Reclamo contra reforma educativa de Puerto Rico llega a la capital federal

Senadores demócratas se unieron a las voces que levantan bandera por las repercusiones de la reforma educativa en medio de la celebración de foro por la recuperación de la isla

Por Lyanne Meléndez García

Washington, D. C. – Políticos estadounidenses y puertorriqueños, y líderes educativos, coincidieron en que para impulsar la recuperación de Puerto Rico tras el huracán María es esencial reformar la educación pública.

Sin embargo, también concordaron en que para lograr una reforma educativa efectiva es esencial que se tomen en cuenta a los maestros y padres, lo que señalaron que no ha ocurrido en la isla.

Los senadores Bernie Sanders, Elizabeth Warren y Richard Blumenthal fueron las voces que encabezaron pronunciamientos ayer en Washington D. C. en contra de la reforma educativa que impulsa el Gobierno de Puerto Rico.

Sanders comparó la integración de escuelas chárteres en Puerto Rico tras el huracán como un reflejo de lo que ocurrió con New Orleans tras el huracán Katrina, que llevó a la mayoría de los alumnos a estudiar en escuelas de este tipo. “La privatización de escuelas anunciada en Puerto Rico pone el dinero lejos de las escuelas públicas y los pone en las empresas con fines de lucro para escuelas chárteres, en las que hay poco interés de los niños y comunidades”, expresó el legislador de Vermont.

Por su parte, Warren repudió que se anuncie el cierre de cientos de escuelas públicas mientras se implementan vales educativos para escuelas privadas y escuelas chárteres. “Ahora es el tiempo de que Puerto Rico redoble su inversión en la educación pública. El costo de la educación envía un gran mensaje sobre el futuro de la isla, y esos recortes dicen que la recuperación completa se hace cada vez más difícil”, planteó la senadora de Massachusetts.

Por su parte, Blumenthal, aunque no se expresó directamente sobre la reforma educativa, reconoció que, tras el huracán María, “las escuelas están muy lentas en la reconstrucción y en restaurar los servicios educativos”.

En el foro Puerto Rico: El camino a la recuperación y reconstrucción, coorganizado por la Albert Shanker Institute y la Federación Americana de Maestros (AFT, siglas en inglés), la presidenta de ese sindicato de maestros, Randi Weingarten, sentenció que la propuesta de escuelas chárteres es similar al “fiasco de Whitefish”.

Con ella coincidió la presidenta de la Asociación de Maestros, Aida Díaz, quien, en un panel que abordó específicamente la educación, sostuvo que “Puerto Rico no puede tener otro Whitefish en la educación”. Díaz enumeró algunas repercusiones de la reforma educativa. Ente ellas, destacó la pérdida de garantía de que haya Educación Física en las escuelas a expensas de que haya el presupuesto, la pérdida de derechos de los maestros y que no se aborde el manejo del currículo escolar. Junto a Díaz, estuvo en el panel Betty Rosa, de la Junta de Regentes de Nueva York, quien habló sobre la importancia de las escuelas de la comunidad.

Por su parte, la alcaldesa de Ponce, María Mayita Meléndez Altieri, reclamó que la reforma educativa debe incluir la opinión de los maestros y los padres. Pidió al gobierno que la reforma se construya desde la base, aludiendo a la comunidad escolar.

Llamado a reconstruir Puerto Rico

Los senadores estadounidenses hicieron un amplio llamamiento a las autoridades a hacer una aportación en la recuperación de la isla.

Warren sostuvo: “Tenemos que asegurarnos de que la recuperación de Puerto Rico se mantenga en una visión y los problemas tengan una solución y no solo se pasen por alto”.

De hecho, sostuvo que, entre los tres senadores, junto a otros compañeros, lanzaron un proyecto para otorgar fondos de manera equitativa.

“Déjenme enfatizar algo. Si el plan fiscal de Puerto Rico hará más costosos los pagos a los acreedores mientras hace profundos recortes en el sistema público de enseñanza y otros servicios públicos, esto es algo que vamos a combatir”, aseguró Warren al enfatizar que estarán pendiente de la respuesta de la Junta de Control Fiscal.

Entretanto, Sanders hizo un repaso de la situación de Puerto Rico, donde, a cinco meses del huracán María, aún cientos de familias continúan sin servicios básicos como energía eléctrica.

“Esto no es aceptable y estamos aquí para decirle a la gente en Puerto Rico que ellos no están olvidados y no están solos y nosotros vamos a hacer todo lo que sea posible hacer para reconstruir la isla”, expuso Sanders.

Por su parte, Blumenthal llamó la atención a que los puertorriqueños no son tratados del todo como ciudadanos americanos, lo que se refleja en los servicios de las agencias federales que dieron servicios tras la emergencia del fenómeno atmosférico.

“Puerto Rico tiene que ser tratado equitativamente”, detalló el senador de Connecticut.

Loading...
Revisa el siguiente artículo