¿Cómo hicieron los catalanes para sacar adelante el referendo?

El presidente regional de Cataluña Carles Puigdemont afirmó que declarará la independencia ante el resultado de la consulta

Por AP
Efectivos de la policía catalana Mossos d'Esquadra protegen un vehículo de la Guardia Civil durante manifestaciones de independentistas en Barcelona el 20 de septiembre del 2017. / AP
¿Cómo hicieron los catalanes para sacar adelante el referendo?

Barcelona – Las urnas llegaron por la noche desde Francia, fueron ocultadas en viviendas y escondrijos improvisados y luego llevadas en secreto a los centros de votación, bajo las mismas narices de la policía nacional encargada de impedir la consulta.

Los activistas que lograron realizar el referendo sobre la independencia de Cataluña describieron a la Associated Press cómo burlaron una represión que dejó cientos de lesionados.

“Fue un juego del gato y el ratón”, dijo uno que estuvo a cargo de organizar la votación en una localidad de unos 2,000 residentes al sur de Barcelona.

“Para no comprometer la operación, se nos dijo que tal día, a tal hora, llegarían las urnas, y que unos pocos días después, las papeletas. Las camionetas llegaron durante la noche”, expresó.

Tres militantes de la causa independentista y una fuente cercana al gobierno regional catalán hablaron del plan a condición de no ser identificados, por temor a ser juzgados por las autoridades españolas, que declararon ilegal la consulta.

Usando palabras en código y reuniéndose a escondidas, compartiendo apenas la mínima información necesaria, cientos de separatistas desafiaron las leyes –y la ley de las probabilidades– escondiendo por semanas 10,000 urnas que no fueron detectadas por las autoridades.

Una fuente allegada al gobierno nacional que estaba al tanto de la operación dijo que las urnas, que parecen un contenedor de cocina con el sello del gobierno catalán, fueron ordenadas online a una compañía china. Fueron enviadas inicialmente a una localidad en el sur de Francia, cerca de los Pirineos, del otro lado de la frontera con Cataluña, en la que hay una numerosa comunidad catalana.

Una mujer emite su voto durante el referendo sobre la independencia de Cataluña el domingo 1ro de octubre en un centro de votación del barrio Gracia de Barcelona. Las urnas fueron compradas por internet en China y llegaron en secreto a través de Francia. Una mujer emite su voto durante el referendo sobre la independencia de Cataluña el domingo 1ro de octubre en un centro de votación del barrio Gracia de Barcelona. Las urnas fueron compradas por internet en China y llegaron en secreto a través de Francia. / AP

De allí fueron ingresadas de contrabando a España de a pequeñas cantidades, de acuerdo con un militante al tanto de la operación. Pasaron de un activista a otro, sin que nadie supiese quiénes estaban involucrados en el plan, con excepción del contacto directo, para evitar que la policía desbaratase la operación de un zarpazo.

“Todo se hizo de a poco”, dijo el activista. “Recibías un mensaje de alguien que tenía que distribuir 100 urnas entre gente en la que uno confiaba. No hubo una gran planificación centralizada”.

El mismo informante dijo que las conversaciones telefónicas se hacían con un lenguaje en código. Se decían cosas como “mañana recibirá diez tortas para tu madre” o “tienes que entregarle cinco tortas a tu madre y cinco a tu padre”.

Una persona que escondió urnas en su casa y organizó la votación en la localidad de Osona, al norte de Barcelona, dijo que aludían a “cajas de zapatos” y “regalos” hablar de las urnas.

De todos modos, las perspectivas de que pudiesen llevar a cabo la consulta parecían bastante escasas el día previo. La policía había confiscado millones de papeletas en las dos semanas previas, había inutilizado el sistema de computadoras que se pensaba usar y arrestado a decenas de funcionarios del gobierno que se creía participaban en la organización de la consulta. El presidente del gobierno español Mariano Rajoy llegó a decir que se había desmantelado la infraestructura para la votación. Por las dudas, no obstante, fueron enviados miles de policías adicionales a la región.

Los líderes catalanes, sin embargo, exhortaron a la población a que acudiese a las urnas el domingo, asegurando que podrían votar.

Un periodista de AP presenció la llegada de unas urnas a un centro de votación temprano el domingo, bajo la lluvia, en la escuela secundaria Jaume Fuster, en Barcelona. Una pequeña camioneta roja se acercó y de ella salieron un hombre y una mujer, tomaron una bolsa de plástico con las urnas adentro y las llevaron adentro de la escuela en medio de una muchedumbre.

Manifestantes tratan de detener el auto que transporta a Xavier Puig, un alto funcionario del gobierno catalán, arrestado por la Guardia Civil en Barcelona, España, el miércoles 20 de septiembre de 2017. / AP Manifestantes tratan de detener el auto que transporta a Xavier Puig, un alto funcionario del gobierno catalán, arrestado por la Guardia Civil en Barcelona, España, el miércoles 20 de septiembre de 2017. / AP

Unas pocas horas después, las urnas serían llevadas por agentes de la policía nacional, luego de que efectivos avanzasen entre la gente y rompiesen la puerta principal.

Cuando comenzaron a circular videos de redadas policiales en la escuela y otros centros de votación, se pusieron en marcha planes alternativos.

“Ubiqué a algunas niñas en la calle para que nos alertasen si venía la policía. Decidimos esconder las urnas en el río”, comentó el individuo que organizó la votación en la localidad al sur de Barcelona.

Su compañero de Osona dijo que decidieron suspender la votación temprano para asegurarse de que la policía no llegaba a tiempo. El recuento lo hicieron en una vivienda en un sector aislado.

El ministerio del Interior no respondió de inmediato a una llamada y un correo electrónico para hablar sobre el tema.

Las autoridades catalanas dijeron que la policía había cerrado o intervenido 400 de los más de 2,000 centros de votación antes o durante la consulta. De todos modos, se emitieron 2.2 millones de votos, el 90% a favor de la independencia.

El resultado no sorprendió ya que los muchos catalanes que se oponen a la independencia dijeron que no votarían. Las últimas consultas y encuestas regionales indican que los catalanes están divididos y la mitad apoya la independencia, mientras que la otra mitad se opone.

Muchos de los militantes que participaron en la organización de la consulta responden a la Assamblea Nacional Catalana, la principal agrupación de base secesionista, con unos 40,000 miembros y otros 40,000 simpatizantes. Analistas dicen que la Asamblea fue la principal fuerza impulsora del referendo.

El presidente regional de Cataluña Carles Puigdemont afirmó que declarará la independencia ante el resultado de la consulta. Podría hacerlo el lunes.

Loading...
Revisa el siguiente artículo