Intensa tormenta azota la costa este de EEUU

Por AP

BOSTON (AP) — Una poderosa tormenta azotó el viernes la costa del Atlántico con intensos vientos, nevadas y lluvias, todo lo cual inundó calles, provocó la cancelación de vuelos y paralizó los trenes, además de dejar a 1,6 millones de clientes sin energía eléctrica desde Carolina del Norte hasta Maine. Al menos cinco personas murieron a causa de caídas de ramas o árboles.

La tormenta sumergió autos y volteó camiones, y en las costas de Massachusetts se registraron olas del tamaño de una casa de dos pisos, lo que obligó a escuelas y negocios a cerrar antes. Además causó una fuerte turbulencia para los pasajeros de un avión que aterrizó en el Aeropuerto de Dulles, a las afueras de Washington.

“Prácticamente todos en el avión vomitaron”, escribió el piloto en un reporte al Servicio Nacional de Meteorología.

La costa este fue azotada por ráfagas superiores a los 80 kilómetros por hora (50 millas por hora) y en Cape Cod se registraron vientos de entre 128 y 144 kilómetros por hora (80 y 90 mph). En Ohio y Nueva York cayeron al menos 30 centímetros (un pie) de nieve. En Boston y Rhode Island se preveían entre cinco y 12 centímetros (2 a 5 pulgadas).

La tormenta provocó al menos cinco muertes, incluida la de una mujer de 77 años que fue golpeada por una rama a las afueras de su casa cerca de Baltimore. La caída de árboles también derivó en el fallecimiento de un hombre y de un niño de seis años en distintas partes de Virginia, además del deceso de un niño de 11 años en el estado de Nueva York y de un hombre en Newport, Rhode Island.

Las inundaciones en Quincy, Massachusetts, sumergieron vehículos, y la policía rescató a quienes quedaron atrapados en su interior. Las altas olas azotaron la cercana Scituate, impidiendo el tránsito en sus caminos y convirtiendo los estacionamientos en pequeños estanques. Más de 1.800 personas les avisaron a las autoridades de Scituate que decidieron evacuar, según reportó el periódico The Boston Globe.

El gobernador de Massachusetts, Charlie Baker, activó a 200 miembros de la Guardia Nacional para ayudar a las víctimas.

Las aerolíneas cancelaron más de 2.800 vuelos, la mayoría de ellos en el noreste. Los aeropuertos de LaGuardia y Kennedy en la ciudad de Nueva York estuvieron prácticamente paralizados.

El presidente Donald Trump, quien viajó a Carolina del Norte para el funeral del reverendo Billy Graham, se vio obligado a partir desde Dulles y no de la base Andrews en Maryland, donde se encuentra el hangar del avión presidencial, debido a los fuertes vientos.

Amtrak suspendió su servicio en el corredor noreste, desde Washington a Boston. En Nueva Jersey, un árbol cayó contra el cableado eléctrico, lo que obligó a suspender parte del servicio de pasajeros de New Jersey Transit.

Loading...
Revisa el siguiente artículo