Congresistas no favorecen proyecto que contenía enmienda que prohibiría las peleas de gallos

[Actualización] Aunque en principio la Cámara baja aprobó la enmienda, el proyecto final que hubiera establecido la Ley de Agricultura y Nutrición de 2018 no obtuvo el apoyo de los congresistas

Por David Cordero Mercado

Aunque la Cámara de Representantes federal había aprobado hoy una enmienda que prohibiría las peleas de gallos en Puerto Rico, el Proyecto que contenía la medida fue colgado por los congresistas.

La enmienda número 28 formada parte de la Ley de Agricultura y Nutrición de 2018, presentada por el congresista Peter Roskam, del Sexto Distrito Congresional de Illinois. La medida obtuvo 359 votos a favor y 51 en contra.

"Prohibir abruptamente las peleas de gallos transformaría una industria altamente regulada en una industria subterránea, trayendo las peleas a nuestras calles donde no podríamos garantizar el control y los altos estándares de regulación que se tienen actualmente", había argumentado la comisionada residente, Jennifer González, ante los congresistas de la Cámara baja.

De acuerdo a González, la enmienda buscaba establecer más regulación federal sobre las actividades en los territorios. Sin embargo, ella argumentó que en Puerto Rico, las peleas de gallos ya son una industria de juegos altamente regulada.

"Originalmente regulada en 1933, la industria está cubierta por la Ley local 98 de 2007, que creó la Oficina de Asuntos de Peleas de Gallos bajo el Departamento de Deportes y Recreación de Puerto Rico, que emitió el Reglamento No. 7424", explicó.

Según las últimas estadísticas de la Oficina de Asuntos de Peleas de Gallos de Puerto Rico, esta industria representa aproximadamente 27 mil empleos directos e indirectos y un impacto de $18 millones en actividad económica.

"Estas cifras pueden parecer insignificantes dentro del contexto del continente, pero en una economía deprimida como la de Puerto Rico, $ 18 millones es una cantidad significativa. La prohibición propuesta de las peleas de gallos en los territorios angustiaría aún más a la economía de Puerto Rico al no solo reducir la actividad económica y el empleo, sino también los ingresos que el gobierno obtiene de las licencias y las multas", argumentó la comisionada, quien además señaló el hecho de que la enmienda fuera llevada a votación sin haberse celebrado vistas públicas.

A pesar de que no la Ley no fue aprobada, no todos en la Isla están en contra de que se prohíba las peleas de gallos. El sector en contra ha manifestado su preocupación y han denunciado que consideran "maltrato" exponer a estos animales a peleas en las que resultan gravemente heridos o muertos.

“Eso de decir que son parte de nuestra cultura, que forman parte de nuestra existencia y que nos define como pueblo no es correcto. Son muchísimos los países que también afirman que las peleas de gallos son autóctonas de allá. Y comoquiera, decir que es algo que se lleva haciendo por muchísimos años no significa que el paso del tiempo lo legitima. No hay que ser científico para reconocer que en estas peleas los animales se hacen daño y sufren”, le dijo a Metro la presidenta de la Comisión Especial Sobre los Derechos de los Animales del Colegio de Abogados de Puerto Rico, la licenciada Shakira Santiago Rodríguez.

Para la letrada resulta problemático que la sociedad puertorriqueña continúa "siendo indiferente a lo verdaderamente importante en este debate: la vida de los gallos". Igualmente, subrayó que a pesar de la existencia de la Comisión de Gallos, bajo las estructuras del Departamento de Recreación y Deportes, no existen datos que expongan con claridad la cantidad de animales que mueren peleando cada año.

“Sí se documenta información general sobre los gallos, pero en esos informes no se detalla formalmente si muere un gallo, cómo murió, etcétera. O sea, estas pelas se hacen con descontrol y con una total ausencia de sensibilidad. Y hay que tener presente que en Puerto Rico, como en otras partes del mundo, los animales son considerados como propiedad. En la medida que el ser humano siga viendo a los animales como cosas y que los piensen como un medio para lucrarse, pues se deja a un lado el hecho de que también son seres sensibles que más allá de las diferencias, también sufren”, manifestó Santiago Rodríguez.

José Encarnación Martínez colaboró en esta historia. 

Loading...
Revisa el siguiente artículo