Nikolas Cruz enfrenta 34 acusaciones criminales por Masacre de San Valentín

Sus abogados han mostrado interés en que se declare culpable a cambio de librarse de la pena de muerte

Por Saray Velásquez

Nikolas Cruz, el autor confeso de la masacre del 14 de febrero en una escuela secundaria  de Parkland, al sur de Florida enfrenta 34 cargos y podría ser condenado a muerte si es declarado culpable.

El joven de 19 años fue acusado el  miércoles por un Gran Jurado de 17 cargos de asesinato en primer grado y de otros 17 por intento de asesinato.

Los fallecidos son 14 estudiantes y tres profesores del liceo Stoneman Douglas, donde Cruz estudió y fue expulsado por razones disciplinarias.

Cruz fue detenido inmediatamente después del tiroteo y sólo ha sido visto públicamente una vez desde la masacre, cuando al día siguiente apareció brevemente en la corte.

Según "The Washingon Post", tras ser arrestado ha permanecido aislado en gran medida y “no se le permite interactuar con otros presos por su seguridad".

Sólo ha estado en contacto con sus abogados y con  miembros del personal penitenciario que lo supervisan.

Sus abogados han mostrado interés en que se declare culpable a cambio de librarse de la pena de muerte. Sin embargo, la Fiscalía, que designó el miércoles a Michael J. Satz para llevar el caso, no se ha pronunciado sobre la posibilidad de desestimar la pena capital.

Antes de decidir sobre la acusación formal, el Gran Jurado del condado Broward entrevistó a varios testigos y personas allegadas a Cruz, entre ellos James y Kimberly Snead, quienes le acogieron en su casa cuando la madre del joven murió en noviembre pasado.

El lunes de esta semana la fiscalía empezó a presentar evidencia en contra de Cruz en una sesión celebrada a puerta cerrada.

Entre ellos estuvo también la conductora del Uber que el 14 de febrero trasladó a Cruz hasta la escuela, a la que llegó con un bolso de lona negro y una mochila donde cargaba el arma homicida y varios cargadores.

El caso avivó un debate nacional sobre control de armas y protestas en todo el país. Además, ha generado un retiro sin precedentes de apoyo a la Asociación Nacional del Rifle (NRA) por parte de varias empresas, entre ellas MetLife, Delta Airlines, United y Hertz

Así mismo, un evento benéfico a beneficio de NRA fue cancelado en Brooklyn por presión de la comunidad.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo