Compañía da paso hacia la prohibición de venta de fusiles automáticos en EE. UU.

La decisión responde al debate sobre portación de armas de fuego que retomado fuerzas en la nación, luego del mortal tiroteo en Florida

Por David Cordero

El debate sobre la portación de armas de fuego en Estados Unidos tomó un nuevo matiz, luego de que hoy la cadena Dick's Sporting Goods y  Field & Stream anunciara que de inmediato dejaría de vender en sus tiendas fusiles automáticos y prohibiría la venta de armas de fuego a menores de 21 años.

"La violencia armada es una epidemia que le quita la vida a demasiadas personas, incluida la esperanza más brillante para el futuro de Estados Unidos: nuestros niños", expresó el CEO de la compañía, Edward Stack, en el portal oficial de la cadena.

La decisión de Stack surge a dos semanas del tiroteo que dejó 17 muertos el 14 de febrero en la secundaria Stoneman Douglas de Prakland, Florida.

"La violencia armada es una epidemia que le quita la vida a demasiadas personas, incluida la esperanza más brillante para el futuro de Estados Unidos: nuestros niños", expresó el CEO de la compañía, Edward Stack.

"Nosotros en DICK'S Sporting Goods estamos profundamente perturbados y tristes por los trágicos eventos en Parkland. Pero los pensamientos y oraciones no son suficientes", indicó el director general de la cadena, quien anunció que en las tiendas tampoco se venderían cargadores de gran capacidad ni herramientas que permitan que las armas semiautomáticas disparen más rápidamente.

"Tenemos un gran respeto y admiración por los estudiantes que se organizan y hacen oír sus voces sobre la violencia con armas de fuego en las escuelas y en otros lugares de nuestro país. Los hemos escuchado La nación los ha escuchado", apuntó.

Pero en el anuncio Slack no solo habló de las nuevas prohibiciones, sino que también reveló que Nickolas Cruz, el autor de la masacre en Parkland, Florida, compró una escopeta en una tienda de Dick's en noviembre del 2017.

"Siguiendo todas las reglas y leyes, vendimos una escopeta al tirador de Parkland en noviembre de 2017. No fue el arma, ni el tipo de arma, que utilizó en el tiroteo. Pero podría haber sido", expresó, al tiempo que criticó los sistemas de vigilancia y rastreo del gobierno federal y dijo que "claramente esto indica en muchos niveles que los sistemas implementados no son efectivos para proteger a nuestros niños y nuestros ciudadanos".

"Imploramos a nuestros funcionarios electos que promulguen una reforma de armas de sentido común", expresó. "Si se promulga una reforma de sentido común e incluso se salva una vida, habrá valido la pena".

Debate entre política y empresas 

Durante las últimas dos semanas, además, diversas compañías estadounidenses han decidido poner fin a sus relaciones con la National Rifle Association (NRA, por sus siglas en inglés), luego del resurgir del debate sobre la portación de armas de fuego. Sin embargo, no todas han decidido responder de manera favorable a las multitudinarias protestas de los pasados días.

La empresa de paquetería FedEx anunció ayer que no cortará sus relaciones con la NRA, contrario a la posición de otras empresas.

“Las posiciones de FedEx Corporation en los asuntos de seguridad y política de armas difieren de las de la NRA. FedEx se opone a que los rifles de asalto estén en manos de civiles”, indicó FedEx, en declaraciones escritas en su portal oficial.

“FedEx es un operador común bajo la ley federal y, por lo tanto, no niega ni rechazará el servicio ni discriminará a ninguna entidad legal, independientemente de sus posiciones políticas o puntos de vista políticos. La NRA es una de las cientos de organizaciones en nuestro programa de comercialización de alianzas / asociaciones cuyos miembros reciben descuentos en el envío de FedEx”, añadió.

El repensar de las compañías  sobre su relación con la NRA  también forma parte del debate nacional que ha retomado fuerzas a raíz del tiroteo que dejó 17 muertos el 14 de febrero en Florida. Desde entonces, miles de personas se han lanzado a la calle en diversas partes de Estados Unidos a protestar y exigir un mayor control de armas, especialmente a los rifles de asalto.

La NRA es uno de los principales defensores del acceso a las armas de fuego y se ha denunciado que la aportación monetaria  que hace la Asociación a congresistas y figuras políticas en los Estados Unidos, como el senador republicano Marco Rubio, es lo que mantiene el freno que se aprueben legislaciones para un mayor control de acceso a las armas.

Según una publicación de la BBC, desde 1968, la NRA creó un Comité de Acción dirigido a apoyar o combatir a los políticos, dependiendo de su posición respecto al control de armas. De hecho, según el Centro para una Política Responsable (CRP, por sus siglas en inglés), durante la pasada campaña presidencial gastó $19.7 millones en oposición a la candidata demócrata, Hillary Clinton, que favorecía un mayor control.

Según reseñó hoy Prensa Asociada, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, urgió hoy al Congreso a actuar para que se aprueben reformas a las leyes relativas a las armas de fuego. Las declaraciones surgieron durante una reunión con legisladores en la Casa Blanca, donde propuso hacer más estrictas las revisiones de antecedentes de los compradores, mejorar la seguridad en las escuelas y aumentar los recursos para la salud mental para impedir que ocurran tiroteos.

“No podemos esperar, andar jugando y conseguir nada”, declaró Trump al inicio del encuentro con 17 legisladores de la Cámara de Representantes y el Senado. “Queremos parar los problemas”.

Trump, sin embargo, ha defendido públicamente a la NRA, que proporcionó unos $30 millones a su campaña presidencial. La mayoría republicana en el Congreso ha mantenido silencio.

Las multitudinarias protestas que se han llevado a cabo en las últimas semanas han logrado, sin embargo, generar un cambio de posición en diversas compañías privadas.

La aerolínea Delta, con sede en Atlanta, hizo lo propio durante el fin de semana, aunque recibió una amenaza por parte del líder republicano del Senado de Georgia, que ha dejado en duda si la aerolínea pondrá fin al contrato, como había anunciado, o si se retractará.

“Delta se está comunicando con la NRA para informarles que pondremos fin a su contrato de tarifas con descuento a través de nuestro programa de viajes grupales. Solicitaremos que la NRA elimine nuestra información de su sitio web”, informó a través de su cuenta oficial de Twitter.

Pero ayer el legislador Casey Cagle, principal candidato a reemplazar al gobernador Nathan Deal, amenazó a través de Twitter con eliminar una exención fiscal de $50 millones en combustible para Delta, si la empresa pone fin su alianza con la NRA.

“Eliminaré cualquier legislación fiscal que beneficie a Delta a menos que la compañía cambie su posición y restablezca por completo su relación con NRA. Las corporaciones no pueden atacar a los conservadores y esperar que no peleemos”, apuntó Cagle.

Otras empresas que han terminado su relación con la Asociación defensora de la portación de armas incluyen a Metlife, Hertz, Avis, Enterprise, Best Western y Wyndham.

 

Vea también: 

Loading...
Revisa el siguiente artículo