Pareja vive con bebé en caseta de acampar tras huracán

Luego de perder su vivienda en Toa Alta, el matrimonio pasa días junto a su ahijado de tres meses en una caseta

Por Lyanne Meléndez García

Una caseta de acampar se ha convertido en el refugio donde una pareja pasa sus días luego de que la furia del huracán María los dejara sin su residencia en el barrio Acerolas en Toa Alta.

Ivonne Báez y Elías Beauchamp se están quedando en una caseta de acampar al lado de lo que era su residencia, que quedó destruida con el paso del huracán. Lo perdieron todo, salvo un baño donde protegen algunas de las pertenencias que pudieron salvar.

Allí se quedan con un ahijado de tres meses quien les fue entregado por sus padres hace dos meses, aseguraron Báez y Beauchamp.

Expresaron que han recibido diversas ayudas por parte de personas que han conocido de la situación y le llevan leche, pañales, alimentos, ropa, artículos de bebé, un asiento protector y un coche.

La pareja contó que llevan allí desde el huracán y pasaron el fenómeno natural en esa estructura. Ambos explicaron que amarraron el techo de la residencia con tensores, pero a pesar de eso, a las 7:30 de la mañana perdieron la cubierta y con ella cayeron las paredes y se mojaron los enseres, muebles, cocina y todos los equipos electrónicos de su residencia.

Fotos: Dennis A. Jones

¿Por qué no se van a un refugio?, cuestionó Metro.

La pareja aseguró que inicialmente querían ir a un refugio, pero desistieron de la idea al conocer que surgieron casos de conjuntivitis, sarna y otras enfermedades, por lo que tuvieron miedo de que uno de ellos o el bebé, que se queda con ellos, se contagiara con alguno de los padecimientos. “Acá nosotros limpiamos siempre con cloro, mantenemos todo limpio lo más que podemos”, aseguró Beauchamp.

No tienen servicio de luz y el servicio de agua no es permanente pues lo tienen cuatro a cinco días y luego se va uno a dos días. La situación de ambos se hace más difícil debido a que no tienen empleo. No obstante, del municipio recibieron comida y agua, el senador Carmelo Ríos les ha llevado artículos y comida, y algunos vecinos les dan comida caliente, con quienes une dinero para encender un generador eléctrico en ocasiones.

“Nosotros no hemos pedido nada a nadie, la gente ha llegado sola a la puerta a ayudarnos. Yo le pedí a Dios 'si tu mandaras a alguien'”, expresó el hombre mientras se le quebrantó la voz al hablar de las ayudas que ha recibido.

Con el gobierno federal solicitaron ayudas a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencia (FEMA, siglas en inglés), pero aún están en espera de respuestas, así como de un toldo para tapar la única parte de la casa cuyas paredes quedaron en pie.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo