Matrimonio igualitario: paso contundente en el siglo XXI

La lucha de la comunidad LGBTT continúa en aras de seguir añadiendo países a la lista de países que han legalizado el matrimonio entre parejas del mismo sexo

Por David Cordero
En las calles y espacios públicos de Australia, multitudes celebraron el resultado de una histórica votación a favor del matrimonio entre parejas del mismo sexo. Foto: GettyImage
Matrimonio igualitario: paso contundente en el siglo XXI

Los primeros 17 años del siglo XXI han sido de gran importancia y progreso para la comunidad Lésbica, Gay, Bisexual, Trasexual y Trangénero (LGBTT), al menos en lo que se refiere a la lucha por el derecho o el reconocimiento del matrimonio entre parejas del mismo sexo. 

Desde el año 2000 hasta el presente, 23 países se han sumado a la lista de las jurisdicciones en el ámbito mundial que han legalizado el matrimonio homosexual, y hay varios países que están próximos a hacerlo.

Taiwán, por ejemplo, podría convertirse pronto en el primer país de Asia en legalizar el matrimonio gay, luego de una histórica decisión del Tribunal Constitucional del país con 10 jueces a favor y 2 en contra. Dicho cuerpo determinó que la actual definición de matrimonio, como “la unión entre un hombre y una mujer”, viola las garantías constitucionales de libertad de matrimonio e igualdad y otorga al Parlamento un plazo máximo de dos años para que enmiende el Código Civil. Si no lo hace dentro de ese periodo, las parejas homosexuales, de forma automática, estarán libres para casarse.

Otro país en lista es Australia, que tan reciente como el pasado 14 de noviembre llevó a cabo una también histórica votación en la que el pueblo australiano favoreció con un 61 % de los votos el matrimonio entre parejas del mismo sexo.

La votación significa un paso importante en medio del largo e intenso debate legislativo que se ha reportado en el país para cambiar la Ley de Matrimonios de Australia. El debate toma ahora un nuevo giro, con una mayoría contundente a favor del cambio en la ley, una confirmación del deseo del pueblo australiano.

El primer ministro, Malcolm Turnbull, afirmó a través de un mensaje en Twitter que su gobierno buscaría aprobar legislación en el Parlamento para Navidad, lo que convertiría a Australia en el país número 24 en legalizar el matrimonio homosexual.

“El pueblo de Australia ha hablado y tengo la intención de hacer que su deseo sea la ley de la tierra antes de Navidad. Este es un llamado abrumador para la igualdad matrimonial”, expresó Turnbull.

Sin embargo, dentro de este proceso hacia la equidad, llevar a votación derechos humanos o civiles o hacerlos dependientes del voto de la mayoría, podría ser contrario a la intención del derecho o la ley, que muchas veces busca precisamente proteger a las minorías, como es el caso de la comunidad LGBTT. 

Las urnas y los derechos

Globalmente, instrumentos internacionales, como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, han elevado a la categoría de Derechos Humanos  el derecho (valga la redundacia) a igual protección de la ley.

En ese sentido, para la licenciada Nora Vargas Acosta, directora de la Clínica de Discrimen por Orientación Sexual e Identidad de Género de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico (UPR),  no es aceptable llevar a votación del pueblo el reconocimiento legal del matrimonio entre parejas del mismo sexo. 

“Absolutamente no”, apuntó la también profesora de la Escuela de Derecho.

“Hay que hacer un trabajo como se ha hecho en muchas jurisdicciones de legislar para que no exista ese impedimento que ha existido tradicionalmente por interpretaciones que poco tienen que ver con derecho y más tienen que ver con instituciones religiosas y otras perspectivas que poco o nada tienen que ver con derechos humanos”.

“Me parece que ha sido lento, pero, ciertamente, es un movimiento en la dirección correcta”, apuntó Vargas Acosta, añadiendo que todo proceso en el que se le reconozcan derechos a una persona en igualdad de condiciones a otra, es decir, de igual protección de las leyes, significa que “estamos caminando y trabajando hacia la equidad y eso es importante”. 

“¿Que debería haber más países? Sí, se tiene que seguir haciendo el trabajo”, afirmó.

La abogada de derechos civiles hizo hincapié en que es necesario que se entienda que la institución del matrimonio imprime, a su vez, una validez que, además, salvaguarda otros derechos cobijados bajo la unión matrimonial.

“En la jurisdicción de Estados Unidos, por ejemplo, hay derechos que tienen que ver con los hijos de esa relación, seguro social, beneficios de seguros médicos, beneficios de viudos cuando hay fallecimientos, herencia, distribución de bienes, un sinnúmero de bienes que están atados a la pareja en un matrimonio. Si no estás casado, no tienes esos beneficios”, explicó la profesora.

Respecto a los países en donde ya es reconocido el matrimonio igualitario, el debate ahora toma otro giro o trasciende a otros escenarios.

Por ejemplo, en Australia, que está próximo a legalizar el matrimonio igualitario, algunos diputados conservadores quieren que la nueva ley contenga exenciones que permitan a las empresas que se oponen al matrimonio entre personas del mismo sexo rechazar productos y servicios para bodas.

“Ya se están viendo, por ejemplo, controversias en las que una persona plantea que el cumplir con ese derecho de reconocer la igualdad o igual protección, conflige con su idea religiosa, y de ahí decir: ‘Como conflige con mi creencia religiosa, pues no tengo que cumplir con proveerle el servicio a esa persona’”, explicó Vargas Acosta.

El Tribunal Supremo de Estados Unidos atiende en este momento el caso Masterpiece Cakeshop v. Colorado Civil Rights Commission, en el que un repostero rechazó hacer el bizcocho de bodas de una pareja homosexual, alegando que violaba su libertad religiosa, amparada bajo la Constitución.

No obstante, expresó la licenciada: “El derecho a la religión no debe ser un derecho para discriminar, y ese es el problema, si el Tribunal Supremo lo va a entender así o no”.

Países en los que es legal el matrimonio entre parejas del mismo sexo:

• Holanda (Países Bajos) – 2000

• Bélgica – 2003

• Canadá – 2005

• España – 2005

• Sudáfrica – 2006

• Suecia – 2009

• Noruega – 2009

• México (algunos estados) – 2009

• Portugal – 2010

• Islandia – 2010

• Argentina -2010

• Dinamarca – 2012

• Uruguay – 2013

• Nueva Zelanda – 2013

• Francia – 2013

• Reino Unido – 2013

• Brasil – 2013

• Luxemburgo – 2014

• Escocia – 2014

• Estados Unidos (extención  a Puerto Rico) – 2015

• Colombia – 2016

• Finlandia – 2017

• Alemania – 2017

Loading...
Revisa el siguiente artículo