Acusan a presidente de Brasil de obstrucción de justicia

Le imputan encabezar una organización criminal que opera en el Congreso y el poder ejecutivo

Por AP

El presidente de Brasil Michel Temer fue acusado el jueves de obstrucción de la justicia y de encabezar una organización criminal, en un nuevo capítulo de una extensa investigación de corrupción que ha involucrado a algunas personas que forman parte de la élite del país más grande de Latinoamérica.

En documentos entregados al Supremo Tribunal Federal de Brasil, el fiscal general Rodrigo Janot acusó a Temer de realizar pagos para garantizar el silencio de un expresidente de la Cámara de Diputados y de un operador de su grupo político. Janot también alega que Temer encabeza una organización criminal que opera en el Congreso y el poder ejecutivo de Brasil.

Temer ha negado en repetidas ocasiones haber cometido delito alguno.

Como presidente, Temer sólo podría ser llevado a juicio si dos tercios de la cámara baja de Brasil votan a favor de suspenderlo del cargo.

En julio pasado, Janot acusó a Temer de soborno, pero en agosto los legisladores no aprobaron continuar con el proceso.

“De manera deliberada y personal”, Temer “promovió, organizó e integró una organización criminal conformada por más de cuatro personas, incluyendo funcionarios públicos que abusaron de su posición para cometer crímenes” y obtener ventajas en el gobierno y en la Cámara de Diputados, escribió Janot.

Los cargos, que ya se esperaban, se anunciaron horas después de que las autoridades allanaron la vivienda de un alto funcionario del gobierno.

El operativo fue autorizado por el Supremo Tribunal Federal y es parte de una investigación del ministro de Agricultura, Blairo Maggi, sospechoso de sobornar a legisladores estatales a cambio de apoyo político durante su período como gobernador de Mato Grosso del 2003 al 2010.

La policía también allanó las oficinas de ocho legisladores estatales y del alcalde de la capital del estado, Cuiaba, en relación con el caso. La investigación comenzó luego de un acuerdo entre la fiscalía y el sucesor de Maggi, el gobernador Silval Barbosa.

Un comunicado de la policía no dijo si es que Maggi estuvo al momento del cateo en el apartamento ubicado en Brasilia.

El ministro negó haber cometido un delito.

“Nunca hubo una acción realizada por mí o autorizada por mí para actuar de forma ilegal en las decisiones de mi gobierno o para obstruir la justicia”, dijo Maggi en un comunicado.

Sin embargo, en la decisión de autorizar las redadas, el magistrado Luiz Fux dijo que había “evidencia contundente” de que Maggi también intentó obstruir la justicia al pagar sobornos a un ex funcionario del gobierno del estado.

Maggi es además uno de los empresarios agrícolas más ricos de Brasil, y es conocido también como el rey de la soya. Fue electo senador en el 2011 y el atribulado presidente Michel Temer lo nombró ministro de Agricultura en el 2016.

Maggi es uno de varios funcionarios del gobierno de Temer que está siendo investigado.

Loading...
Revisa el siguiente artículo