Matan mujer embarazada junto a sus tres hijos

Los hechos ocurrieron en República Dominicana

Por Inter News Services

Santo Domingo, R. D.- Estaba embarazada la madre que junto a tres de sus hijos fue asesinada por un hombre buscado por la Policía Nacional y de quien se comenta era pareja sentimental de la víctima.

El crimen, que consternó ayer a la sociedad dominicana, se cometió en el interior de una vivienda ubicada en el callejón Manzueta del kilómetro 8 de la carretera Sánchez, en el Distrito Nacional.

El sospechoso de las muertes de Reyna Isabel González, de 32 años, y sus tres hijos: un varón de 11 años y dos hembras, una de 13 y otra de 8, fue identificado como Víctor Alexander Portorreal, un mecánico de motores Harley Davidson.

Detalles preliminares describen a Portorreal como un hombre extraño que se identifica en Facebook con el apodo “Chaman Chacra”, el cual se interpreta como un personaje que en algunas culturas hace predicciones, invoca a los espíritus y ejerce prácticas curativas utilizando poderes ocultos.

La Policía Nacional informó que desplegó un amplio operativo de seguridad para tratar de localizar al presunto responsable del hecho, quien habría confesado el crimen a su madre, vía telefónica.

El cuádruple asesinato habría sido perpetrado el pasado domingo, pero no fue sino hasta este jueves que los vecinos del referido sector sintieron el mal olor y notificaron a las autoridades.

La vivienda donde encontraron a las víctimas está ubicada en una segunda planta al final del callejón. Para ingresar a ella hay que subir por una estrecha escalera de hierro en forma de caracol; tiene dos habitaciones y una cocina.

Los cuerpos, que presentaban avanzado estado de descomposición, estaban en la habitación más grande, que queda justo al lado del baño.

La dama presentaba heridas causadas por arma blanca en diferentes partes del cuerpo, al igual que sus dos hijas. En el caso del varón, fue encontrado dentro de un closet, atado a una soga por el cuello.

Los organismos de seguridad, que realizaron el levantamiento de los cadáveres, tuvieron que romper la reja y forzar la cerradura de la puerta, que estaban aseguradas.

Imágenes de la televisión mostraron en la escena del crimen una gigantesca mancha de sangre, aún húmeda, mezclada con muchas prendas de vestir en el suelo, en las cuales reposaban tres de los cuatro cadáveres. También, el arresto de una mujer, que al parecer guarda parentesco con las víctimas y que habría sido llevada a la sede policial.

En la otra habitación había un colchón en el suelo, con sábanas desordenadas, ropa en el suelo y fundas con juguetes para varón y hembra.

En la cocina se apreciaban fundas y bolsos con herramientas y cosas del hogar. Al parecer la pareja, que se había mudado hace apenas dos semanas al lugar, no había terminado de desempacar la mudanza.

Los vecinos, quienes no quisieron identificarse por temor, aseguraron que no escucharon gritos ni nada que les hiciera sospechar sobre la tragedia, pero cuando percibieron un olor insoportable, entraron en alarma y avisaron a las autoridades para que investigaran.

“El olor era insoportable y como teníamos varios días sin ver a la gente que vivía allá arriba, decidimos llamar a la Policía para saber qué pasaba. Aunque esa gente era nueva por aquí, sabíamos que el hombre (a quien se señala de ser el principal responsable) es delgado, de cabello largo y siempre vestía con ropa oscura y tiene tatuajes”, indicó uno de los habitantes del sector.

También una señora que vive a pocas casas de la escena del crimen explicó que el presunto asesino es una persona bastante extraña, que no saludaba cuando llegaba y que se hacía notar porque utiliza lentes de contacto de color rojo.

Los cuerpos fueron trasladados hasta la sede del Instituto Nacional de Ciencias Forenses, para la respectiva necropsia y posteriormente fueron llevados al cementerio Cristo Redentor.

Loading...
Revisa el siguiente artículo