“Pa fuera, pa la calle”, le gritan a expulsado representante

Por Inter News Services

Al menos una persona en las gradas le gritó “pa fuera, pa’ la calle” al representante hoy expulsado Ramón Luis Rodríguez Ruiz, quien es objeto de investigación del Departamento de Justicia por violencia doméstica, pero hoy fue enjuiciado políticamente por sus pares de la Cámara de Representante.

Los cuerpos legislativos son los juzgadores de cada uno de sus miembros, con capacidad de amonestarlos y hasta expulsarlos, como ocurrió hoy con Rodríguez Ruiz, involucrado en un oscuro incidente en el que la principal testigo se retractó, pero solo luego de poner su dedo sobre la foto del representante para imputarle la agresión.

Hay en el caso otra serie de irregularidades que mancillan la buena conducta que debe exhibir un representante despueblo, como empleados fantasmas y empresas sin fines de lucro incorporadas por su propia oficina legislativa.

La Cámara expulsó hoy del cuerpo al legislador por recomendación de la Comisión de Ética. La recomendación responde a la querella presentada el 19 de diciembre de 2017 por el presidente Carlos “Johnny” Méndez Núñez, ante alegadas violaciones a normas de conducta del Código de Ética y posible conducta constitutiva de delito.

El presidente de la Comisión de Ética, José Alberto Banchs Alemán, presentó el informe en el que concluye que “el pasado 10 de noviembre, Rodríguez Ruiz agredió con los puños en el rostro a la directora de su oficina legislativa y pareja consensual, Soniel Torres Suárez”, y mediante el cual recomendó la expulsión.

Destacó Banchs Alemán al leer el escrito que “la conducta del representante fue constitutiva de delito de violencia doméstica, en la modalidad de maltrato siendo esto un delito grave”.

En cuanto a las alegadas irregularidades con la creación de organizaciones para recibir donativos legislativos de forma ilegal y la contratación de un empleado del Colegio Católico de Guayama, la Comisión decidió que “aunque son actuaciones que tienen los elementos de la comisión de un delito penal, requerirían mayor investigación para obtener el quantum de prueba requerido”.

El Informe fue aceptado por el pleno cameral de acuerdo con los estatutos de la Constitución para establecer la concurrencia de ¾ partes de los miembros del Cuerpo. A esos efectos, se procedió a la votación por lista con 46 votos a favor de la sanción.

Durante el proceso parlamentario, el representante Banchs Alemán, estipuló la facultad de ese organismo de ejercer la destitución de Rodríguez Ruiz, y los aspectos procesales según el Código y el Reglamento de la Cámara.

Amplió, que al inicio de la vista evidenciaría el 31 de enero Rodríguez Ruiz no compareció a pesar de haber sido debidamente notificado en varias ocasiones y tampoco contestó la querella. Incluso, indicó que los 12 testigos fueron juramentados previo a ser interrogados, entre los cuales figuran la presunta víctima Torres Suárez, el personal del hospital donde esta fue atendida, seis efectivos de la policía y de la División de Violencia Doméstica y personal de la Cámara de Representantes.

El presidente de la Cámara estableció para el récord legislativo que “el representante fue debidamente notificado sobre todo el proceso en su contra, por lo que no procederá ninguna alegación en cuanto a ese aspecto o el trato recibido”.

Mientras, el representante Rodríguez Ruiz, se defendió de las imputaciones.

Este negó enfáticamente que hubiese cometido el acto de violencia doméstica que se le imputa y tildó el proceso de inconstitucional.

“A este servidor se le violaron todos los derechos según el proceso de ley”, dijo al sostener que tanto el proceso seguido como la querella “no siguen las reglas necesarias para validar la expulsión”.

El representante Rafael “Tatito” Hernández Montañez, portavoz de la minoría del PPD, le cuestionó su decisión de no presentarse con un abogado a la vista evidenciaría y enfrentar a los testigos en su contra para defenderse.

“La Comisión ha cumplido con su deber ministerial con un proceso estándar, uniforme, no de doble vara. Lamentamos que el resultado sea este. Nuestra delegación no le dio paso a ninguna querella ilegal. Recibió querellas juramentadas. En ningún momento se utilizó el informe del Oficial Investigador de las vistas. Se presentó una evidencia clara, robusta y contundente. Ninguno de nosotros queremos estar aquí, hubiéramos querido que el compañero hubiese renunciado”, aseveró Hernández Montañez.

Asimismo, el representante Angel Peña Ramírez expresó que “tanto la mayoría parlamentaria como la minoría emitimos de forma unánime y contundente nuestro voto a favor de la expulsión por la prueba sometida. La testigo admitió en vista pública que temía por su vida y la de su familia. No podíamos dejar pasar los hechos aquí. Las pruebas han determinado que la sanción debe ser la expulsión. Le pido un voto a favor de la conciencia”.

Mientras que el representante Luis “Junior” Pérez Ortiz, defendió a la Comisión y al presidente de la Cámara de las alegaciones en su contra hechas por el querellado sobre la pureza del proceso. “Tiene que entender que ser representante es ser la ley. Ningún representante está por encima de la ley”.

De igual manera, el representante Denis Márquez, sostuvo que “la evidencia demuestra que se cometió el delito de violencia doméstica. La evidencia demostró que fue él quien “golpeó con un puño en el rostro” a Soniel Torres. Actué en la Comisión a base de mi conciencia y a base de la justicia. Los miembros de Comisión interrogamos a los testigos y 6 oficiales de la policía recibieron la información de la víctima del maltrato y de que fue el representante el que la golpeo con un puño en su rostro”.

De igual manera, la representante María Milagros Charbonier expresó que “hoy es el día que se le hace justicia a la mujer puertorriqueña. Es un atrevido, es una vergüenza para el pueblo de Puerto Rico y es mancillar cada día más a la mujer puertorriqueña”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo