Rediseñan modelos de enseñanza tras el huracán María

Alumnos de educación alternativa replantearon sus programas para atender las necesidades de sus comunidades

Por Lyanne Meléndez García
Foto: Suministrada
Rediseñan modelos de enseñanza tras el huracán María

Ante la situación que vive Puerto Rico tras el azote del huracán María, los alumnos de Nuestra Escuela, institución basada en educación alternativa, decidieron replantear sus programas de enseñanza para atemperarlos a las necesidades de la sociedad.

La institución trabaja un modelo de aprendizaje basado en proyectos, según explicó a Metro la directora ejecutiva de Nuestra Escuela, Ana Yris Guzmán. Detalló que una vez pasó el fenómeno atmosférico por la isla “los jóvenes determinaron revisitar sus proyectos y atemperarlos a la situación actual que se vive en el país”.

Comedor

En ese sentido revisaron las necesidades de las comunidades y crearon planes conforme a ellas. Entre ellas desarrollaron un repelente natural de mosquitos y los distribuyeron por las comunidades, mientras, otro grupo creó un comedor social que hasta el momento continúa ofreciendo comidas a los estudiantes, familiares y miembros de la comunidad.

Por su parte, los estudiantes que participan del programa de arte establecieron una alianza con el Circo Nacional y están creando una pieza “para llevar alegría a las escuelas”.

“Vimos como todo el proceso educativo cambió drásticamente y se volcó a ayudar a las comunidades”, relató Guzmán, mientras reflexionaba sobre cómo cambiaron los proyectos que forman parte esencial del proceso de educación de los estudiantes.

Nuestra Escuela tiene un proyecto agrícola que busca rescatar los terrenos baldíos, pero como los huertos quedaron destruidos por el temporal, al momento se dedican a limpiar el espacio para acondicionarlo para el próximo semestre.

“Esas cosas no eran las que salimos a hacer, pero María nos cambió los planes y ha sido bien positivo”, sostuvo la directora ejecutiva de la institución.

Ante preguntas de Metro, Guzmán aseguró que esta experiencia les sirvió para repensar los mecanismos de enseñanza y transformarlos en el momento que sea necesario. “El periodo que estamos viviendo nos mueve profundamente a la reflexión. Nos hemos visto en la necesidad de replantearnos todo y da cierta alegría saber que nació de los propios estudiantes”, manifestó.

Nuestra Escuela, con centros en Caguas y Loíza, ofrece servicio educativo alternativo a alrededor de 250 jóvenes que están fuera de las escuelas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo