Sin identificar oficial que agredió a periodista de Metro

Los hechos ocurrieron el pasado Primero de Mayo en Río Piedras

Por Lyanne Meléndez García

El secretario del Departamento de  Seguridad Pública (DSP), Héctor Pesquera, dijo desconocer quién fue el oficial que agredió por la espalda a un periodista de Metro durante las manifestaciones del 1.o de mayo.

Pesquera manifestó que la identificación del agente que agredió a un periodista de Metro es parte de una investigación que cursa la Policía, por lo que indicó que, al momento, desconoce quién es el implicado.

Tras el incidente, este medio presentó un recurso legal en busca de una orden a la Policía para que garantice el derecho constitucional a la libertad de prensa. Aunque ayer se iniciaría una diálogo, este se detuvo luego de que el Apelativo lo paralizara para determinar sobre la comparecencia de Pesquera al caso. En cuanto al proceso de diálogo, el secretario del DSP planteó que “el Apelativo lo detuvo, pero entiendo que, oportunamente, se va a volver a hacer”. Sobre si debe existir un protocolo sobre cómo debe ser la relación entre los oficiales de la Policía y los periodistas, Pesquera reaccionó: “No creo que sea detrimente, ¿por qué no?”.

“Lo que sí puedo anticipar de antemano es que no existe una actividad de la Policía para causarle daños a ningún periodista; eso no existe. Si dentro del evento, por la naturaleza del evento, en la situación del momento y donde está el periodista ocurre eso, no es a propósito bajo ninguna circunstancia, pero son gajes del oficio de cada periodista”, dijo Pesquera al señalar que tampoco sería conveniente hacer un protocolo que delimite espacio a la prensa porque “la presa debería estar donde quisiera”.

Sin embargo, al increparle sobre el hecho de que el periodista fue golpeado por la espalda, Pesquera sostuvo que no podía entrar en detalles por la investigación.

Ante el planteamiento de aclarar en el protocolo de la Policía que a una persona no se le debería golpear por la espalda, el secretario del DSP reaccionó: “Esto no tiene un sí o un no. Si yo estoy de frente a ti ahora mismo y te agredo, y me viro para irme, yo no sé las circunstancias que van a obedecer. Esto no se puede coger en un vacío. Lo que si puedo decir es que, como protocolo, no se le debe dar por la espalda absolutamente. Esa es la contestación: no, eso no debería ocurrir”. 

Loading...
Revisa el siguiente artículo