Se repiten las confrontaciones

La conmemoración del Día Internacional de los Trabajadores culminó en una confrontación entre grupos de manifestantes y la Policía de Puerto Rico

Por Ronald Ávila

Déjà vu. Ese es el término que mejor describe la jornada de protestas suscitadas ayer en Hato Rey, en conmemoración del Día Internacional de los Trabajadores, que —al igual que el año pasado— culminó en enfrentamientos entre uniformados y manifestantes.

Una nube de humo dominó el lugar. Cientos de personas, incluyendo niños, ancianos y también policías, corrían despavoridos tratando de escapar de los efectos del gas lacrimógeno lanzado por la Policía para dispersar a la masa que protestaba. Algunos cayeron, fueron golpeados en el “corre y corre”. Hubo gritos, llanto y temor.

La avenida Ponce de León había sido bloqueada por la Policía antes de comenzar la actividad. Y, precisamente, la confrontación sucedió cuando el colectivo Jornada Se Acabaron Las Promesas —quienes partieron desde Departamento del Trabajo— intentaron protestar en la vía obstruida, por considerar que era su derecho a la libre expresión, según vociferaban sus representantes a través de megáfonos.

La Policía, en aras de evitar la confrontación, se comprometió con los asistentes a abandonar el lugar, siempre y cuando no lanzaran objetos, pero aun cuando pasaron varios minutos sin incidentes, no hubo una retirada. Parte de los ciudadanos decidieron continuar caminando hacia el cordón humano realizado por la Uniformada, lo que culminó en la liberación de gases lacrimógenos a eso de las 1:30 p. m.

Puntos de salida de los diferentes grupos

• Procuradora de la Mujer|Grupos Feministas

• Departamento del Trabajo|Jornada Se Acabaron Las Promesas

• UPR |Estudiantes

• Placita Roosevelt|Partidos Políticos

• Departamento de Educación |Magisterio

• Hiram Bithorn|Sindicatos

“Dejaron de lanzar, pero empezaron una confrontación física”, soltó a la prensa el teniente Omar Santos, quien estuvo a cargo del contingente de agentes que liberó los químicos. 

“Ellos tenían que retroceder, porque estaban demasiado muy cerca de nosotros. Si le doy la espalda tengo mucho equipo, me cuesta la seguridad. ¿Qué garantías me dan ellos de que no se abalancen detrás de mí?”, justificó.

No obstante, Ángel Figueroa Jaramillo, presidente de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego, dijo a Metro que la Policía intentó imponer una ruta a los grupos que partieron hacia la Milla de Oro, que no fue acordada.

“No hubo un acuerdo de ninguna de las rutas. Cada sector estableció su ruta. Fue la Policía la quiso establecer una ruta impuesta. Eso nos incluye a nosotros”, denunció.

Por su parte, Henry Escalera, comisionado interino de la Policía, aceptó que los agentes delimitaron las vías de protesta como parte del plan de seguridad. “Los manifestantes tenían una ruta establecida: era hasta la tarima, el plan de trabajo se confeccionó y todo estaba corriendo y respetando los derechos”.

“Comenzaron a lanzar los objetos, lanzan los objetos y tomamos la decisión de ceder para que pasen y, a mitad de tramo, comenzaron a hacer daño. Si tenemos que bloquear 10 entradas, 14, 20 entradas lo vamos a hacer para garantizar la protección de la propiedad”, explicó.

Los eventos de violencia, luego de que la Policía disolvió las protestas en la Milla de Oro, se trasladaron a la zona de Río Piedras, donde fueron arrestados varios manifestantes en un área residencial.

Loading...
Revisa el siguiente artículo