Patrimonios de P. R. en lista anual de lugares históricos más amenazados de EE. UU.

Arroyo, Coamo, Guayama, Ponce, y Aguirre en Salinas fueron las zonas históricas con más estructuras afectadas

Por Metro Puerto Rico

El National Trust for Historic Preservation, organización nacional líder en conservación histórica, dio a conocer hoy, martes, los 11 lugares históricos más amenazados de Estados Unidos. Esta lista anual destaca ejemplos importantes del patrimonio arquitectónico y cultural que están en riesgo de destrucción o daños irreparables.

La trigésimo primera lista anual incluye diversos lugares históricos en Estados Unidos y sus territorios de Puerto Rico e Islas Vírgenes Norteamericanas que enfrentan una serie de desafíos y amenazas, desde el mantenimiento diferido hasta propuestas de desarrollo inapropiadas y la devastación causada por desastres naturales.

“El Programa ‘Los 11 Lugares Históricos Más Amenazados de Estados Unidos’ lleva sobre 30 años resaltando los tesoros que se encuentran en peligro a lo largo y ancho de la nación estadounidense. Tras los desastres naturales del año pasado, incluimos en esta lista las estructuras históricas afectadas por los huracanes en Puerto Rico y las Islas Vírgenes Norteamericanas, las cuales continúan enfrentando grandes retos debido a la falta de materiales, fondos y conocimiento”, expresó por su parte Stephanie Meeks, presidenta y CEO del National Trust for Historic Preservation. “En este momento en que nos encontramos en medio de una nueva temporada de huracanes, reconocemos la necesidad de unirnos a nuestros hermanos caribeños para levantar una voz de alerta sobre la urgente necesidad de tomar acción para implementar soluciones de conservación que fortalezcan los esfuerzos de recuperación. Salvar esta herencia cultural irremplazable es clave para el futuro de las islas”, concluyó Meeks.

Antes de ser incluidos en la lista, a un mes del paso del huracán María por Puerto Rico y guiados por el sentido de compromiso y urgencia, Para la Naturaleza y la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Puerto Rico se unieron para documentar el estado de las estructuras históricas en la isla, con el respaldo del National Trust for Historic Preservation, el Instituto de Cultura Puertorriqueña y la Oficina Estatal de Conservación Histórica.

El inventario se realizó en aproximadamente un mes con voluntarios, profesionales y estudiantes de arquitectura. Puerto Rico cuenta con 12 zonas históricas y 249 sitios históricos, lo que hizo complejo el proyecto. Para crear este Mapa de Historia se visitaron en tres semanas las zonas y sitios históricos reportados a nivel estatal y federal: un total de 4,882 estructuras en 34 municipios.

Los hallazgos arrojaron que el área que quedó al sur del ojo del huracán fue la que sufrió mayores daños. Los daños contabilizados resumen que 22 estructuras en zonas históricas colapsaron, 114 perdieron el techo y/o paredes totalmente, 153 estructuras perdieron parciamente el techo y/o paredes y 72 estructuras sufrieron daños menores. Sin embargo, cabe resaltar que solo el 10% de las estructuras evaluadas sufrió daños, lo que subraya la calidad de las técnicas constructivas de antaño.

De los municipios visitados, las zonas históricas de Arroyo, Coamo, Guayama, Ponce y el Poblado Aguirre en Salinas fueron las más afectadas. En estas zonas históricas abundan las estructuras construidas previo al siglo XX en madera con techos de cinc, que sufrieron el mayor daño, y en mampostería. En Guayama se reportaron 122 edificaciones con daños mayores y 14 edificaciones colapsadas, mientras que en Arroyo una edificación sufrió daño menor, 14 experimentaron daños mayores y ​​tres colapsaron.

La recuperación de propiedades históricas en Puerto Rico después de los huracanes ha sido lenta, amenazada por desafíos tales como la falta de materiales de construcción, de recursos financieros y de mano de obra diestra en los oficios de la preservación. Con otra temporada de huracanes ya aquí, las propiedades históricas afectadas necesitan atención y acción urgente.

“Las estructuras históricas son la memoria de nuestras comunidades y encierran valiosas enseñanzas. El hecho de que la mayoría sobreviviera el embate del huracán más fuerte en 80 años es de por sí una gran lección sobre resiliencia, buenas técnicas de construcción y soluciones sostenibles para las condiciones del trópico”, expresó Fernando Lloveras San Miguel, presidente de Para la Naturaleza.

“Salvaguardar nuestros lugares históricos nos presenta grandes oportunidades para revitalizar nuestros centros tradicionales, impulsar la recuperación económica con espacios comerciales y vivienda asequible, y rescatar la calidad de vida en comunidad que por siglos definió lo que es ser puertorriqueño. Necesitamos tomar acción para reparar y restaurar las estructuras históricas que fueron afectadas por el huracán María: es una inversión en nuestro futuro”, concluyó Lloveras San Miguel.

La Organización Para la Naturaleza y el National Trust for Historic Preservation solicitan ayuda urgente al público para tomar acción a favor de la preservación del patrimonio histórico. Hay muchas formas de ayudar.

Loading...
Revisa el siguiente artículo