"El problema de orina de Trump": Revelan impactantes secretos y el presidente estalla

¡Fue un gran honor despedir a James Comey! fue uno de los descargos del mandatario junto con tratarlo de "mentiroso", "baboso" y "filtrador"

Por Francisca Herrera

El ex director del FBI James Comey arremete contra el presidente Donald Trump en su nuevo libro, donde describe el polémico problema de orina de Trump, junto con describirlo como poco ético y de manos pequeñas.

En las memorias, tituladas "A Higher Loyalty", Comey revela una conversación con el mandatario de enero donde este le pide que considere investigar una escabrosa afirmación que involucra al presidente y a prostitutas rusas orinando en una cama en un hotel en Moscú.

Comey James Comey / AP

Semanas después de una reunión entre Rusia y el comando del actual presidente en la Trump Tower, el espía británico Christopher Steele publicó un dossier en el que afirma que en 2013 el magnate hizo que prostitutas orinaran en el mismo hotel de Moscú donde se alojaron el en ese entonces presidente Barack Obama y la primera dama Michelle "como una forma de ensuciar la cama".

"Trump negó enérgicamente las acusaciones, preguntando-retóricamente, supuse-si parecía ser un tipo que necesitaba el servicio de prostitutas", narra Comey, según The Washington Post.

En una nueva ocasión, el mandatario volvió a hablar del episodio de las "lluvias doradas" con el ex director de FBI enfatizando en que era mentira por que él no pasó la noche entera en la habitación del hotel y que debido a que le tenía fobia a los gérmenes no podía ser verdad.

El presidente volvió a solicitar su intervención porque era un tema que estaba afectando mucho a su esposa Melania y que le molestaba que hubiese "un uno por ciento de posibilidades" que la primera dama pensara que era cierto.

"¿Por qué su esposa pensaría que había alguna posibilidad, incluso pequeña, de que hubiera estado con prostitutas orinando en una habitación de hotel en Moscú?", escribe Comey.

Retrato al mandatario

Además, Comey retrata a Trump como una figura parecida a un jefe de la mafia que trata de borrar las fronteras entre la aplicación de la ley y la política, y lo describe como un tipo más bajito de lo que esperaba con una corbata "demasiado larga" y "con medias lunas de un blanco brillante" bajo sus ojos que él insinúa se deben a las gafas para bronceado.

También indica que trató deliberadamente medir la mano del presidente, y dijo que era "más pequeña que la mía, pero no parecía inusualmente chica".

Trump explota

Obviamente ante tan impactantes testimonios el ex mandatario no se quedaría indiferente. El viernes por la mañana Trump se dirigió a su cuenta de Twitter para tratar de "débil", "baboso", "mentiroso" y "filtrador" a Comey.

"Prácticamente todo el mundo en Washington pensó que debía ser despedido por el terrible trabajo que hizo-hasta que fue, de hecho, despedido. Filtró información clasificada, por la cual debería ser procesado. Mintió ante el Congreso bajo juramento. Él es un débil", escribió.

Además indicó que su manejo del corrupto caso Hillary Clinton, y los acontecimientos que lo rodean, serán uno de los peores "trabajos fallidos" de la historia. ¡Fue un gran honor despedir a James Comey!"

Trump despidió a Comey en mayo de 2017, desatando una lucha en el Departamento de Justicia que llevó al nombramiento de Robert Mueller como fiscal especial que supervisa la investigación sobre la presunta interferencia rusa. La pesquisa de Mueller se ha expandido hasta incluir si Trump obstruyó la justicia al despedir a Comey, una idea que el presidente rechaza.

Loading...
Revisa el siguiente artículo