Presidente de la Reserva Federal recalca importancia de un plan fiscal creíble

El funcionario lleva desde ayer de visita en la Isla y se ha reunido con diversos funcionarios

Por Miladys Soto

El presidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, William C. Dudley, resaltó la importancia de un plan fiscal creíble, a la vez que enfatizó la importancia de resolver el problema del sistema energético del país.

“Un plan fiscal fuerte y sostenible, un plan que sea creíble, no un plan basado en suposiciones económicas optimistas", sentenció el funcionario federal a preguntas de los asistentes en un evento realizado en el Hotel La Concha en Condado. De igual forma, recordó la importancia de que el Gobierno no se sienta seducido por los fondos federales que impulsarán temporalmente la economía tras el desastre.

Dudley agregó que estará en la Isla hasta mañana, y que se reunirá con diversos sectores, a fin de conocer los retos de la recuperación de Puerto Rico tras el paso de los ciclones y ver qué se ha hecho hasta el momento. Asimismo, indicó que los desastres naturales afectaron más la situación fiscal de la Isla, pero que también trajeron la oportunidad de recibir fondos externos. “También la oportunidad de repensar qué cosas se han hecho en la Isla”, agregó.

Sobre el sistema energético, declaró que los huracanes también suponen una oportunidad de repensar cómo funciona el sistema de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). “La pérdida de energía es realmente una sin precedentes en la historia económica de Estados Unidos”, sentenció sobre el apagón eléctrico que aún mantiene a un 12% de la población a oscuras.

Las expresiones del funcionario federal se dieron durante la presentación del estudio “Irma and María aftermath”, que ofreció el economista Jason Bram, del Banco de la Reserva Federal. El estudio fue organizado por la Cámara de Comercio de Puerto Rico.

Comparación con Katrina

El estudio, presentado por Bram, consistió en una comparación de la situación de la Isla tras los huracanes en comparación con otras jurisdicciones estadounidenses que han pasado por situaciones similares.

El análisis resumió la situación fiscal de Puerto Rico antes de los huracanes, que ya enfrentaba una quiebra bajo el Título III de PROMESA y recalcó la migración que se intensificó tras el paso de María. El economista mencionó que la pérdida de empleos en la Isla no fue tan dramática como la que se registró en Nueva Orleans tras el paso de Katrina y en las Islas Vírgenes Estadounidenses después del huracán Hugo. La pérdida de empleo en Puerto Rico fue estimada en un -4% y en las Islas Vírgenes de un -8% en comparación con Nueva Orleans, que tuvo -28.

Sobre la migración, Bram dijo que el flujo neto fue de 160,000 personas, que no se sabe si regresarán a la Isla. Este indicó que algunos factores similares tras el registro de un desastre son la paralización de la actividad económica, que se disipan en uno o dos meses, impulso subsecuente de la economía, pagos de seguros y ayuda federal, entre otros. “Aún así, este desastre tiene características únicas que complican las comparaciones con otros desastres naturales”, precisó en su presentación. Entre los factores de diferenciación mencionó la tardanza en restablecer el sistema eléctrico y la maltrecha situación fiscal de Puerto Rico antes del huracán.

“A pesar de la devastación generalizada, la economía de Puerto Rico ha mostrado algunos signos de resiliencia”, indicó el funcionario.

Finalmente, el presidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York expuso que entre las oportunidades económicas de la Isla están ser una jurisdicción de Estados Unidos de habla hispana, el turismo y los costos de salud, que son más bajos que en los estados. “De cara al futuro, la recuperación se verá afectada por el grado de emigración, ayuda externa, reformas fiscales y de otro tipo”, opinó.

Loading...
Revisa el siguiente artículo