tienen que dar hasta el último chavito, porque lo hemos gastado”, apuntó el alcalde.

Pero todo lo anterior no quita las esperanzas. El municipio ya comenzó los preparativos para la celebración de los 225 años de su fundación, más que todo como un estímulo de ánimo para los residentes de la zona, un pueblo cuya salud mental también se ha visto duramente afectada tras el paso del huracán y sus secuelas.

“Esa es la situación que más me preocupó, de todo lo que he tenido que manejar”, afirmó Surillo.

De acuerdo a cifras del 911, en abril se atendieron 11 casos de intentos de suicidio y 9 en mayo. El municipio indicó que lleva a cabo una campaña dirigida a atender particularmente este asunto y que no se sumen más personas a la cifra.

Loading...
Revisa el siguiente artículo