Doña Catalina y David necesitan ayuda urgente en Los Guayabos

Metro visitó la comunidad que desde el 6 de septiembre no tiene agua ni luz

Por Metro Puerto Rico
Foto: Archivo/Metro
Doña Catalina y David necesitan ayuda urgente en Los Guayabos

Por: José Encarnación

Conozca la historia de doña Catalina Pastrana, residente en el Camino Los Guayabos de la Comunidad Morcelos de Cupey Alto, donde los vecinos se las han tenido que ingeniar para sobrevivir.

Desde el huracán Irma ningún funcionario público ha pasado por allí. El único fue el representante Georgie Navarro, que tras el paso de Irma entregó unas pocas bolsas de hielo.

Pero bueno, entérese que doña Catalina tiene 85 años, es viuda hace dos décadas y vive con su hijo mayor David, que tiene 66 vueltas al sol y quien en el 2007 sufrió un derrame cerebral que, desde entonces, lo mantiene encamado luchando continuamente con la vida.

David no habla, pero entiende. Y eso bien lo sabe su mamá, quien nos aseguró que, a pesar de que el Gobierno de Puerto Rico no ha llegado al barrio desde que se quedó sin agua y luz el 6 de septiembre, ella sigue cuidando a su primogénito con todas sus fuerzas y al son de cubitos de agua que la gente le deja en el portón de su residencia.

"Aquí estamos pasando las de Caín, pero no sola, porque somos muchos pasándola duro", nos dijo de entrada cuando nos atrevimos a visitar la señera cuya mayor preocupación es que ante la falta de ayuda se le agrave el panorama.

"Mi situación no es una situación fácil. Yo sé que nadie la está pasando bien en este momento, pero la situación mía es difícil, difícil, por las úlceras. No quiero que me le den úlceras al muchacho y esas cosas. Él no ha tenido úlceras todavía, pero quién me asegura que no me le dé con estas calores que están haciendo", nos comentó mientras lagrimaba y conteniendo el llanto.

Doña Catalina no quiere que se lleven a David de la casa. Teme por su seguridad y no confía en nadie. David ya ha sido operado tres veces. Incluso, dos de las intervenciones fueron protagonizadas por el hoy secretario de salud, Rafael Rodríguez Mercado.

"Al principio nos ayudaban, pero tú sabe' mijo… cuando las cosas continúan y se hacen largas ya se olvidan y se olvida todo el mundo de uno, hasta las amistades", lamentó doña Catalina.

Desde que entramos al cuarto de David él no nos quita los ojos de encima. De nuevo, David escucha, pero no habla. Por eso es importante destacar que su humanidad siente y padece.

"Ese niño lleva ya casi diez años encamado y a veces se le está dando un baño cada dos días. Imagínate tú. No tengo dónde coger mucha agua, pero por lo menos la gente me trae galones de agua para bañarlo como pueda", añadió.

Para doña Catalina es importante que el país sepa que su hijo necesita ayuda, pero que también fue un trabajador incansable en sus buenos tiempos. Hoy día David recibe su seguro social, por lo que Catalina puede bandearse para por lo menos comprar lo que le hace falta, lo que se necesita.

De acuerdo con la veterana, David no pasa males mayores. Ella no lo permite, dice.

"Yo creo que por más mal que yo lo tenga atendido aquí estará mejor que estando en otro sitio, porque yo no lo dejo sufrir de sed, yo no lo dejo sucio mucho tiempo, le doy su comidita molidia. Yo lo cuido como la madre que soy. Él es mi hijo mayor. Yo no lo dejo a él que sufra de nada", afirmó la señora, mientras le acariciaba el rostro a su hijo.

Asimismo, es importante que se sepa que la hija de Catalina, que vive en Houston Texas, pasó junio, julio y agosto con ella y David. Y claro, que desde antes de marcharse de Borinquen le insistió a su familia que se fueran con ella.

"Pero no, yo en estas condiciones no puedo montarlo a él en un avión. Desde Irma no tenemos agua. Por aquí no ha pasado ningún camión de luz ni agua. Los helicópteros pasan por aquí dos, tres y cuatro veces al día y a las millas de chaflán…", sentenció.

Doña Catalina vive en Los Guayabos desde 1949 y nunca había vivido lo que ahora. Ni después de Georges, detalló.

"Nos dieron ayuda bien rápido. Aquí no faltó nada para Georges. Pero ahora estamos sobreviviendo y ya las fuerzas se me agotan, puntualizó.

Este medio hizo las gestiones para lograr una respuesta inmediata del Departamento Salud. No obstante, al presente no se nos ha informado nada relacionado al caso.

Loading...
Revisa el siguiente artículo