Comunidad sorda en la isla denuncia discrimen de FEMA

Criticaron que se le haya cancelado un importante servicio en los centros de servicio

Por Inter News Service

La corporación sin fines de lucro Movimiento Autónomo de Sordos, Inc (MAS) denunció “el abierto discrimen y falta de acceso a información” por parte de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés), que abruptamente canceló el servicio de intérpretes de lenguaje de señas en sus centros de servicios.

MAS, que busca apoderar a la comunidad sorda en su reclamo de igualdad de acceso en los distintos sectores de la sociedad puertorriqueña, realizó una conferencia de prensa con un nutrido grupo de sordos y líderes de la comunidad que pertenecen a MAS encabezado por la tesorera, María del Carmen Cruz, la subtesorera, Josefina Belaval, y el representante de la región Suroeste, José Vélez.

“Tienen que respetar nuestra cultura, que es propia. Es la cultura de los sordos puertorriqueños y nosotros tenemos nuestro propio idioma que no es estándar. El lenguaje de señas no es un idioma universal. Cada país y cada región tiene su lenguaje y eso se tiene que respetar”, dijo Cruz.

FEMA canceló el viernes los contratos con los intérpretes de lenguaje de señas y quiere obligar a que los sordos -cuyo número asciende a unas 200 mil personas en la isla- que lleguen a los centros de servicios utilicen una tableta o iPad conectada a un sistema en vídeo (conocido como VRI) en donde pueden comunicarse con intérpretes en los Estados Unidos.

“El problema con eso es que la inmensa mayoría de los sordos en Puerto Rico no entienden el lenguaje de señas en inglés ni el American Sign Language (ASL). De hecho, en la isla hay comunidades enteras con familias de sordos en campos aislados, en sitios como Orocovis, Comerío, Moca y otros pueblos en donde ni siquiera entienden lenguaje de señas puertorriqueño”, apuntó MAS.

Josefina Belaval señaló que “en FEMA usan el lenguaje de señas americano y el inglés de los Estados Unidos, pero el lenguaje de señas de Puerto Rico es diferente. La comunidad sorda tampoco usa el VRI en Puerto Rico. Somos boricuas, yo soy puertorriqueña y mi idioma es el lenguaje de señas puertorriqueño. Aquí no usamos el ASL”.

Vélez, por su parte, recordó que hay varias leyes federales que exigen respeto en el servicio a las comunidades de diversidad funcional. Entre estas leyes mencionó la Federal Rehabilitation Act, que determina que ningún ente federal -como FEMA- puede discriminar contra personas discapacitadas.

Además, existe la ley federal American with Dissabilities Act (ADA), que prohíbe el discrimen en dependencias del gobierno y exige intérpretes de señas cuando estos sean necesarios.

“Les recomiendo que tengan intérpretes que sean diferentes y que sepan desde señas básicas hasta el lenguaje más complejo, y que tengan diferentes registros para nosotros. Necesitamos intérpretes locales que entienden la lingüística del lenguaje de señas puertorriqueño, que es un idioma único, pero también necesitamos intérpretes que sepan señas caseras para los sordos que no saben leer ni escribir ni hablar en lenguaje de señas”, dijo Vélez.

Loading...
Revisa el siguiente artículo