Señalan fallas en chárter que elogió Gobierno

La entidad que el gobernador describió como excelente modelo de escuela chárter en Pensilvania recibe duras críticas del auditor general

Por Lyanne Meléndez

Un informe de la Oficina del Auditor General de Pensilvania reveló serios señalamientos como déficit de operación, presupuestos excesivos y falta de supervisión a la entidad Aspira Inc, que administra cinco escuelas chárteres en ese estado, elogiada recientemente por el gobernador Ricardo Rosselló Nevares como un excelente modelo de chárter.

De acuerdo con el informe con fecha del 21 de mayo y firmado por el auditor general Eugene DePasquale, se establecen ocho hallazgos que, según el funcionario, “ilustra la necesidad desesperada de cambiar la ley de escuelas chárteres de Pensilvania”.

El documento, de 105 páginas, investiga las operaciones de Aspira Inc. la cual Rosselló Nevares, en febrero pasado,  describió en sus redes sociales como “un excelente modelo de charter school”, en medio de la campaña por la reforma educativa de Puerto Rico. “El lograr que los estudiantes de Educación Especial puedan desarrollarse con éxito en un ambiente seguro y comunitario”, dijo el mandatario en una publicación de Twitter dedicada a esa organización.

El auditor general describe en su informe de Aspira Inc, que administra las escuelas Antonia Pantoja, Aspira Bilingual Cyber, Eugenio María de Hostos, John B. Stetson y Olney, que las Juntas de escuelas no cumplieron su deber en supervisar las escuelas chárteres permitiendo que Aspira administrara los fondos sin una rendición de cuentas suficiente.

“En el caso de Aspira Inc., el control total de las finanzas y la falta de responsabilidad se pueden describir mejor como el zorro que vigila el gallinero” – Eugene DePasquale, auditor general

Entre los hallazgos también encontraron “ingresos reducidos, déficits de operación persistente, flujo de fondos deficiente y presupuestos excesivos que provocaron que el saldo del fondo general combinado de las escuelas autónomas se desplomara de $7.7 millones en 2014 a $419 mil en 2016”. Asimismo, se detalla que había una estructura organizacional deficiente, acuerdos de gestión débiles, poca documentación para respaldar los cargos a las escuelas, mientras, las juntas directivas de esas escuelas chárteres proporcionaron una supervisión “débil o inexistente” de los contratos. Se señala que no solicitaron ofertas y no aprobaban o supervisaban adecuadamente los presupuestos de sus escuelas.

Por otro lado, se destapó que Pantoja Charter School pagó una suma de $210 mil a un exadministrador en un pago que no fue propiamente autorizado por la Junta de escuelas, no forma parte de un contrato de empleo, y “pudo haber sido parte de una demanda que involucra al gerente general de Aspira Inc.”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo