Rosselló deja sin efecto la reforma laboral y se opone a las recomendaciones de la JCF

"La junta pretende dictar la política pública del gobierno, y eso, además de ser ilegal, es inaceptable"

Por Metro Puerto Rico

Tras la Junta de Control Fiscal (JCF) notificar hoy que los planes fiscales del gobierno central continúan en violación y no puede ser certificado, el gobernador Ricardo Rosselló Nevares dejó sin efecto la propuesta de la reforma laboral.

El anuncio se dio en un mensaje televisado, como respuesta a la decisión del ente federal de no certificar los planes del gobierno central, la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA).

De acuerdo con Rosselló Nevares, la JCF pretende inmiscuirse en las decisiones de política pública de su gobierno para viabilizar los ahorros fiscales.

"La junta pretende dictar la política pública del gobierno, y eso, además de ser ilegal, es inaceptable. A esos fines, les informo que dejo sin efecto la propuesta Reforma Laboral, que incluye el recorte a días por vacaciones y enfermedad y la eliminación del Bono de Navidad", expresó.

De hecho, ese era uno de los punto en el que el ente federal impuesto por el Congreso de Estados Unidos y la administración de Rosselló Nevares estaban de acuerdo.

Sin embargo, el Nuevo Modelo Contributivo y el Código de Incentivos continuarán en la agenda del Ejecutivo.

Según el gobernador, la JCF "ha remitido una comunicación proponiendo unas medidas que tendrían el efecto de aumentar las condiciones de pobreza en Puerto Rico".

"Aunque la junta avaló nuestras iniciativas para transformar los sistemas de educación y salud, no puedo permitir que la junta se adjudique poderes que no tiene y, mucho menos, cuando pretenden utilizarlos para imponer medidas que afectan negativamente la calidad de vida de nuestro Pueblo", expuso.

Y es que el gobernador aseguró que el ente que controla las finanzas del país propuso recomendaciones a la reforma laboral "basada en parámetros muy distintos a los que estuvimos conjuntamente considerando durante los pasados meses y que presenté en días recientes".

Cabe resaltar que, en días recientes, Rosselló Nevares desmintió que las reducciones de derechos laborales que presentó hubiesen sido producto de conversaciones con el ente federal.

"Las condiciones que la junta pretende imponer harían prácticamente imposible los aumentos al salario mínimo federal; eliminarían el Bono de Navidad a los empleados públicos, afectarían aún más las licencias por vacaciones y enfermedad; y no contienen programas para la capacitación de nuestra fuerza laboral. La base de nuestra propuesta era el aumento de sueldo a nuestros trabajadores y la creación de oportunidades de capacitación. Con esos elementos imposibilitados, la propuesta no es viable", continuó Rosselló Nevares en su mensaje.

En tres misivas, la JCF le informó al gobierno que, entre otras cosas, la AEE deberá repagar en dos años el préstamo de $300 millones que le otorgó el gobierno central y que deberá replantearse las ayudas federales que recibirá el país tras el impacto de los huracanes Irma y María.

Además, en una de las cartas, el ente federal pidió una reducción de un 10% a las pensiones y la congelación de los beneficios otorgados a la judicatura y los maestros.

"Les informo que aunque la junta certifique en el Plan Fiscal una reducción de un 10% a las pensiones, esa injusta y abusiva medida tendrá mi tenaz oposición", remató.

Otro de los punto en disputa entre ambos bandos recae en dónde el gobierno debe recortar para lograr los ahorros fiscales.

"Nosotros proponemos recortes en gastos ascendentes a 1,450 millones de dólares y la junta quiere elevar esa cifra a $1,580 millones. Nuevamente pretenden dictar la política pública, reduciendo beneficios en salud, golpeando a los empleados públicos y a la economía de la Isla", argumentó el gobernador.

Rosselló Nevares resaltó como una contradicción de las peticiones federales que, "mientras la junta pretende imponer recortes en gastos al gobierno, que van más allá de lo prudente y necesario, solicitan que se aumente para ellos el presupuesto de la Junta de Supervisión Fiscal".

El gobernador finalizó diciendo que todo aquel que se oponga a sus propuestas de cambios "no están con Puerto Rico".

"Estoy aquí para transformar a Puerto Rico y nada detendrá mi compromiso de mejorar tu calidad de vida".

Lea el mensaje íntegro aquí:

Hermanas y hermanos puertorriqueños:

Me dirijo a ustedes durante la Semana Santa, periodo de reflexión espiritual para nuestro Pueblo. Este año, con más pasión, debemos agradecerle a Dios por nuestras vidas.

Lamento tener que interrumpir la Semana Santa para comunicarles nuestra posición respecto a la propuesta que hoy —en plena Semana Mayor— hemos recibido de parte de la Junta de Supervisión Fiscal.

Como parte del proceso de evaluación del plan fiscal sometido por nuestro Gobierno, la Junta nos ha remitido una comunicación proponiendo unas medidas que tendrían el efecto de aumentar las condiciones de pobreza en Puerto Rico.

Aunque la Junta avaló nuestras iniciativas para transformar los sistemas de educación y salud, no puedo permitir que la Junta se adjudique poderes que NO tiene y, mucho menos, cuando pretenden utilizarlos para imponer medidas que afectan negativamente la calidad de vida de nuestro Pueblo.

La Junta propone una reforma laboral basada en parámetros muy distintos a los que estuvimos conjuntamente considerando durante los pasados meses y que presenté en días recientes.

Las condiciones que la Junta pretende imponer harían prácticamente imposible los aumentos al salario mínimo federal; eliminarían el Bono de Navidad a los empleados públicos, afectarían aún más las licencias por vacaciones y enfermedad; y no contienen programas para la capacitación de nuestra fuerza laboral. La base de nuestra propuesta era el aumento de sueldo a nuestros trabajadores y la creación de oportunidades de capacitación. Con esos elementos imposibilitados, la propuesta no es viable.

La Junta pretende dictar la política pública del gobierno, y eso, además de ser ilegal es inaceptable. A esos fines, les informo que dejo sin efecto la propuesta Reforma Laboral, que incluye el recorte a días por vacaciones y enfermedad y la eliminación del Bono de Navidad.

No obstante, el Nuevo Modelo Contributivo y el Código de Incentivos, medidas que beneficiarán a la mayoría del Pueblo e impulsan el desarrollo económico, continúan en nuestra agenda de cambio y transformación para Puerto Rico.

Otro aspecto donde hay diferencias entre nuestra Administración y la Junta, es en su intromisión para dictar dónde se recorta en el gobierno. Nosotros proponemos recortes en gastos ascendentes a 1,450 millones de dólares y la Junta quiere elevar esa cifra a 1,580 millones. Nuevamente pretenden dictar la política pública, reduciendo beneficios en salud, golpeando a los empleados públicos y a la economía de la Isla.

La Ley PROMESA establece en su Sección 205 que la Junta puede hacer recomendaciones de política pública, pero NO establecerla. Eso es función del Gobierno electo por el Pueblo de Puerto Rico.

Les informo que aunque la Junta certifique en el Plan Fiscal una reducción de un 10% a las pensiones, esa injusta y abusiva medida tendrá mi tenaz oposición.

Resulta en una gran contradicción, que mientras la Junta pretende imponer recortes en gastos al gobierno, que van más allá de lo prudente y necesario, solicitan que se aumente para ellos el presupuesto de la Junta de Supervisión Fiscal.

Hay otros asuntos donde existen diferencias con la Junta que estaremos respondiendo formalmente en los próximos días. Mientras tanto, le comunico al Pueblo que nuestro compromiso con el cambio y la transformación de Puerto Rico tiene más fuerza que nunca.

Aquellos que se resistan al cambio que facilite la reconstrucción de un mejor Puerto Rico, más justo, seguro y progresista, no detendrán el trabajo que estamos realizando para mejorar tu calidad de vida.

Los que se oponen a la creación de nuevas escuelas, en un mejor sistema educativo, no están con Puerto Rico.

Los que se oponen a que se transforme el sistema de energía eléctrica en uno moderno, eficiente, a un menor costo y centrado en el consumidor, no están con Puerto Rico.

Evitar los cambios necesarios para el desarrollo de nuestro Pueblo es precisamente lo que nos ha llevado a la peor crisis de la historia. Yo no asumí la gobernación para hacer más de lo mismo. Estoy aquí para transformar a Puerto Rico y nada detendrá mi compromiso de mejorar tu calidad de vida.

Que Dios bendiga a nuestra Isla.

Buenas noches.

Loading...
Revisa el siguiente artículo